U.S. Markets close in 4 hrs 34 mins

Argentina - Países Bajos: una conducción ansiosa en una selección que otra vez deberá aprender a sortear un contratiempo

Sin dramas: Lionel Messi y Rodrigo De Paul, contentos en el último entrenamiento de la selección argentina que pudo presenciar la prensa antes del choque con Países Bajos por los cuartos de final del Mundial Qatar 2022.
Sin dramas: Lionel Messi y Rodrigo De Paul, contentos en el último entrenamiento de la selección argentina que pudo presenciar la prensa antes del choque con Países Bajos por los cuartos de final del Mundial Qatar 2022. - Créditos: @Aníbal Greco

DOHA (Enviado especial).- Parecía que todo estaba mejor en el campamento argentino, pero el desafío más importante lo encuentra otra vez con alteraciones inesperadas. Ahora, algo fortuito, como puede ser la lesión de un jugador (Rodrigo De Paul), volvió a dejar expuesto a un Lionel Scaloni irritable, que todavía no logró calibrar su comportamiento público en su primer Mundial. Lo sufre. Ese manejo poco habitual irrumpió en la apreciación de lo que ocurre en la concentración nacional y agregó una innecesaria tensión a pocas horas del desafío ante Países Bajos de este viernes, a las 16 (las 22 locales) , en el estadio Lusail.

Poco a poco subió el nivel de exigencia con el que se contrapuso la selección argentina en este certamen. El equipo neerlandés, naturalmente, es el desafío mayor hasta aquí. Lo mejor que tiene el equipo para este encuentro es la seguridad de que jugó muy bien en los dos últimos partidos (Polonia y Australia). Es una ventaja que el duelo lo definan los jugadores en la cancha. Ese, que sigue parejo, es posible; difícil, pero posible. El otro, el de entrenadores, mostró una distancia grande entre Lionel Scaloni (44 años, el más joven del Mundial) y Louis Van Gaal (71, el más longevo) .

Mientras Van Gaal se divirtió con Memphis Depay y hasta se ofreció burlonamente a besarlo en la boca, Scaloni les preguntó a los periodistas por qué hablaban de lo que había pasado en una práctica cerrada, dejó entrever cierta desconfía con alguien dentro del plantel y cuestionó la forma en la que la prensa transmite la información que obtiene.

Lionel Scaloni, entre De Paul y Ángel Di María, los futbolistas que tienen inconvenientes físicos y están en duda para el duelo con Países Bajos.
Lionel Scaloni, entre De Paul y Ángel Di María, los futbolistas que tienen inconvenientes físicos y están en duda para el duelo con Países Bajos. - Créditos: @Aníbal Greco

Las frases textuales del entrenador argentino fueron las siguientes: “Es muy extraño que pregunten sobre alguna molestia de algún determinado futbolista, porque ayer entrenamos a puertas cerradas. No sé de dónde salen estas informaciones. Aunque sea verdad, ¿vos querés que gane la Argentina? ¿Y es mejor o peor? Tu trabajo no es escribir qué pasa ahí adentro. No entiendo la necesidad de crear una alarma. ¡Creamos una alarma! Y a mí no me interesa eso. Sobre todo, porque el rival está atento a esas cosas”.

Scaloni quería un hermetismo que no tiene puertas adentro. Ya lo había deslizado antes del partido contra Polonia. No lo puede corregir. ¿Alguien habla desde la concentración en la Universidad de Qatar y revela información que él preferiría ocultar? Saber que hay cosas que no están bajo su control, lo irrita. Se desespera. Se supo, desde siempre, que es un obsesivo. Pero había mostrado un gran autocontrol. Tal vez la magnitud de la cita lo tiene estresado. Se entiende.

Por suerte, esas inquietudes no parecen afectar a los futbolistas. En un encuentro vía Twitch con Kun Agüero, Lionel Messi, Alejandro Gómez, Leandro Paredes y el mismo Rodrigo De Paul, se mostraron el miércoles de excelente humor y sin preocupaciones . Y esa divertida exposición fue bastante después de conocerse la versión de la supuesta lesión del jugador de Atlético de Madrid.

Es cierto que la ausencia de De Paul sería muy importante para la Argentina. Van Gaal podría enterarse ayer, como ocurrió, o dos horas antes del partido, cuando la FIFA obliga a los entrenadores a presentar las planillas con las formaciones. ¿Cuánto más podría pensar en su estrategia?, ¿Ha cambiado esa filtración la idea de Scaloni sobre quién lo reemplazará?

En medio de ese nivel de excitabilidad y fallidos secretismos, conocer qué piensa hacer el técnico para el partido con los neerlandeses es muy complejo . Hasta puede mandar a De Paul a la cancha aunque no esté bien físicamente. Por otro lado, tampoco hay margen para probar. Sin dramatismos, pero es vencer o volver a casa. Si hay un momento para arriesgar, es ahora.

Enzo Fernández, De Paul y Exequiel Palacios en una práctica del seleccionado en la Universidad de Qatar.
Enzo Fernández, De Paul y Exequiel Palacios en una práctica del seleccionado en la Universidad de Qatar. - Créditos: @Aníbal Greco

Si para la especulación hay que atenerse a lo que el DT ejecutó en este Mundial, tras su aprendizaje ante Arabia Saudita, lo más probable es que De Paul no sea titular. Leandro Paredes puede volver al equipo. También puede ocurrir que se reestructure la línea de fondo, con cinco defensores, aunque Scaloni repitió en todas las conferencias que prefiere empezar con cuatro. Como sea, en este contexto, todo es posible.

De Holanda se sabe que es una formación compacta y ascendente en cuanto a su rendimiento. La defensa es durísima: desde el centro, Virgil Van Dijk, el portento de Liverpool; lo flanquean Jurrien Timber (Ajax) y Nathan Aké (Manchester City). En el banco espera Matthijs De Ligt, garantía de Bayern Munich, y Stefan De Vrij, solvente zaguero de Internazionale. Difícil hacer un gol. Muy difícil.

Su estructura es bastante rígida: salidas por las bandas con los laterales Denzel Dumfries y Daley Blind; arriba, Cody Gakpo, atacante de PSV Eindhoven, en estado de gracia en esta Copa del Mundo, y Memphis Depay, de Barcelona que, según la prensa neerlandesa, es el mejor futbolista del equipo.

Sin embargo, el distinto es Frenkie De Jong. El único que va más allá de las correas y poleas de los planos de Van Gaal. Traslada la pelota y busca romper las proyecciones verticales y lineales del equipo.

Es un gran adversario, sin duda. Tal vez la primera gran prueba que la Argentina ante un rival europeo de jerarquía en tres años (si no se tiene en cuenta al Italia debilitado anímicamente de la Finalissima).

Hasta aquí todo fue sobreponerse de contratiempos. Se dijo primero que Lo Celso no tenía reemplazante; luego algo parecido de Di María; Messi, de hecho, no lo tiene. Este partido presenta un nuevo escollo, con nombre y apellido: Rodrigo De Paul. Pero en el equipo fueron apareciendo piezas que nadie tenía en cuenta y que le dieron muy buenos resultados: Alexis Mac Allister, Enzo Fernández, Julián Álvarez… Tal vez sea hora de que aparezca una nueva sorpresa. Si el equipo despeja la ansiedad de la conducción y tiene hambre de campeón, encontrará la manera de solucionarlo .