U.S. Markets open in 4 hrs 13 mins

¿Por qué las élites no quieren que aprendamos de economía?

Jaime Quirós – ¿Alguna vez te has planteado qué sería de nosotros si en el colegio o algún momento de nuestra formación se nos hubiese educado financieramente? Seguro que el conjunto de la sociedad actuaría con más criterio en muchos aspectos de la vida.

En el caso de España, sólo los que eligieron la rama de ciencias sociales en el Bachillerato han recibido formación económica en la secundaria, con algunos casos aislados de optativas en la ESO. En primaria ni hablamos. Lo más parecido ha sido los problemas sobre comprar manzanas de la asignatura de matemáticas.

[También de interés: “¿Cuál es la clave del éxito? Esto es lo que opinan ricos y pobres”]

GRAF835. MADRID (ESPAÑA), 01/06/2018.-Vista general del hemiciclo el segundo día que se debate la moción de censura presentada por el PSOE en el Congreso de los Diputados.- EFE/Emilio Naranjo

Pero ¿a qué se debe la razón de que el gobierno no implementa en el plan de estudios una asignatura de finanzas? He aquí donde empiezan las “conspiraciones”.

Se puede especular que los gobiernos de derechas están de acuerdo con la ignorancia económica del pueblo y así el ciudadano no conozca formas más cercanas a la economía social. O que, por un legado izquierdista, ciertos sectores rechacen estos conocimientos en temas económicos para mantener la dependencia de “papá Estado”.

También se puede ser mal pensado y pensar que los altos poderes del estado están muy unidos a las grandes empresas. Tan unidos que de unos puestos políticos pasan a las empresas y viceversa… cuando no incluso comparten cargos. Y se puede pensar que están “tan tan” unidos, que haya un complot para que cuanto más ignorante es el ciudadano económicamente hablando, mejor podrán manejar precios e impuestos a su antojo para su beneficio propio.

Siguiendo por esa línea, evitar que los españoles crezcan con formación económica, evita que puedan desarrollarlos cuando son adultos. Y que no implementen conocimientos financieros implica que no va a haber nuevas empresas exitosas “formadas con gente formada” (valga la redundancia). Eso mantiene a las mismas élites económicas en sus Consejos de Administración de las empresas y perpetúa linajes familiares empresariales. Sin nuevas empresas no hay nueva competencia. Simple y efectivo.

Para ser incluso más desconfiado, se puede malpensar que los bancos no quieren que sepas nada de economía y puedan meter cláusulas abusivas con poco poder de réplica de la ciudadanía. O “colarte” productos de dudosa rentabilidad aprovechando la ignorancia del contratante.

Sea como sea, está claro que las sospechas no son tan disparatadas. ¿Quién es el malo de la película? ¿Quién nos está estafando? A priori nadie en concreto. Y a la vez muchísimas personas. En estos tiempos revueltos políticamente hablando, parece el momento ideal de empezar a exigir cambios a políticos de todos los colores para que se empiece a incluir la formación económica y financiera en el colegio. Quién sabe si al niño le servirá primero para comprar caramelos en la tienda al principio y para ser el nuevo Bill Gates o Steve Jobs español al final de su formación.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias