Mercados cerrados

Así se comportó el mercado de valores durante el Watergate: los porqués

Richard Nixon y Donald Trump. Fotos de AP. Montaje de Yahoo Finanzas.

Parece que en estos días todo el mundo tiene una palabra en la punta de la lengua: Watergate.

En los años 70, el mercado de valores estadounidense experimentó la tendencia a la baja más brutal y larga de toda su historia. Después de que el índice Dow Jones sobrepasara la franja de los 1.000 ‒el tope era 990‒ por primera vez en 1966, no volvería a alcanzar este nivel hasta 1982. Desde entonces, ha operado siempre por encima de ese nivel.

En 1979, como es bien sabido, BusinessWeek publicó su portada declarando la “muerte de las acciones”. La inflación alcanzaba dos dígitos al tiempo que el desempleo aumentaba debido a la “estanflación” que acribillaba a la economía.

En los meses que siguieron al Watergate, los inversores sin duda se preocuparon por las turbulencias políticas, pero el viento en contra de la economía era mucho más problemático para el mercado bursátil, que sufrió uno de los peores momentos de su historia.

Desde comienzos de 1973 y hasta la renuncia de Nixon en agosto de 1974, el S&P 500 cayó alrededor de un 50%.

El S&P 500 sufrió una caída brutal del 50% entre 1973 y 1974 (Fuente: Yahoo Finance).

Durante este período, la economía se encontraba camino a la recesión. Después de que el crecimiento alcanzase una tasa anual del 10,2% en el primer trimestre de 1973, la tasa de 1974 se quedó en -3,3% al entrar la economía en una recesión de la cual no salió hasta 1975.

Gráfico: evolución del crecimiento económico de EEUU

La economía estaba sumida en una recesión cuando estalló el escándalo del Watergate (Fuente: FRED).

Por su lado, la inflación, avanzaba con dobles dígitos. En enero de 1973, los precios al consumidor (IPC) subieron un 3,6% respecto al año anterior. Un año después, la inflación interanual ya estaba en un 9,6% interanual; en noviembre de 1974, la inflación subió un 12%. El desempleo, aumentó a lo largo de 1974, llegando al 9% en mayo de 1975.

Gráfico: evolución del IPC (morado) y de la tasa de desempleo (naranja)

La estanflación se apoderó de la economía entre 1974 y 1975 (Fuente: FRED).

Los precios del petróleo, por su parte, subieron de 3,56 dólares el barril en enero de 1973 a 10,11 dólares un año después de que los estados miembro de la OPEC impusieran un embargo comercial de petróleo contra Estados Unidos en respuesta al involucramiento de este país en la guerra árabe-israelí de 1973. Sumado a la inflación, esto llevó los precios del petróleo desde unos 20 dólares el barril al techo de 50 dólares el barril.

Gráfico: evolución de los precios del barril de petróleo

Los precios del petróleo se dispararon en 1974 (Fuente: FRED).

Tras informar el New York Times el martes por la noche que el presidente Donald Trump había pedido al exdirector del FBI James Comey que parara una investigación sobre los vínculos del antiguo asesor de seguridad nacional Michael Flynn con Rusia, los inversores se preguntan cuándo la Casa Blanca dejará de ser objeto de titulares tan caóticos como estos.

Y esta información llega tan solo un día después de que el Washington Post hiciera público que Trump reveló información “altamente clasificada” al ministro de asuntos exteriores de la Federación Rusa. El miércoles por la mañana, el consejo editorial del Wall Street Journal escribió un artículo de opinión en el que criticaba a Trump por las últimas series de informaciones aparecidas, lo cual pone su agenda real en peligro en temas como la reforma fiscal y la inversión en infraestructuras.

¿Qué puede pasar en el mercado?

Y todo esto hace que los inversores busquen en la historia respuestas para averiguar qué podría sucederle a un mercado de valores que apenas ha reaccionado a los últimos líos políticos en Washington D.C. En los primeros días de la era Trump, la reacción del mercado bursátil al caos en Washington D.C. se ha caracterizado por algo: la indiferencia.

La volatilidad ha sido baja. Los precios de las acciones están en sus máximos históricos. Y aunque los inversores ven sobrevaluadas las acciones estadounidenses, su reacción a unos titulares peligrosos desde el punto de vista político ha sido más bien inexistente.

El martes la bolsa de Nueva York experimentó uno de los peores días que se recuerdan desde el pasado mes de junio, con caídas en el Dow Jones y el S&P 500 cercanas al 2%. La volatilidad se disparó por el nerviosismo ante las nuevas polémicas que rodean la presidencia de Donald Trump

Tal y como apuntaban los analistas de Bespoke Investment Group en un artículo publicado el miércoles, “no es un gran movimiento, pero es relativo a los movimientos recientes, y un punto de partida de las últimas disputas de la administración Trump que ha sido ignorado de forma sumaria por el mercado”.

En su nota, Bespoke también señala algo importante sobre cómo el riesgo político, si afecta a los mercados, es probable que se deje sentir: lentamente al principio, y luego todo de una vez.

“También queremos señalar que para los mercados estadounidenses, la conciencia de que los riesgos políticos existen se forjará lentamente y luego se manifestará de una sola vez”, escribe la firma. “Esa es la pauta mediante la cual la mayoría de seres humanos se adaptan a los grandes cambios con ‘hechos probados’”.

Pero tal y como señala Bespoke, solo porque las acciones se liquiden eventualmente como reacción a algunos titulares relacionados con Trump, eso no significa que apostar directamente contra el mercado bursátil estadounidense sea un riesgo cuya recompensa valga la pena, porque “predecir cuándo y si es buena idea, no es tarea sencilla”.

Video sobre el Watergate y sus implicaciones políticas y económicas (en inglés)

Myles Udland
Yahoo Finance