U.S. Markets closed

China construye una “supercomputadora” de 145 millones de dólares

China está embarcada en un proyecto de construir una “computadora superconductora” de 145 millones de dólares, una maquina sin precedentes que es capaz de desarrollar nuevas armas, descifrar códigos secretos, analizar datos de inteligencia y todo con una pequeña fracción de la energía que se necesita para alimentar las supercomputadoras actuales.

El objetivo es tener un prototipo de la computadora funcionando en 2022, según el programa especial que fue presentado por la Academia de Ciencias de China (CAS) y que tiene un presupuesto de mil millones de yuanes (145 millones de dólares).

Una pantalla muestra un mapa de China en el Global Mobile Internet conference de Pekin. (AP Photo/Mark Schiefelbein)

Si todo sale como esperan, el Ejército chino tendrá una maquina con la que podrá acelerar la investigación y el desarrollo de nuevas armas termonucleares, aviones de combate furtivos y submarinos de última generación con unidades centrales de procesamiento que funcionan a una frecuencia de 770 gigahercios o más. El procesador comercial más rápido que existe en el mercado es de 5Ghz.

Y las empresas chinas tendrán una gran ventaja para crear aplicaciones de inteligencia artificial gracias al ahorro de energía, según aseguran los investigadores chinos expertos en tecnología de supercomputación.

El presidente de CAS, Bai Chunli, aseguró que esta tecnología podría ayudar a China a desafiar el dominio de Estados Unidos en las computadoras y los chips.

“La industria de circuitos integrados es el núcleo de la industria de las tecnologías de la información (…) que apoya el desarrollo económico y social, y salvaguarda la seguridad nacional”, dijo Bai durante una visita al Instituto de Microsistemas y Tecnologías de la Información de Shanghái en mayo pasado, una complejo vital para China en el desarrollo de computadoras superconductoras.

“Los circuitos digitales superconductores y las computadoras superconductoras (…) ayudarán a China a recortar distancias y superar a (otros países) en la tecnología de circuitos integrados”, según cita la página de internet del instituto ubicado en Shanghái.

La clave está en la energía

Las computadoras requieren de mucha electricidad y cada vez su hambre aumenta más. Según una estimación de la Asociación de la Industria de Semiconductores, necesitarán más electricidad de la que el mundo pueda generar en 2040, a menos que se mejore drásticamente la forma en que se diseñan.

De ahí que la computadora superconductora sea uno de los avances más radicales propuestos por los científicos para reducir la huella ambiental que dejan los cálculos computacionales.

Los expertos señalan que el concepto de estas computadoras se basa principalmente en el envío de corrientes eléctricas a través de circuitos súper-enfriados hechos de materiales superconductores. Como resultado, el sistema da una resistencia casi nula (en teoría) y requeriría solo una fracción de la energía de las computadoras, de una cuadragésima a una milésima, según estiman los encargados del proyecto.

“Los científicos chinos ya han realizado una serie de avances en la aplicación de la tecnología superconductora para computadoras. Han desarrollado en los laboratorios nuevos circuitos integrados con material superconductor y probado un proceso industrial que permitiría la producción de chips superconductores sofisticados a bajo costo y escala masiva. También ya casi han terminado de diseñar la arquitectura para los sistemas de la computadora”, aseguró el diario South China Morning Post (SCMP).

También hay dudas

Sin embargo, el proyecto es de alto riesgo y los críticos han cuestionado que tan práctico es poner tanto dinero y recursos en el diseño teórico de una computadora que no existe, que nadie ha creado y en la que otros países han fracasado en el intento por fabricar algo similar.

Li Xiaowei, subdirector ejecutivo de un laboratorio estatal de arquitectura de computadoras y que está familiarizado con este programa, señaló que la principal motivación para construir una computadora superconductora es reducir las demandas de energía de las futuras computadoras de alto rendimiento.

Si China logra sacar adelante la “computadora superconductora”, el ejército del país logrará avanzar más rápidamente en el desarrollo de armamento. En la imagen, un miembro del Ejército Popular de Liberación Chino en un acto oficial en Pekín . Roman Pilipey/Pool via Reuters

“Será una computadora de propósito general, capaz de ejecutar diferentes tipos de algoritmos (…) desde el procesamiento de textos hasta la búsqueda de grandes números primos”, este último es un método importante para decodificar mensajes encriptados, según dijo Li al SCMP.

China no es el único país en la carrera por construir la computadora superconductora. La NSA lanzó un proyecto similar en 2014 llamado programa de Complejidad de Computación Criogénica a cargo de la oficina del director de esa agencia y ha otorgado contratos a los equipos de investigación de IBM, Raytheon-BBN y Northrop Grumman para construir una computadora superconductora.

El analista Bob Sorensen de Hyperion Research indicó que la propuesta china es un desarrollo interesante del tema. “La promesa de los componentes superconductores, específicamente de alta velocidad y baja potencia, ha existido durante décadas, pero el alto costo y el complejo problema técnico han impedido el desarrollo de cualquier sistema serio hasta la fecha”.

Sin embargo, consideró que es el momento adecuado para que esta tecnología salga a la luz debido a una confluencia de eventos como la ralentización de ganancias del rendimiento en el silicio tradicional de “temperatura ambiente”.

Además, el creciente interés por las nuevas tecnologías exóticas y una abundancia de esfuerzos en computación cuántica de superconductores que han ampliado el estado del arte de esta tecnología.

“Es claro que China está buscando expandir sus esfuerzos de investigación informática en un amplio frente que incluye computación cuántica y sistemas de superconductores, y parecen tener un nivel suficiente de financiación para abordar seriamente esta tecnología multifacética, técnicamente exigente, pero prometedora para la próxima generación informática”, explicó.

Sin embargo, países como Japón y Estados Unidos han invertido muchos más años en esta área de investigación que China y, aunque sus inversiones han sido menores, han sido consistentes por lo que tienen una gran ventaja en cuanto a conocimiento y experiencia.

“Mil millones de yuanes son una gran cantidad de dinero, pero no pueden resolver todos los problemas restantes. Algunos problemas técnicos pueden necesitar años para encontrar una solución, por muy intensa que sea la inversión”, señala Zheng Dongning, líder del grupo de dispositivos superconductores en el Laboratorio Nacional de Superconductividad en el Instituto de Física de Beijing.

“El año 2022 puede ser un poco apresurado”, subrayó.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

China fabrica un ejército de robots para impulsar su economía

El negocio de la industria armamentística de China en África