Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,981.80
    +6.29 (+0.13%)
     
  • Dow Jones

    38,612.24
    +48.44 (+0.13%)
     
  • Nasdaq

    15,580.87
    -49.91 (-0.32%)
     
  • Russell 2000

    1,994.74
    -9.40 (-0.47%)
     
  • Petróleo

    77.99
    +0.95 (+1.23%)
     
  • Oro

    2,035.80
    -4.00 (-0.20%)
     
  • Plata

    22.91
    -0.23 (-1.00%)
     
  • dólar/euro

    1.0824
    +0.0012 (+0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    4.3250
    +0.0500 (+1.17%)
     
  • dólar/libra

    1.2638
    +0.0012 (+0.09%)
     
  • yen/dólar

    150.2810
    +0.3550 (+0.24%)
     
  • Bitcoin USD

    51,352.11
    -694.25 (-1.33%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,662.51
    -56.70 (-0.73%)
     
  • Nikkei 225

    38,262.16
    -101.45 (-0.26%)
     

Dentro del resort de playa que emana puro lujo en Marbella

Marbella es uno de esos destinos cuyo nombre evoca el glamour de la jet set. Antaño un tranquilo pueblo pesquero del sur de España, se convirtió, casi de la noche a la mañana, en el tipo de lugar que Slim Aarons inmortalizaría en fotos.

Cuenta la leyenda que la transformación comenzó en los años 50', cuando el Príncipe Alfonso de Hohenlohe-Langenburgo se quedó atrapado ahí cuando se rompió su Rolls-Royce. Aprovechó e invitó a algunos amigos, y al rato estrellas de cine, aristócratas y capitanes de la industria lo usaron como lugar de encuentro. Aarons acudió con su cámara.

Ahora, por supuesto, los complejos turísticos de toda la Costa del Sol presumen de aquel primer apogeo con fotos de archivo en blanco y negro (de Aarons y otros) de los ricos y famosos retozando en la zona. Lo que hace que Puente Romano destaque es el hecho de que sus fotos de glamour de la vieja escuela se tomaron dentro de su propio recinto histórico.

El complejo actual comenzó su andadura en 1979, y su Sea Grill (junto con el Marbella Club) se convirtió rápidamente en el epicentro del chic marbellí de la época. En 2023, quedan muchos vestigios de aquella época, como los bloques de alojamiento de estilo rural y revestidos de blanco -cada uno con el nombre de una ciudad o pueblo de la región andaluza circundante-, las puertas azules, los tejados de terracota y la cerámica vintage que adorna algunas de las paredes.

Destinos, Viajes, Vacaciones
La Plaza.

Los exuberantes jardines, impecablemente cuidados, rodean los senderos y dan intimidad a los alojamientos y las piscinas.

Parece un pueblo. Pero es más discreto. Y también con mucho estilo.

Y es un bienvenido alejamiento de lo que uno encuentra en la Marbella de hoy. No tiene nada de la ostentación sin sentido ni de la masificación barata que suele acompañar al conjunto EasyJet.

En cambio, es un oasis de elegancia de la vieja escuela, que se aprecia tanto en las 162 suites para huéspedes (más tres villas) como en los elegantes espacios de reunión como La Plaza -junto al puente romano de piedra del siglo I que da nombre al complejo-, donde los huéspedes del complejo y los antiguos marbellíes se reúnen para tomar un aperitivo al aire libre o una copa después de cenar.

Puente Romano está "muy cuidado", dice la directora de relaciones públicas y comunicación, Isabel Wittmann. "Siempre estamos añadiendo mejoras creativas", que van desde la temática vagamente náutica -mucha cuerda anudada- en los alojamientos y algunos restaurantes tras una renovación en 2018, hasta la lujosa bodega y los cambios de marca de los restaurantes que se están preparando actualmente.

"Nuestro objetivo es ser el mejor complejo turístico del Mediterráneo", dice la directora de marketing, Cristina Borges. "Queremos ser mejores que Mykonos o Saint Tropez". Pero como destino para todo el año, "en realidad nos parecemos más a [algo que te encontrarías en] Miami, Los Ángeles o Dubai".

Destinos, Viajes, Vacaciones
Una suite en Puente Romano.

Y aunque Puente Romano no tiene nada que envidiar a los resorts que se encuentran hoy en día en el radar de la jet set privada, aún conserva su alma retro. El club de tenis es uno de los más famosos del Mediterráneo, albergó la Copa Davis y el ATP World Tour y atrajo a jugadores de la talla de Novak Djokovic.

Aunque hay un par de pistas de pádel nuevas junto a las 14 pistas de tenis tradicionales, no hay rastro de pickleball, a pesar de que Estados Unidos se convirtió recientemente en el principal mercado del complejo.

El resto de la oferta de bienestar es muy del siglo XXI, sobre todo el gimnasio, sexy y con poca luz (no muy distinto del David Barton Gym de Nueva York, parecido a un club nocturno de principios de la década de 2000), donde hay un DJ y un ring de boxeo. Un moderno estudio de pilates y un "gimnasio en la jungla" al aire libre completan la oferta de fitness, y el spa es el primer establecimiento en España continental de la poderosa empresa holística pionera Six Senses.

Las marcas también se presentan en las boutiques y en los más de 20 restaurantes y bares del complejo. Pero fijate bien: Son nombres famosos, pero también asociados a la calidad. Nadie echa sal ni posa para selfies.

Y fijate en los comedores: Cada uno es un entorno completamente realizado, con una gran atención al detalle. Los papeles pintados y la iluminación son perfectos, y las mesas tienen mucho espacio.

Destinos, Viajes, Vacaciones
Cipriani en Puente Romano.

Plantas y flores exóticas (frescas, secas y de seda) cuelgan de los techos: hay casi tanta vegetación exuberante como en los jardines exteriores. Incluso cuando los DJ suben el volumen de la música y artistas engalanados con purpurina se pasean por algunos lugares sobre zancos, el servicio sigue siendo atento, minucioso y profesional. (En general, el complejo tiene una relación personal-huésped de casi 1 a 1, algo prácticamente inaudito en Europa, sobre todo hoy en día).

Aunque los deslumbrantes entornos podrían compensar una cocina mediocre, la comida es en general excelente. La oferta es muy variada, desde el Mediterráneo a Oriente Medio, Asia, el norte de Europa y América.

El chef andaluz Dani García, tres estrellas Michelin, firma el galardonado asador Leña. El elegante Cipriani Marbella sirve pastas clásicas del norte de Italia y esa tarta de fama mundial coronada con merengue, sin las prácticas excluyentes de algunos locales de la gran ciudad. Y Coya, sucursal de una marca con presencia en algunas de las capitales más prestigiosas del mundo, ofrece ceviches peruanos y pisco sours de primera calidad.

También hay un típico chiringuito español (restaurante y club de playa) que sirve pescado a la parrilla a los clientes con los pies en la arena, un saludable local de smoothies, una hamburguesería menos saludable y muchos otros.

Destinos, Viajes, Vacaciones
Coya.

Pero quizá el más emblemático de la mezcla de calidad y frescura de Puente Romano sea Nobu Marbella, el primer restaurante Nobu abierto en España y el primero con una chef ejecutiva mujer. En el corazón del complejo, junto a La Plaza, Elena Manousou y su equipo elaboran todos los clásicos de Nobu, como tempura de pescado de roca y bacalao negro al miso, así como platos inspirados en ingredientes andaluces.

El chef estrella Nobu Matsuhisa y el famoso restaurador Robert De Niro no se limitaron al restaurante del complejo. También abrieron un Nobu Hotel en los terrenos de Puente Romano en 2018. (Las fotos de los célebres socios comerciales en el club privado de socios del hotel, fabulosamente decorado, así lo demuestran).

Aunque el concepto de hotel dentro de un hotel está un poco trillado, este funciona. El hotel tiene una entrada independiente, su propia piscina y una estética propia: un poco de sofisticación asiática y un poco de rock and roll. Aunque se concibió para atraer a una clientela más joven y fiestera, los huéspedes tienen acceso a todo lo que Puente Romano puede ofrecer, desde la bulliciosa vida nocturna hasta la tranquilidad mañanera de los jardines y la playa casi vacía que hay más allá.

*Con información de Forbes US