U.S. markets closed
  • F S&P 500

    3,973.75
    +8.00 (+0.20%)
     
  • F Dow Jones

    33,850.00
    +47.00 (+0.14%)
     
  • F Nasdaq

    11,678.00
    +32.50 (+0.28%)
     
  • RTY=F

    1,822.30
    +2.60 (+0.14%)
     
  • Petróleo

    72.11
    +0.65 (+0.91%)
     
  • Oro

    1,806.30
    +4.80 (+0.27%)
     
  • Plata

    23.44
    +0.20 (+0.86%)
     
  • dólar/euro

    1.0585
    +0.0026 (+0.24%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4910
    +0.0830 (+2.44%)
     
  • Volatilidad

    22.29
    -0.39 (-1.72%)
     
  • dólar/libra

    1.2275
    +0.0037 (+0.30%)
     
  • yen/dólar

    135.8300
    -0.8000 (-0.59%)
     
  • BTC-USD

    17,228.86
    +367.61 (+2.18%)
     
  • CMC Crypto 200

    406.28
    +11.59 (+2.94%)
     
  • FTSE 100

    7,472.17
    -17.02 (-0.23%)
     
  • Nikkei 225

    27,946.21
    +371.78 (+1.35%)
     

Por qué hasta los carteles de México buscan pepinos de mar

El pepino de mar es una especie protegida en México pero su alto precio  en los mercados asiáticos ha generado la sobreexplotación y la pesca ilegal. (HUGO BORGES/AFP a través de Getty Images)
El pepino de mar es una especie protegida en México pero su alto precio en los mercados asiáticos ha generado la sobreexplotación y la pesca ilegal. (HUGO BORGES/AFP a través de Getty Images)

La demanda china por el pepino de mar, un animal marino suave y baboso que luce repugnante a los ojos de la mayoría de los comensales occidentales, ha catapultado de tal manera sus precios que algunas mafias mexicanas y asiáticas comparten el tráfico de drogas con el contrabando y la monopolización de ese producto.

Los chinos y los hongkoneses son los principales compradores de un comercio mundial que crece cada año en toneladas y en valor. Unos 600 gramos de pepino de mar deshidratado puede costar unos 189 dólares estadounidenses en Hong Kong, pero las especies más valiosas pueden llegar a la astronómica suma de 3.500 dólares por kilo.

La oferta mundial de este animal de cuerpo alargado que yace en el fondo del mar fue de unos 270 millones de dólares sólo en el 2020.

Los conservacionistas miran alarmados ante la acelerada desaparición del pepino de mar de los océanos porque son una pieza clave para el ecosistema marino y la salud de los corales.

Los pepinos de mar comen arena para filtrar los desechos. Luego expulsan arena limpia en un proceso conocido como ciclo de nutrientes. Su materia fecal reduce la acidez del agua de mar y libera carbonato de calcio, un componente clave para el crecimiento de los corales.

Un estudio publicado hace 11 años en la revista Fish and Fisheries, más del 70 % de las pesquerías tropicales de pepinos de mar ya estaban agotadas, explotadas por completo o sobreexplotadas. Con el crecimiento actual de la demanda, se teme que algunas especies estén seriamente amenazadas.

Y México no escapa

La avidez del consumidor chino por el pepino de mar es tal que grupos del crimen organizado tienen un mayor margen de rentabilidad contrabandeando ese producto que metanfetaminas, dijo aseveró el conservacionista Teale Phelps Bondaroff en un estudio sobre los cambios de los métodos criminales en las capturas del pepino de mar en México entre 2011 y 2021.

La demanda del pepino de mar transformó la dinámica de la tradición pesquera del sureste mexicano. Un extenso reportaje realizado por Telemundo explicó cómo las familias que tradicionalmente pescaban pargo, mero, pulpos y langostas se han visto desplazadas y hasta amenazadas por las mafias que buscan al codiciado animal.

La producción mexicana de pepino de mar no sólo es exportada a Asia sino también a las grandes regiones receptoras de la diáspora china en Estados Unidos como California, Nueva York y Texas.

El Center for Biological Diversity solicitó amparar al pepino de mar bajo con Ley de Especies en Peligro de Extinción luego de detectar que las importaciones del animal hacia territorio estadounidense ha aumentado 36 veces en la última década.

La sobrepesca desmesurada resultó en un declive tan acelerado de la población de peninos de mar en la Península de Yucatán que en 2013 las autoridades pesqueras se vieron obligadas a imponer una veda permanente. La población de pepinos de mar en el Banco de Campeche, como se le conoce a toda la plataforma continental que rodea a la Península de Yucatán, pasó de 20.000 toneladas en el 2009 a 1.900 toneladas en el 2013, y menos desde entonces.

Desafortunadamente, la continuación de la pesca ilegal no ha permitido que la especie se recupere lo suficiente como para levantar la prohibiciones para los pescadores que realizan la actividad con los permisos correspondientes.

Las cifras de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés ) calculan que entre 2013 y 2017 se pescaron unas 215.000 toneladas de pepinos de mar a nivel mundial. Y aunque las capturas ocurridas en los mares mexicanos apenas rondan el 3% del total (unas 7.800 toneladas), la actividad ha deteriorado la salud marina y afectado la calidad de vida de las personas dedicadas a la pesca.

Los carteles salen a pescar

El investigador Phelps Bondaroff ha dicho que "la pesca ilegal socava los esfuerzos de conservación, destruye las poblaciones de vida silvestre y los ecosistemas, perjudica a los pescadores legales, roba dólares de los gobiernos, socava la buena gobernanza y el orden social, e impulsa el crimen organizado".

El equipo internacional de investigadores, dirigido por Phelps Bondaroff, examinó la cobertura de los medios de comunicación sobre el contrabando y la caza furtiva de pepinos de mar en México entre 2011 y 2021. Durante este período, identificaron 97 incidentes, en los que las autoridades mexicanas y estadounidenses incautaron más de 100,6 toneladas métricas de pepinos de mar, con un valor estimado de 29,55 millones de dólares.

La investigadora Vanda Felbab-Brown, del Instituto Brookings, también ha denunciado la infiltración del crimen organizado en la estructura pesquera de México. La autora advierte que los temidos carteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación no sólo trabajan de manera intensiva la pesca ilegal sino que buscan establecer un monopolio para apoderarse del negocio de la pesca legal.

“Más allá de simplemente exigir una parte de las ganancias, (los carteles) dictan a los pescadores legales e ilegales cuánto pueden pescar, insistiendo en que los pescadores vendan la captura solo a los grupos criminales y que los restaurantes, incluidos los que atienden a turistas internacionales, compren pescado solo de los grupos criminales”, escribió Felbab-Brown.

Agregó que los grupos del crimen organizado mexicano establecen los precios que se les paga a los pescadores y a los restaurantes por los productos marinos de los cárteles. Y también obligan a las plantas procesadoras a procesar sus capturas, además de extorsionar a los exportadores, quienes deben pagar elevadas tarifas para enviar la mercancía al extranjero.

Otra triste consecuencia de la pesca del pepino de mar es que los pescadores arriesgan sus vidas al tener que bucear cada vez a mayores profundidades y fondos marinos peligrosos para encontrar el escaso animal. La precariedad de los equipos y las inadecuadas medidas de seguridad causaron 468 heridos y 26 muertes por enfermedad descompresiva en la Península de Yucatán entre 2012 y 2014

Los pepinos de mar son equinodermos, animales marinos con simetría radial que incluyen las estrellas y los erizos de mar. Se han descrito más de 1.700 especies de pepino de mar (Holothuroidea) en el mundo, y unas 113 de ellas viven en aguas mexicanas.

En la cocina china, el pepino de mar es considerado una exquisitez como el abulón y la aleta de tiburón.

Y aunque en el pasado era un ingrediente exclusivo de las élites, cada vez está más al alcance de la próspera clase media china. El aumento de la demanda y la disminución de las existencias del animal es lo que ha impulsado de los precios.

Tampoco ayuda que la medicina tradicional china señale que el pepino de mar tiene propiedades de reforzar el sistema inmunológico y ayudar a prevenir enfermedades. Muchas personas lo han incorporado a su dieta para evitar el contagio desde que comenzó la pandemia del COVID-19.

Ese panorama ofrece un futuro incierto para el acosado pepino de mar, conocido por los investigadores como unas aspiradoras marinas que mantienen limpio y productivo el fondo marino.

Fuentes: Telemundo, CNA, Brookings, OceanAsia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Los arrecifes de coral están muriendo y tú puedes ayudar a salvarlos