Anuncios
U.S. markets open in 9 hours 1 minute
  • F S&P 500

    5,335.00
    +7.75 (+0.15%)
     
  • F Dow Jones

    40,175.00
    +38.00 (+0.09%)
     
  • F Nasdaq

    18,672.25
    +37.00 (+0.20%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,108.40
    +2.90 (+0.14%)
     
  • Petróleo

    80.07
    +0.01 (+0.01%)
     
  • Oro

    2,442.30
    +24.90 (+1.03%)
     
  • Plata

    32.58
    +1.33 (+4.24%)
     
  • dólar/euro

    1.0884
    +0.0012 (+0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4200
    +0.0430 (+0.98%)
     
  • Volatilidad

    11.99
    -0.43 (-3.46%)
     
  • dólar/libra

    1.2710
    +0.0004 (+0.03%)
     
  • yen/dólar

    155.6920
    +0.0730 (+0.05%)
     
  • Bitcoin USD

    66,677.80
    -339.00 (-0.51%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,361.58
    -12.26 (-0.89%)
     
  • FTSE 100

    8,420.26
    -18.39 (-0.22%)
     
  • Nikkei 225

    39,174.26
    +386.88 (+1.00%)
     

Sueños de Lula ignoran realidad económica de Brasil: Juan Pablo Spinetto

(Bloomberg) -- El regreso de Luiz Inácio Lula da Silva a la presidencia de Brasil trae de vuelta uno de los temas más manidos en América Latina: la necesidad de que la región presente un frente unificado al mundo. Es una idea poderosa con una larga historia, pero la unidad latinoamericana será difícil de alcanzar hasta que se base en el comercio y la economía en lugar de la política y la ideología.

Lo más leído de Bloomberg

Un atisbo de esta dificultad se ha dado durante la cumbre sudamericana de Lula en Brasilia con otros 10 jefes de Estado. Incluso antes de que comenzara la reunión, Lula ofreció al presidente venezolano, Nicolás Maduro, una recepción de héroe en el palacio presidencial. Lula reavivó así toda la tensión regional en torno al régimen autoritario venezolano, dinamitando cualquier perspectiva de avance en materia económica o empresarial.

PUBLICIDAD

A diferencia de su predecesor Jair Bolsonaro, Lula siempre ha aspirado a hablar en nombre del resto de América Latina. Ahora, en su tercer mandato, el presidente de 77 años se apresuró a intentar volver a la escena mundial ofreciéndose como mediador en la invasión rusa de Ucrania. El lunes articuló el mismo razonamiento, afirmando que la reunión representaba “el retorno de la integración sudamericana”.

Lula tiene razón cuando dice que los líderes de la región necesitan “aprender a conversar”. Una de las consecuencias más perjudiciales de la polarización política de la región ha sido la incapacidad de gobiernos con ideologías distintas para mantener un diálogo honesto. Un ejemplo: Durante los tres años en que el izquierdista Alberto Fernández y el conservador Bolsonaro fueron presidentes de Argentina y Brasil, respectivamente -las dos economías más grandes de Sudamérica-, no tuvieron una sola reunión bilateral formal en persona.

Sin embargo, al dar a Maduro la alfombra roja y llamar a los informes de su gobierno autoritario parte de una “narrativa construida”, Lula socava el poder de Brasil para influir en sus vecinos. En el espacio de unos pocos meses, Brasil ha pasado de prohibir la entrada de Maduro a presentarlo como una especie de campeón de la democracia. Aun reconociendo que los gobiernos y las políticas cambian, y que restablecer las relaciones diplomáticas con Caracas es un objetivo que merece la pena, la medida no inspira precisamente confianza en Brasil como líder regional estable.

Mientras tanto, la labor de integración más valiosa -es decir, la integración económica- se está quedando atrás.

En la última década, la proporción del comercio total de Brasil con el resto de América Latina ha caído del 19,5% al 15,4%. La cifra del año pasado representa un aumento con respecto al 14,2% de 2020, pero sigue siendo bastante baja teniendo en cuenta el auge exportador de Brasil y la retórica sobre la necesidad de que las naciones latinoamericanas comercien juntas.

Mercosur, el bloque comercial de US$2.800 billones integrado por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, está efectivamente paralizado y sin una estrategia común. Su acuerdo con la Unión Europea languidece sin ratificar cuatro años después de haberse acordado, es decir, dos décadas después del inicio de las negociaciones. El intento de Uruguay de firmar un acuerdo de libre comercio con China, sin pasar por el bloque, también está en suspenso en medio de debates sobre si es posible un acuerdo más amplio con el Mercosur. Peor aún, Argentina se encamina hacia la hiperinflación sin ningún tipo de anclaje regional.

Otros problemas comunes que se beneficiarían de una respuesta unificada -las crecientes redes de delincuencia y drogas, por ejemplo- carecen en su mayoría de una perspectiva regional. Incluso las oportunidades relativamente sencillas de mejorar las infraestructuras son difíciles: Brasilia no está conectada directamente por avión con Santiago, la capital de Chile, por ejemplo, y los pasajeros que viajan de Ciudad de México a Río de Janeiro tienen que hacer escala en Panamá o Sao Paulo. Décadas después del lanzamiento del Mercosur, sólo un puñado de brasileños vive en Argentina, y viceversa, a pesar de las condiciones preferentes de visado.

La causa de la unidad latinoamericana estaría mejor servida con proyectos menos políticos pero más sustantivos (aunque mundanos) - y, para su crédito, Lula mencionó algunos de ellos en la reunión, como la armonización de las regulaciones financieras y la reducción de la burocracia. Pero hay que hacer más y decir menos. Si Brasil quiere liderar la región, necesita hacer algo más que organizar cumbres para venderse como una alternativa ruidosa en un mundo liderado por Estados Unidos.

Traducido por Cyntia Barrera.

Nota original: Lula’s Dreams Ignore Brazil’s Economic Reality: JP Spinetto

©2023 Bloomberg L.P.