U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,585.62
    -54.85 (-1.51%)
     
  • Dow Jones

    28,725.51
    -500.10 (-1.71%)
     
  • Nasdaq

    10,575.62
    -161.89 (-1.51%)
     
  • Russell 2000

    1,664.72
    -10.21 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    79.74
    -1.49 (-1.83%)
     
  • Oro

    1,668.30
    -0.30 (-0.02%)
     
  • Plata

    19.01
    +0.30 (+1.62%)
     
  • dólar/euro

    0.9801
    -0.0018 (-0.19%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.1166
    +0.0043 (+0.38%)
     
  • yen/dólar

    144.7200
    +0.2770 (+0.19%)
     
  • BTC-USD

    19,204.82
    -95.29 (-0.49%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.49
    +0.06 (+0.01%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.84 (-1.83%)
     

Esta red social "secreta" recaudó millones de dólares pero fracasó por la oleada de ciberacoso

·7  min de lectura

Por unos pocos meses en 2014, una red social "anónima" estuvo de moda. Se llamaba Secret y te mostraba mensajes de tus amigos y amigos de amigos, sin identificar a nadie por su nombre.

El resultado fue un espacio relativamente seguro para hablar sobre sexo, drogas y otras cosas que harían que te echaran de Facebook.

Secret acumuló con rapidez unos 15 millones de usuarios y recaudó 35 millones de dólares provenientes de 21 inversores.

Pero solo 16 meses después del lanzamiento, un cofundador de Secret trató de salvar las apariencias desconectándose él mismo.

Incluso, envió a Secret al cementerio de aplicaciones anónimas junto con Yik Yak, Ask.fm, Formspring y otros similares.

La historia comenzó en 2013 y terminó en 2015. El cierre se debió a causas legales que involucraron a sus fundadores, Chrys Bader y David Byttow.

Unas 15 millones de personas usaron Secret.
Unas 15 millones de personas usaron Secret.

Unas 15 millones de personas usaron Secret.

¿Qué era Secret?

Secret era una aplicación para Android e iOS que permitía a los usuarios publicar contenido de forma anónima con su círculo de amigos o compartirlo con un público más amplio.

La aplicación ganó interés, y en un momento estuvo valuada en 100 millones de dólares, porque brindaba una salida a aquellos que no querían estar sujetos a la regla del "nombre real" de otras aplicaciones sociales y enfrentar las consecuencias por compartir sus opiniones y preferencias.

También se distinguía de otras aplicaciones anónimas en que su factor de interés para los usuarios podía ser mayor.

Los usuarios sabían que la persona que compartía una determinada publicación en la aplicación era alguien que estaba en su lista de contactos o en su círculo de amigos.

La aplicación se volvió muy adictiva y se usaba especialmente en el Silicon Valley californiano.

Algunos usuarios dijeron que realizaban como rutina el movimiento de desinstalar la aplicación solo para volver a instalarla poco después.

Gran repercusión mediática

La aplicación Secret te permitía publicar fragmentos cortos de texto, como confesiones o rumores.

Las publicaciones eran "anónimas" en el sentido de que tu nombre no aparecía, pero otros detalles, como tu ubicación general, podrían aparecer.

La "startup" obtuvo toneladas de prensa cuando se lanzó a principios de 2014. Junto con Whisper y Yik Yak, fue parte de una ola de interés en aplicaciones anónimas.

Llevó la exageración a la financiación masiva, lo que permitió a los dos fundadores, David Byttow y Bader-Wechseler, retirar cada uno unos 3 millones de dólares de la mesa. Básicamente, intercambiaron acciones por efectivo, poniendo dinero en sus bolsillos aunque el negocio no estaba ganando nada.

La lenta respuesta de Secret a las críticas de que facilitaba el ciberacoso le dio una mala reputación entre algunos inversores.

El inicio del final

Secret ganó su reputación principalmente como un lugar para los chismes de Silicon Valley. Este tipo de cosas puede ser un entretenimiento pasajero, pero no logró convertirse en algo que los usuarios pudieran formar un hábito diario durante meses y años.

Después de un año de lento crecimiento, abandonó su diseño altamente visual y las fotos de fondo en favor de un diseño minimalista de solo texto que lo hacía parecer un clon de Yik Yak. Si bien experimentó con canales secundarios hiperlocales para eventos como el festival de cine alternativo Sundance y la feria tecnológica CES , los números no estaban creciendo.

Byttow negaba los informes de que Secret iba a cerrar o cambiarse para convertirse en un estudio creativo de aplicaciones.

Citaba para ello el fuerte uso por parte de los jóvenes durante las vacaciones en los Estados Unidos como un voto de confianza.

Pero ese aumento de interés duró poco y, desde entonces, Secret cayó de la lista de las mil mejores aplicaciones generales de los Estados Unidos.

La propia fábrica de rumores de Secret contribuyó a la falta de retención de empleados y su fracaso final.
La propia fábrica de rumores de Secret contribuyó a la falta de retención de empleados y su fracaso final.

La propia fábrica de rumores de Secret contribuyó a la falta de retención de empleados y su fracaso final.

Una red para el ciberacoso

La cantidad de usuarios activos de la aplicación disminuyó rápidamente después de solo 18 meses desde su lanzamiento.

Después de la emoción y el interés inicial de los usuarios, surgió un uso más negativo y desagradable de la aplicación.

Los usuarios, bajo el manto del anonimato, participaron en todas las formas de ciberacoso.

Los moderadores secretos dijeron que no estaban listos para lidiar con la avalancha de publicaciones negativas y comportamiento inapropiado.

A medida que aumentaron las historias de acoso cibernético, también lo hicieron las noticias de los medios que cubrieron tales historias.

Incluso, una decisión judicial en Brasil prohibió Secret en ese país por considerarlo inconstitucional ya que si bien se permitía la libertad de expresión, no debería ser anónima.

Secret intentó crear pautas comunitarias y alentar a los usuarios a denunciar las publicaciones, pero ya era demasiado tarde.
Secret intentó crear pautas comunitarias y alentar a los usuarios a denunciar las publicaciones, pero ya era demasiado tarde.

Secret intentó crear pautas comunitarias y alentar a los usuarios a denunciar las publicaciones, pero ya era demasiado tarde.

¿Por qué falló Secret?

Aunque era famoso como un lugar para los chismes de Silicon Valley, no parecía tener mucho valor para la mayoría de las personas o un espacio para crecer, a menos que se hubiera enfocado en un segmento de alto valor, como sucede, por ejemplo, con las reseñas de Glassdoor.

La idea de compartir de forma anónima en un lugar para exponer una visión más cruda fue interesante, pero nunca creció más allá de los casos de uso más banales.

Productos como Ask.fm , Whisper y Yik Yak sufrieron el mismo problema, pero se mantuvieron en parte porque lograron trabajar en las redes sociales de niños y adultos jóvenes, un mercado mucho más amplio que la burbuja de Silicon Valley.

Secret no pudo tener una comunidad sustentable sin reglas básicas y alguien que estuviera dispuesto a hacerlas cumplir.

La naturaleza anónima de Secret era defectuosa e incapaz de un crecimiento duradero. La gente hablaba en Secret sobre el sexo, el síndrome del impostor, la depresión y sus vergüenzas en el trabajo.

En rigor, varias comunidades muy exitosas incluyen un principio central de anonimato y/o seudónimo generalizado.

La naturaleza anónima de Secret era defectuosa e incapaz de un crecimiento duradero.
La naturaleza anónima de Secret era defectuosa e incapaz de un crecimiento duradero.

La naturaleza anónima de Secret era defectuosa e incapaz de un crecimiento duradero.

Carencia de reglas básicas

Por ejemplo, Twitter, Wikipedia y Reddit, entre otras, dependen en gran medida de los colaboradores que no usan en general sus nombres reales o identidades fuera de línea.

Solo en Wikipedia en inglés, hay alrededor de un millón de ediciones anónimas cada mes.

Lo que todas estas comunidades comparten es un conjunto de reglas básicas que se aplican claramente.

El problema no es que las personas anónimas o con seudónimos sean incapaces de crear un trabajo útil e interesante. Secret no pudo definir con claridad lo que su comunidad hizo y no permitió, y no pudo cumplir esos principios de manera consistente.

Secret intentó crear pautas comunitarias y alentar a los usuarios a denunciar las publicaciones, pero ya era demasiado tarde.

En el momento en que crearon los informes, ya se había consolidado en la mente de la mayoría de los usuarios que el atractivo del producto era un entorno sin restricciones.

Los moderadores secretos dijeron que no estaban listos para lidiar con la avalancha de publicaciones negativas y comportamiento inapropiado.
Los moderadores secretos dijeron que no estaban listos para lidiar con la avalancha de publicaciones negativas y comportamiento inapropiado.

Los moderadores secretos dijeron que no estaban listos para lidiar con la avalancha de publicaciones negativas y comportamiento inapropiado.

La falta de confianza en una visión a largo plazo

Tanto los usuarios como los empleados deben creer que un proyecto va a durar más de 16 meses, si realmente se quiere superar ese punto.

Los fundadores de Secret, Byttow y Bader, hicieron lo contrario: vendieron parte de su participación en la compañía por 6 millones de dólares y Byttow más se tarde compró una Ferrari.

Los fundadores no les dijeron a los empleados sobre la venta. Paradójicamente, algunos de ellos se enteraron ¡en Secret!

Aunque Byttow y Bader aseguraron luego a los trabajadores que estaban dedicados a la empresa, esa revelación de la venta de acciones fue un punto de inflexión.

Irónicamente, la propia fábrica de rumores de Secret contribuyó a la falta de retención de empleados y su fracaso final.

Después hubo un importante rediseño que esterilizó la identidad de la aplicación y la hizo parecerse a su competidor mucho más popular Yik Yak.

El canto del cisne

Byttow anunció en un comunicado que "con gran pesar, he decidido cerrar Secret, liquidar la empresa y devolver el dinero restante".

Luego de mencionar que 15 millones de personas usaron Secret, Byttow explicó que la red social "no representa la visión que tuve cuando comencé la empresa, así que creo que es la decisión correcta para mí, nuestros inversores y nuestro equipo".

En cuanto a las críticas sobre el ciberacoso, Byttow escribió:

"Creo en la comunicación honesta y abierta y en la expresión creativa, y el anonimato es un gran recurso para lograrlo".

"Pero también es la última espada de doble filo, que debe manejarse con gran respeto y cuidado", admitió.