Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,967.23
    -43.89 (-0.88%)
     
  • Dow Jones

    37,986.40
    +211.02 (+0.56%)
     
  • Nasdaq

    15,282.01
    -319.49 (-2.05%)
     
  • Russell 2000

    1,947.66
    +4.70 (+0.24%)
     
  • Petróleo

    83.24
    +0.51 (+0.62%)
     
  • Oro

    2,406.70
    +8.70 (+0.36%)
     
  • Plata

    28.75
    +0.37 (+1.29%)
     
  • dólar/euro

    1.0661
    +0.0015 (+0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6150
    -0.0320 (-0.69%)
     
  • dólar/libra

    1.2370
    -0.0068 (-0.55%)
     
  • yen/dólar

    154.5620
    -0.0380 (-0.02%)
     
  • Bitcoin USD

    64,084.07
    +1,932.23 (+3.11%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,371.97
    +59.34 (+4.52%)
     
  • FTSE 100

    7,895.85
    +18.80 (+0.24%)
     
  • Nikkei 225

    37,068.35
    -1,011.35 (-2.66%)
     

El mundo depende de ellos pero nadie los conoce: quiénes son los fabricantes de semiconductores de Taiwán

Pocas de las más de 1.000 empresas de la galaxia de semiconductores de Taiwán son visibles fuera del sector. Y aún son menos las que alcanzan fama mundial. La excepción es Taiwan Semiconductor Manufacturing, fundada en 1987 y hoy la segunda empresa de semiconductores más valiosa del mundo después de Nvidia. Sin embargo, a pesar de la relevancia internacional de la empresa, su multimillonario fundador, Morris Chang, era poco conocido hasta hace poco.

La mayoría de los fundadores de empresas taiwanesas de semiconductores son tan desconocidos como omnipresentes, siendo los chips semiconductores en la vida moderna. Los chips semiconductores son el cuarto producto más comercializado del mundo, después del petróleo crudo, los vehículos de motor y sus piezas, y el petróleo refinado. Un auto promedio, desde los airbags hasta el motor, lleva 1.400 semiconductores.

La industria taiwanesa de semiconductores emplea a 600.000 trabajadores. Su cuota en el mercado mundial es del 18%, sólo superada por la de Estados Unidos (39%). En términos de ingresos, generó 170.000 millones de dólares en 2022, frente a los 378.000 millones de EE.UU., según Market Intelligence & Consulting Institute, con sede en Taipei.

PUBLICIDAD

A pesar de su peso mundial, la industria de semiconductores de Taiwán es en gran medida un ejército de pequeñas y medianas empresas, dice Brady Wang, director asociado de la firma de investigación tecnológica Counterpoint y ex ingeniero de TSMC, señalando que son relativamente pequeñas en comparación con sus pares internacionales.

Relacionado:

Morris Chang, Semiconductores, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company
La mayoría de los fundadores de empresas taiwanesas de semiconductores son tan desconocidos como omnipresentes son los chips semiconductores en la vida moderna.

¿Cómo es la economía del mercado en Taiwán?

Solo las cinco principales empresas de semiconductores de Taiwán generan ingresos superiores a 100.000 millones de dólares taiwaneses (3.100 millones de dólares), según las cifras para 2021 recopiladas por el Instituto de Investigación de Tecnología Industrial (ITRI). Las cinco son TSMC, MediaTek, ASE Technology Holdings, United Microelectronics Corp, Novatek Microelectronics (filial de UMC) y Realtek Semiconductor.

Y solo las tres primeras empresas tienen a sus fundadores en la lista de multimillonarios de Forbes: Chang, de TSMC; Tsai Ming-Kai, de MediaTek, uno de los mayores fabricantes de chips inalámbricos; y los hermanos Jason y Richard Chang, de ASE, la mayor empresa independiente de pruebas y embalaje de semiconductores del mundo.

Según John Chen Tzi-ang, veterano del sector y director de la unidad de inversión de capital riesgo de Hua Nan Financial Holdings, la mayoría de los fundadores de empresas y accionistas importantes del sector de semiconductores de Taiwán prefieren pasar desapercibidos.

"La mayoría de ellos dejaron la gestión en manos de gestores profesionales, no de sus hijos o hijas", afirma, "por eso a los inversores extranjeros les gusta invertir en el sector".

El título de fundador de la empresa de semiconductores más rica de Taiwán es para los hermanos Chang de ASE. Jason es presidente y Richard vicepresidente de ASE; juntos suman un patrimonio neto de 6.300 millones de dólares, lo que sitúa al dúo en el número 7 de la lista Forbes de los 50 más ricos de Taiwán este año.

Morris Chang, Semiconductores, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company
Taiwan Semiconductor Manufacturing Co., fundada en 1987 es la segunda empresa de semiconductores más valiosa del mundo después de Nvidia.

Les sigue Tsai, presidente de MediaTek, con un patrimonio neto de 2.450 millones de dólares en la lista de los 50 más ricos de Taiwán. En MediaTek, Tsai preside la producción de chips que alimentan más de 2.000 millones de dispositivos electrónicos al año.

Chang, de TSMC, no es ni mucho menos el más rico, pero sí el que más influencia ejerce en su país y en el extranjero, tanto en el ámbito político como en el industrial. A sus 92 años, el alto perfil de Chang es más una excepción que la norma. Fue representante de Taiwán en la cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico, un encuentro multinacional regional, durante seis ocasiones.

De qué se trata la "competencia"

Su antiguo némesis, el fundador y ex presidente de la UMC, Robert Tsao, que recientemente acaparó la atención de los medios de comunicación por sus críticas al Partido Comunista Chino. Tsao y su cofundador John Hsuan poseen importantes participaciones en UMC, el segundo mayor fabricante de chips por contrato de Taiwán después de TSMC, a través de una sociedad de inversión.

De hecho, fue el gobierno de Taiwán el que tomó la decisión estratégica de crear TSMC y UMC a través de fondos de inversión estatales. Hoy se conforma con seguir siendo accionista minoritario, con un 7% y un 2%, respectivamente, de las dos empresas.

Morris Chang, Semiconductores, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company
Lo que a TSMC le faltaba en reconocimiento de su nombre, lo compensó con un alcance omnipresente.

Chen, de Hua Nan Financial Holdings, recuerda que TSMC y UMC surgieron del laboratorio de investigación financiado por el Estado, ITRI, su empleador por aquel entonces. "El gobierno tenía el control absoluto en los primeros tiempos, pero ya no lo tiene", afirma Chen.

La persona que puso a Taiwán en la senda de los semiconductores -cuando la isla aún estaba bajo la ley marcial en la década de 1980- fue el economista Li Kwoh-ting, más conocido en Taiwán como K. T. Li, que entonces era funcionario del gabinete. Acreditado como el "padrino de la tecnología" de Taiwán, fue decisivo para atraer a Chang a Taiwán desde Estados Unidos, donde Chang se había labrado una sólida carrera en Texas Instruments.

Li dio carta blanca a Chang y no le decepcionó. Chang tuvo la visión de futuro de crear un nicho de semiconductores totalmente nuevo para Taiwán: la fabricación de chips por contrato o fundición.

Chang se dedicó a producir chips para algunos de los nombres más importantes de la tecnología, como Apple, sin querer ser el centro de atención. Lo que a TSMC le faltaba en reconocimiento de su nombre, lo compensó con un alcance omnipresente. Ahora es la empresa asiática más valiosa por capitalización bursátil y la mayor fundición del mundo.

Basándose en el mismo modelo de negocio de fundición del que Chang fue pionero, Taiwán terminó convirtiéndose en una isla de silicio al mismo tiempo que hacía la transición a una vibrante democracia.

Morris Chang, Semiconductores, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company
Warren Buffett se deshizo de 4.000 millones de dólares en acciones de TSMC a principios de año.

¿Una buena inversión?

Hoy en día, los inversores que buscan grandes recompensas no considerarían la fabricación de chips por contrato un negocio enormemente rentable. Requiere una inversión fuerte y constante en la búsqueda incesante del próximo avance tecnológico. Además, al entrar tarde en el juego, se enfrentarían a grandes barreras de entrada y a un elevado umbral de inversión.

"Para inversores estadounidenses como Warren Buffett, no fue un objetivo ideal. La fundición requiere mucha mano de obra y mucho capital. Y está claro que el perfil de riesgo del entorno actual no encajaba con el estilo de inversión de Buffett", afirma Wang, de Counterpoint. Se refiere al brusco cambio de postura del multimillonario Warren Buffett, que se deshizo de 4.000 millones de dólares en acciones de TSMC a principios de año, solo unos meses después de comprarlas.

La fabricación de chips requiere mucha mano de obra, ya que los ingenieros tienen que vigilar de cerca el intrincado proceso de fabricación, trabajar horas extras y estar siempre de guardia, señala Wang.

El largo periodo de fuertes inversiones sirvió para que TSMC aumente su ventaja tecnológica sobre la competencia; mantiene un dominio absoluto sobre el 90% de los chips avanzados del mundo, en los que los transistores se graban hasta 5 nanómetros o menos. Eso es más pequeño que los virus.

Morris Chang, Semiconductores, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company
Estos magnates taiwaneses tuvieron un éxito sorprendente. La mayoría de sus empresas son pequeñas y poco conocidas, pero les reportan enormes beneficios.

"TSMC tiene el poder de fijación de precios; a corto plazo, no vemos que ningún competidor le alcance", afirma Wang.

Hay otras familias locales con riqueza tradicional que se subieron pronto al carro de la tecnología, y cuyas empresas tecnológicas se encuentran ahora entre las diez primeras del sector.

Realtek, la segunda empresa de diseño de chips de Taiwán, está controlada por la familia del fundador y ex presidente Yeh Nan-Horng a través de la empresa privada Cotek Pharmaceutical.

Asimismo, Winbond Electronics, fabricante de chips de memoria DRAM, está controlada por la familia de Arthur Yu-Cheng Chiao, presidente y CEO de la empresa. Chiao lleva en el mismo puesto desde 1987. El negocio familiar de Chiao está anclado en Walsin Lihwa, un fabricante de alambres y cables de Taiwán con una capitalización bursátil de casi 5.000 millones de dólares.

Estos magnates taiwaneses tuvieron un éxito sorprendente. La mayoría de sus empresas son pequeñas y poco conocidas, pero les reportan enormes beneficios. Todo gracias a sus visionarios fundadores, que vieron un auge de la electrónica y predijeron, acertadamente, un tsunami de semiconductores.

*Con información de Forbes US

También te puede interesar | EN VIDEO: Cómo está cambiando a Taiwán la amenaza de invasión china