Anuncios
U.S. markets open in 5 hours 35 minutes
  • F S&P 500

    5,259.25
    -24.75 (-0.47%)
     
  • F Dow Jones

    38,214.00
    -310.00 (-0.80%)
     
  • F Nasdaq

    18,699.25
    -103.50 (-0.55%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,039.40
    -2.20 (-0.11%)
     
  • Petróleo

    78.91
    -0.32 (-0.40%)
     
  • Oro

    2,356.10
    -8.00 (-0.34%)
     
  • Plata

    31.68
    -0.69 (-2.13%)
     
  • dólar/euro

    1.0813
    +0.0006 (+0.05%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6240
    +0.0820 (+1.81%)
     
  • Volatilidad

    14.75
    +0.47 (+3.29%)
     
  • dólar/libra

    1.2707
    +0.0003 (+0.03%)
     
  • yen/dólar

    156.9850
    -0.5900 (-0.37%)
     
  • Bitcoin USD

    67,596.66
    -468.70 (-0.69%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,454.54
    -1.33 (-0.09%)
     
  • FTSE 100

    8,180.65
    -2.42 (-0.03%)
     
  • Nikkei 225

    38,054.13
    -502.74 (-1.30%)
     

Comprar una casa en Estados Unidos es un sueño, mantenerla una pesadilla

Comprar una casa en Estados Unidos es un sueño, mantenerla una pesadilla. Foto: Getty Images
Comprar una casa en Estados Unidos es un sueño, mantenerla una pesadilla. Foto: Getty Images (AntonioGuillem via Getty Images)

Durante décadas, comprar una casa equivalía a la materialización definitiva del famoso “sueño americano”, un sueño que parece cada vez más inalcanzable por la fuerte subida de los precios de la vivienda. Pero aunque se alcance, se está tornando en una pesadilla porque los costos de mantener el ansiado hogar se han desbocado, entre el aumento de las tasas de interés y otros gastos, como el impuesto a la propiedad y las primas de los seguros.

Ni siquiera liquidar el último pago de una hipoteca a 30 años será un respiro para millones de estadounidenses que lidian con uno de los momentos más impredecibles que ha vivido el mercado inmobiliario en los últimos años. Algunos propietarios ya libres de hipoteca han visto cómo los costes del seguro de hogar sobrepasaron el 60% en apenas 24 meses, según The Wall Street Journal.

Las primas de los seguros del hogar se dispararon a más del 10% el año pasado en 19 estados, mayormente a causa de desastres naturales como inundaciones o incendios, dicen datos citados por el Journal de la analista S&P Global. Y una encuesta de la Asociación Hipotecaria Nacional Federal encontró que un número considerable de propietarios (10%) no sabe si podrá pagar las primas en su próxima renovación de contrato.

PUBLICIDAD
Los desastres naturales han disparado el precio de los seguros de viviendas en muchos estados, como Florida. En la imagen, patios destruidos de casas frente a la playa, después de que el huracán Nicole tocara tierra en la costa este de Florida, en Daytona Beach Shores, el 11 de noviembre de 2022. REUTERS/Marco Bello
Los desastres naturales han disparado el precio de los seguros de viviendas en muchos estados, como Florida. En la imagen, patios destruidos de casas frente a la playa, después de que el huracán Nicole tocara tierra en la costa este de Florida, en Daytona Beach Shores, el 11 de noviembre de 2022. REUTERS/Marco Bello (REUTERS / Reuters)

Los seguros son tan devastadores como las tasas de interés

Entre 2021 y 2023, el costo promedio anual del seguro de hogar aumentó a US$ 2.377, alrededor de un 20%, según el sitio de compra de seguros Insurify, que proyecta otro aumento del 6% en 2024. “Creo que el seguro es realmente tan devastador como las tasas de interés, si no más”, dijo al Journal la agente de bienes raíces Kara Breithaupt, con sede en Nueva Orleans.

Los propietarios de viviendas con hipotecas, que representan aproximadamente el 60% de todos los propietarios, están obligados a adquirir un seguro.

“Cuando se habla de una propiedad de US$ 500.000 que tiene una prima de seguro para propietarios de US$ 8.000 y una prima de seguro contra inundaciones de US$ 2.000, y además impuestos a la propiedad, se entiende que los costos han aumentado exponencialmente”, agregó Breithaupt.

Paralelamente, los propietarios tienen que ponerse al día con las subidas en las tarifas de casi todo lo relacionado con ser dueño de una vivienda, desde los servicios públicos hasta los pagos a las asociaciones de propietarios (HOA, en inglés) que supervisan la administración de algunas comunidades residenciales. Estos costos no hipotecarios representaban en 2022 más de la mitad del gasto total de los propietarios; y lo peor es que muestran pocas señales de disminuir.

Casi 1 de cada 5 propietarios no puede gastar US$ 500 en reparaciones

Mantener una vivienda, a niveles de infraestructura, también se ha convertido en un desafío. Casi uno de cada cinco propietarios no puede permitirse gastar ni siquiera US$ 500 en una reparación de emergencia sin endeudarse con tarjetas de crédito, según otra encuesta reciente realizada por la empresa de tecnología Clever Real Estate, que conecta a compradores con agentes de bienes raíces. Más del 40% dijo que se saltó algunas obras de mantenimiento necesarias debido a los costos.

Mantener una vivienda, a niveles de infraestructura, también se ha convertido en un desafío. Foto: Getty Images
Mantener una vivienda, a niveles de infraestructura, también se ha convertido en un desafío. Foto: Getty Images (Vladimir Vladimirov via Getty Images)

Un informe de la empresa de tecnología de mejoras para el hogar Thumbtack, que tuvo en cuenta obras de mantenimiento como la limpieza de canaletas, el cuidado del césped y reforzamiento del tejado, apuntó que este tipo de costos aumentaron a un promedio de US$ 6.663 en el cuarto trimestre de 2023, un 8,3% más que el año anterior.

“No parece que esto vaya a disminuir en el corto plazo”, dijo Marco Zappacosta, CEO de Thumbtack, citando a los problemas existentes en la cadena de suministros desde la pandemia. Casi la mitad de las viviendas ocupadas por sus propietarios se construyeron antes de 1980 y estos edificios necesitan mantenimiento, explicó. Pero “no hay suficientes profesionales para atender a todos”.

Se siente como una segunda hipoteca

Los impuestos a la propiedad, que aumentan con los estragos de la inflación en los presupuestos de los gobiernos locales, también son un problema.

En 2023, el impuesto a la propiedad promedio para viviendas unifamiliares fue de US$ 4.062, un 4,1% más que el año anterior, según la firma de datos inmobiliarios Attom. Algunas áreas metropolitanas importantes se enfrentan a aumentos mucho mayores, de entre un 19% hasta un 31,5%.

Entre impuestos y seguros, muchos propietarios, sienten que están pagando dos hipotecas en lugar de una. En Nueva Orleans, donde huracanes e inundaciones hicieron que se dispararan los costos de los seguros más rápido que en la mayor parte del país, una cotización del seguro contra viento y granizo puede sobrepasar los US$ 30.000.

También te puede interesar | EN VIDEO: ¿Cómo sabes si es el momento de comprar una vivienda?