U.S. Markets closed

Vecinos donan 100.000 dólares para salvar una heladería muy especial de su barrio

Ivette Leyva
·4  min de lectura
Heladería. Foto: Getty Image.
Heladería. Foto: Getty Image.

Gracias a la ayuda financiera de decenas de personas, un negocio que ofrece helados artesanales en Highland Park, una localidad ubicada al norte de Dallas, Texas, puede mantener las puertas abiertas y evita mandar a la calle a empleados con necesidades especiales.

Más de 100.000 dólares fueron colectados para contribuir a la causa de la heladería Howdy Homemade, después de que a inicios de septiembre su dueño anunciara que se veía en la obligación de bajar la cortina de hierro por falta de ventas, uno de los tantos negocios que se han visto afectados por la pandemia de coronavirus, la disminución de la vida social en casi todos los países y las medidas de confinamiento.

Apenas se supo del plan de cierre, corrió la voz y, entre los vecinos del barrio, los parientes de los trabajadores y los asiduos a la heladería organizaron una gran colecta.

Desde entonces, el ánimo y la ilusión ha regresado a los once trabajadores del local, algunos de los cuales, al ser inmunocomprometidos, se veían imposibilitados de conseguir otro trabajo en medio de la actual crisis sanitaria.

También abrieron una cuenta en el portal GoFundMe con una meta de 75.000 dólares, a la que siguen llegando donaciones.

“¡Nos sentimos como las Estrellas de Dallas!”, declaró el propietario de Howdy Homemade, Tom Landis, en una entrevista con CBS DFW. “¡Es un momento increíble!"

De acuerdo con un reporte de The Dallas Morning News, Howdy Homemade Ice Cream lleva desde finales de 2015 dándole opciones laborales justas a adultos con necesidades especiales.

El sueño de Landis siempre ha sido emplear a adultos con necesidades especiales en todo el país, con la esperanza de “crear puestos de trabajo para aquellos [cuando] nadie más lo haría”.

Su plan incluía franquiciar tiendas Howdy en las principales ciudades del país. Solo que, desde marzo pasado, cuando la pandemia hizo añicos la industria de alimentos y bebidas en Dallas, las cosas empezaron a cambiar para mal.

Sin embargo ahora, con la suma recaudada, no solo alcanzó para mantener el conocido local, sino para abrir uno nuevo, más pequeño, en Inwood, mucho más al norte.

Lo curioso es que las donaciones no han cesado. Este mismo fin de semana, Landis fue sorprendido con un nuevo y jugoso cheque.

“Uno de mis empleados, Kalin, quería entregar 3,000 dólares”, contó. “Pensé que tenía que hacer algo”, dijo Kalin O’Brien.

El joven aseguró que su jefe ha hecho mucho por él, por lo que simplemente se sintió bien al donar el dinero que había ganado trabajando en la heladería.

“Él me ayudó a ascender a gerente del establecimiento y me ayudó con muchas cosas y me dio regalos, así que pensé que quizás necesitaba hacer algo por él”, recalcó. “Es realmente una lección de humildad de su parte”, dijo Landis. “Estos chicos tienen un corazón de oro”. “Ahora, parece que podemos lograr casi cualquier cosa”, concluyó.

Por último, aseguró que espera que los restaurantes que operan al 75% de su capacidad generen más ingresos para su heladería.

Otro de los beneficiados con esta ayuda es Coleman Jones, el vicepresidente de la compañía y el rostro de la marca. El año pasado, Jones afirmó en una entrevista con The Dallas Morning News que Howdy les “salvó la vida a todos” al brindarles oportunidades a personas como él, con síndrome de Down.

En estos cinco años, Howdy Homemade ha empleado a unos 75 adultos con discapacidades intelectuales o del desarrollo.

Con el dinero recaudado, Landis podrá también cubrir los costos de un camión de helados que llevará todos sus sabores, entre estos el famoso Cookie Monster, a muchas otras partes de la ciudad.

También te puede interesar:

VIDEO | Brasileños se movilizan para salvar sus librerías de barrio