U.S. markets open in 7 hours 3 minutes

El emprendedor que triunfa a los 20, un mito alejado de la realidad

En contra de lo que suponemos, no es a los 20 años cuando se nos ocurren las ideas más sugerentes y mucho menos cuando podemos armar una estructura capaz de crear un proyecto de éxito.

Un estudio reciente ha confirmado que, cuando se trata del vínculo entre la edad y el espíritu empresarial, no es a esa temprana edad, sino mucho más tarde, cuando empuje, creatividad y experiencia se suman y generan algo productivo.

En dos palabras: que la edad media del emprendedor que echa a andar, siendo capaz de producir empleo y de contratar a al menos un empleado en Estados Unidos, es de 42 años.

La imagen del empresario que triunfa joven está muy arraigada como sinónimo de éxito en la sociedad, pero puede que solo se trate de un mito. Foto: Getty Images.

“Si no supieras nada más y tienes dos ideas idénticas, una propuesta por una persona muy joven, y otra por una persona de mediana edad, y eso es lo único que tienes que hacer, harías bien -si esperas el éxito- apostar por una persona de mediana edad”, asegura Pierre Azoulay, profesor de la escuela de negocios MIT Sloan.

El mismo Azoulay y su alumno ayudante Daniel Kim se sumergieron en los datos administrativos de la base de datos de negocios longitudinales de la Oficina del Censo de Estados Unidos, así como en los datos de los propietarios de empresas de la Lista K-1 del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés).

Luego de un arduo trabajo analizando los datos generados por nada menos que los 2,7 millones de personas que entre 2007 y 2014 abrieron sus negocios, contratando a por lo menos a un empleado, ambos investigadores concluyeron que la edad media de estas era de 42 años, mientras que las empresas recién creadas que mostraron un mayor crecimiento eran dirigidas por personas de 45 años.

En sentido general, las edades promedio de los fundadores de todos los tipos de compañías en Estados Unidos durante ese periodo de siete años se encuentra entre los 42 y los 45.

Visto sobre el mapa nacional, los investigadores pusieron el acento sobre empresas creadas en zonas de mucha gestión empresarial como California (específicamente en Silicon Valley), Nueva York y Massachusetts.

Los inversores también prefieren madurez

En cuanto a las empresas respaldadas por capital riesgo, el fundador más joven de estas tenía 39 años y la compañía radicaba en Nueva York. Esta misma edad, como media, poseían los fundadores de las compañías de operadores de telecomunicaciones inalámbricas, que es uno de los sectores tecnológicos dirigidos por más jóvenes.

La dupla Azoulay y Kim comprobó que los empresarios lograban un 125% más de éxito si previamente habían sido empleados en el sector en el cual se lanzaron para abrir su propio negocio.

Todo lo anterior sirve tanto para los responsables de empresas de capital riesgo, que andan a la caza de nuevos proyectos, como para los mismos emprendedores que rondan los veinte años.

La historia de los grandes nombres

A fin de cuentas, es cierto que Steve Jobs tenía 21 años cuando se empeñó en la fundación de Apple (AAPL), pero mucho más cierto es que a sus 43 años, siendo un CEO todavía joven y experimentado, fue que creó el iMac.

Eso no quiere decir que no haya algunos jóvenes que hayan creado “negocios muy sólidos, muy grandes y exitosos”, dijo Azoulay, pero eso tampoco significa que no van a mejorar con la edad. Bill Gates y Jeff Bezos, por ejemplo, tuvieron más éxito a los de 50 años que a los 20.

“En teoría, sabemos que con la edad se acumulan muchos beneficios -aseguró Kim-. Por ejemplo, obtienes mucho capital humano de la experiencia, también obtienes más recursos financieros a medida que envejeces, así como conexiones sociales, todo lo cual probablemente aumentará tus probabilidades de éxito como emprendedor”.

En cuanto a los jóvenes de 20 años que buscan ser el próximo Mark Zuckerberg, Kim dijo que no deberían desanimarse por los datos y, en su lugar, deberían estar seguros de que aún pueden tener éxito y formar parte de un emprendimiento mejorado.

“Si tienes 22 años o acabas de salir de un programa de MBA, y existe esta perspectiva social de que debes ser un emprendedor en este momento, reconsidera eso, porque es posible que tengas una gran idea, pero es posible que no tengas las habilidades adecuadas o la experiencia para realmente impulsar esa idea”, enfatizó Kim. “Piensa en las trayectorias profesionales como opciones, no solo como caminos absolutos”.

Artículos relacionados que también podrían interesarte:

El éxito de estos emprendedores latinos del que podemos aprender algo

Si quieres ser emprendedor, respóndete estas 10 preguntas