U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,577.59
    +20.05 (+0.56%)
     
  • Dow Jones

    29,591.27
    +327.79 (+1.12%)
     
  • Nasdaq

    11,880.63
    +25.66 (+0.22%)
     
  • Russell 2000

    1,818.30
    +32.96 (+1.85%)
     
  • Petróleo

    43.14
    +0.08 (+0.19%)
     
  • Oro

    1,833.60
    -4.20 (-0.23%)
     
  • Plata

    23.56
    -0.07 (-0.31%)
     
  • dólar/euro

    1.1843
    -0.0003 (-0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    0.8570
    +0.0280 (+3.38%)
     
  • dólar/libra

    1.3322
    0.0000 (-0.00%)
     
  • yen/dólar

    104.6200
    +0.1320 (+0.13%)
     
  • BTC-USD

    18,316.51
    -2.02 (-0.01%)
     
  • CMC Crypto 200

    365.78
    +4.35 (+1.20%)
     
  • FTSE 100

    6,333.84
    -17.61 (-0.28%)
     
  • Nikkei 225

    25,527.37
    0.00 (0.00%)
     

¿Qué es la tecnología de reconocimiento facial y por qué es tan controvertida?

Finanzas Internacional

La tecnología de reconocimiento facial está adentrándose cada vez más en nuestra vida cotidiana. Los sistemas que pueden identificarte rápidamente a partir de tus fotos se están difundiendo como la pólvora por todo el mundo, determinando desde la manera en que usas tu smartphone hasta la forma en que haces el check in en los aeropuertos o incluso cómo haces las compras.

Pero a medida que esta tecnología se va volviendo omnipresente, los grupos de derechos civiles y los gobiernos locales, estatales y federales están planteando serias dudas sobre cómo y cuándo se debe usar, así como quién es el propietario de las fotos que tomamos.

Hace poco, algunos inversores de Amazon (AMZN) le pidieron a la compañía que dejara de venderle su propia tecnología de reconocimiento facial a los gobiernos y organizaciones de orden público. Los accionistas de Amazon rechazaron la propuesta. No obstante, el mes pasado, los legisladores de ambos lados del pasillo del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes expresaron sus preocupaciones por el uso de esta tecnología y la posibilidad de que viole los derechos de los ciudadanos.

Para algunas personas la tecnología de reconocimiento facial es incomprensible. Sin embargo, ya se está utilizando en tiendas y aeropuertos y se está convirtiendo en un arma más para la policía, por lo que es comprensible que los activistas y legisladores teman que esta tecnología pueda provocar arrestos improcedentes y otros problemas contra los derechos civiles.

¿Qué es el reconocimiento facial?

La tecnología de reconocimiento facial, una especie de visión por computadora, permite que una pieza de software escanee una imagen o un vídeo en vivo en busca del rostro de una persona y luego lo combine con una imagen o vídeo similar que haya sido tomada previamente de esa misma persona.

En la tecnología de reconocimiento facial, los algoritmos se alimentan con miles de imágenes de individuos para “enseñarles” cómo suelen verse las caras. Para encontrar a una persona usando esos sistemas, un operador carga una foto de alguien que esté intentando identificar, luego la computadora observa los puntos de referencia faciales de la persona, como la distancia entre los ojos y otras características, y los compara con las imágenes que tienen en su base de datos.

La tecnología de reconocimiento facial está ganando protagonismo en nuestra vida diaria, pero existen serias preocupaciones sobre cómo y dónde se usa. (Imagen: Joe Raedle/Getty Images)
La tecnología de reconocimiento facial está ganando protagonismo en nuestra vida diaria, pero existen serias preocupaciones sobre cómo y dónde se usa. (Imagen: Joe Raedle/Getty Images)

En algunos casos, cuando encuentra a una persona similar, el software proporciona un porcentaje que indica cuánto se parece la imagen proporcionada a las imágenes que tiene en su stock.

¿Dónde se usa?

La tecnología de reconocimiento facial tiene multitud de aplicaciones. Las empresas pueden usarla para escanear a sus empleados ya que es una alternativa más segura a las tarjetas de acceso, que se pueden intercambiar de una persona a otra.

Los minoristas pueden usarla para escanear a sus clientes y protegerse de los intentos de robo de los ladrones más conocidos. Actualmente los aeropuertos de Estados Unidos también utilizan la tecnología de reconocimiento facial para escanear a los viajeros que salen, de manera que las autoridades puedan saber quién abandona el país o incluso para hacer el check in antes del vuelo. Por otra parte, las redes sociales la utilizan para sugerir etiquetas para las personas que aparecen en las fotos que subes.

Sin embargo, todas las variantes de la tecnología de reconocimiento facial no son iguales. Los fabricantes de smartphones, por ejemplo, están integrando cada vez más este sistema en sus dispositivos, pero solo para identificar al propietario o usuario.

La función Face ID que Apple (AAPL) ha incorporado en sus últimos iPhones está específicamente diseñada para reconocer tu cara. Para registrar tu identidad realiza un mapa de profundidad de tu rostro con 30.000 puntos de infrarrojos y una foto 2D de infrarrojos secundaria. Toda esa información se convierte en una representación matemática de tu rostro y se guarda en tu dispositivo, protegida por una clave segura.

No obstante, debes saber que para desbloquear el teléfono a través de este sistema de identificación no se usan imágenes de tu rostro. Además, esa información no se envía a Apple. La idea es proporcionarte un medio muy seguro para que puedas desbloquear tu móvil en vez de usar la huella digital, que tiene más probabilidades de ser falsificada que tu cara. Apple dice que Face ID solo tiene una probabilidad entre 1 millón de ser engañado, gracias al mapeo de profundidad que utiliza durante el proceso de registro.

Por otra parte, la tecnología de reconocimiento facial de Amazon, llamada Rekognition, está diseñada para mirar la imagen de alguien y determinar si es la misma persona que aparece en otra imagen o vídeo.

El sistema Face ID del iPhone es muy diferente de la tecnología que utiliza la policía, pero se cataloga como una tecnología de reconocimiento facial. (Imagen: Daniel Acker/Bloomberg vía Getty Images)
El sistema Face ID del iPhone es muy diferente de la tecnología que utiliza la policía, pero se cataloga como una tecnología de reconocimiento facial. (Imagen: Daniel Acker/Bloomberg vía Getty Images)

El software de la compañía proporciona a los usuarios un puntaje de confianza que muestra cuánto cree el programa que una imagen o vídeo coincide con la imagen anterior de una persona. A los cuerpos encargados del orden público, por ejemplo, se les recomienda que solo utilicen un puntaje de confianza del 99% y que los resultados sean revisados por una persona.

Amazon tampoco conserva las imágenes que escanea Rekognition, son propiedad del usuario u organización que utiliza el servicio.

¿Por qué es controvertido?

El principal problema del uso público de la tecnología de reconocimiento facial es que se basa en algoritmos que son programados por personas, de manera que, si los ingenieros no proporcionan suficiente diversidad al insertar las muestras, se puede generar un sesgo.

Estudios realizados por M.I.T. Media Lab y la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) muestran fallos en la forma en que la tecnología de reconocimiento facial identifica a las personas. En el estudio del M.I.T. Media Lab, los sistemas de reconocimiento facial de Microsoft (MSFT), IBM (IBM) y Amazon tuvieron más dificultades para identificar a las mujeres que a los hombres y a las personas de piel más oscura que a los sujetos de piel más clara.

La tecnología de reconocimiento facial de Amazon tuvo un desempeño considerablemente peor que la de Microsoft e IBM. Según M.I.T. Media Lab, la tecnología de Amazon identificó con precisión a los hombres de piel clara el 100% de las veces, pero clasificó erróneamente a las mujeres como hombres en un 29% de los casos y catalogó a las mujeres de piel oscura como hombres un 31% de las veces.

La ACLU también realizó un estudio en el que se apreció que la tecnología Rekognition de Amazon combinó las imágenes de 28 miembros del Congreso con fotos de delincuentes.

Amazon ha dicho que las pruebas realizadas por M.I.T. Media Lab y la ACLU fallaron porque los administradores no usaron correctamente el sistema.

En un comunicado emitido después de la publicación del informe de M.I.T. Media Lab, Amazon dijo que el estudio y un artículo del New York Times que informaba sobre el mismo eran “engañosos y sacaban conclusiones falsas”.

En la declaración, Matt Wood, el director general de Inteligencia Artificial en Amazon Web Services, apuntó: “El documento de investigación en cuestión no usó las capacidades de reconocimiento facial recomendadas, no compartió los niveles de confianza que utilizaron en su investigación y no hemos podido reproducir los resultados del estudio”.

Manifestantes protestando contra la venta de Amazon de su tecnología de reconocimiento facial. (Imagen: Foto AP/Elaine Thompson)
Manifestantes protestando contra la venta de Amazon de su tecnología de reconocimiento facial. (Imagen: Foto AP/Elaine Thompson)

Microsoft e IBM respondieron al estudio de Media Lab con publicaciones en blogs independientes en las que indicaron que han trabajado mucho para mejorar su tecnología, de manera que pueda distinguir a las personas de piel más oscura.

Si los sistemas de reconocimiento facial tienen problemas para distinguir entre los géneros y el color de la piel, podrían enfocarse de manera desproporcional en las mujeres y minorías arrojando falsos positivos.

Por esa razón, el presidente de Microsoft, Brad Smith, dijo en una conferencia de tecnología celebrada en abril en la Universidad de Stanford que la compañía se negó a vender su propio sistema a una agencia de orden público, así como a un gobierno extranjero del cual no revelaron el nombre.

Además de los falsos positivos, los grupos de derechos civiles y los legisladores se preguntan si la tecnología de reconocimiento facial es una forma de vigilancia injustificada.

Durante la reunión del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes que se celebró el mes pasado, los legisladores de ambos extremos del espectro político, incluyendo la representante demócrata por Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, y el representante republicano de Ohio, Jim Jordan, cuestionaron cómo se recopilan esas imágenes de ciudadanos, quién tiene acceso a ellas y cuándo las toman.

Las ciudades y los estados de todo el país también están estudiando la posibilidad de legislar la tecnología de reconocimiento facial. Hace poco, la Junta de Supervisores de San Francisco votó para prohibir el uso de la tecnología por parte de la policía y la cercana Oakland está considerando adoptar una medida similar. El Senado de California también está estudiando prohibir el software en las cámaras de los cuerpos de policía. En la Legislatura del Estado de Washington también se está analizando un proyecto de ley que prohíbe el uso de esta tecnología.

Las ciudades de la Costa Oeste no son las únicas que están valorando la posibilidad de prohibir el software. Los legisladores de Massachusetts también han presentado un proyecto de ley que limitaría el uso de los sistemas de reconocimiento facial.

Smith, de Microsoft, también solicitó que se implante algún tipo de regulación gubernamental de la tecnología de reconocimiento facial, mientras que Google (GOOG, GOOGL) ha dicho que no está preparado para vender su propia tecnología hasta que no se resuelvan las cuestiones políticas relacionadas con este sistema.

El debate sobre el uso de la tecnología de reconocimiento facial se encuentra aún en sus primeras fases. Aunque la tecnología ya está en el mercado, todavía se está perfeccionando. A medida que el software tenga más oportunidades de ver rostros, su capacidad para identificar a las personas mejorará.

Sin embargo, hasta que llegue ese momento seguirán surgiendo preguntas sobre los derechos civiles, el uso que le darán los organismos de orden público y los posibles sesgos.

Daniel Howley