Anuncios
U.S. markets close in 1 hour 31 minutes
  • S&P 500

    5,450.24
    -105.50 (-1.90%)
     
  • Dow Jones

    39,994.63
    -363.46 (-0.90%)
     
  • Nasdaq

    17,432.18
    -565.17 (-3.14%)
     
  • Russell 2000

    2,229.12
    -14.15 (-0.63%)
     
  • Petróleo

    77.57
    +0.61 (+0.79%)
     
  • Oro

    2,408.00
    +0.70 (+0.03%)
     
  • Plata

    29.18
    -0.15 (-0.51%)
     
  • dólar/euro

    1.0845
    -0.0013 (-0.12%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2800
    +0.0410 (+0.97%)
     
  • dólar/libra

    1.2907
    -0.0001 (-0.01%)
     
  • yen/dólar

    153.9260
    -1.6230 (-1.04%)
     
  • Bitcoin USD

    66,348.02
    +544.69 (+0.83%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,368.15
    +2.26 (+0.17%)
     
  • FTSE 100

    8,153.69
    -13.68 (-0.17%)
     
  • Nikkei 225

    39,154.85
    -439.54 (-1.11%)
     

El salario no importa: con un súper sueldo también puedes ser pobre

Las 5 formas en que puedes volverte pobre incluso ganando un salario alto

Está claro que este no ha sido el mejor año para las finanzas personales. En Estados Unidos, al menos una cuarta parte de las personas tradicionalmente percibidas como ricas (con ingresos anuales de al menos US$175.000) comenzaron a describirse a sí mismas como “muy pobres” o “pobres”, según una encuesta de Bloomberg en agosto.

Meses antes, en mayo, otra investigación de la compañía de préstamos entre particulares LendingClub encontró que más de la mitad de los estadounidenses que ganan US$ 100.000 se encontraban con problemas para llegar a fin de mes. Ese salario colocaría a cualquiera muy por delante del hogar promedio, que genera cerca de US$ 75.000, y básicamente en lo que se conoce como clase alta, según tres definiciones diferentes (Brookings, Urban Institut y Pew Research).

Si bien es difícil lidiar con los nuevos retos de la crisis económica actual, existen hábitos tóxicos de manejo del dinero que pueden complicar aún más nuestra situación financiera y que sí podemos cambiar para aprovechar al máximo un salario de seis cifras. La plataforma especializada GoBankingRates ha detectado alrededor de una decena de estos hábitos.

Relacionado:

Un salario de seis cifras no te garantiza necesariamente la estabilidad financiera. Foto: Getty Images
Un salario de seis cifras no te garantiza necesariamente la estabilidad financiera. Foto: Getty Images (Boy_Anupong via Getty Images)

Uso desmedido de tu tarjeta de crédito

El primero no es una sorpresa para nadie: depender excesivamente de las tarjetas de crédito es una receta para el desastre y así lo demuestran las cifras publicadas este verano por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Los niveles de deuda de tarjetas de crédito de los estadounidenses alcanzaron en agosto un nuevo hito; por primera vez en la historia superaron el billón de dólares.

PUBLICIDAD

Diana Howard, analista financiera de la plataforma de descuentos CouponBirds, dijo a GoBankingRates que la dependencia excesiva de las tarjetas de crédito es uno de los principales hábitos monetarios que mantiene a las personas con altos ingresos en la pobreza.

“Incluso [cuando] ganan mucho dinero, las personas con altos ingresos pueden terminar perdiéndolo todo y enfrentando los mismos problemas de administración del dinero que las personas con ingresos promedio. En algunos casos, incluso puede resultar más fácil”, afirmó.

“Las personas con ingresos altos dependen en gran medida de las tarjetas de crédito”, continuó Howard. “Una encuesta de Quicken revela que el 46% de las personas con mayores ingresos dependen más de sus tarjetas de crédito, en comparación con los grupos de ingresos medios (40%) y de bajos ingresos (39%). Es bastante normal tener deudas de tarjetas de crédito, pero una vez que se rompe el equilibrio, los ricos pueden hundirse más en el barro”.

Depender excesivamente de las tarjetas de crédito es una receta para el desastre. Foto: Getty Images
Depender excesivamente de las tarjetas de crédito es una receta para el desastre. Foto: Getty Images (pixelfit via Getty Images)

Tratar de emular a amigos y vecinos

Demostrar a los demás que estás en igualdad de condiciones en términos de riqueza o estatus, incluso si en realidad no tiene los medios para respaldarlo, puede resultar en compras costosas, endeudamiento para financiar un determinado estilo de vida y activos o fondos limitados.

“A medida que uno aumenta su salario, no es raro que intente competir con quienes lo rodean para tener los mejores autos, casas, relojes y más”, dijo a GoBankingRates Sebastian Jania, dueño de la inmobiliaria Ontario Property Buyers. “La verdad es, sin embargo, que luchar imprudentemente por estas cosas finalmente pone a uno en una situación en la que está peor financieramente”.

Una encuesta de julio publicada por el mercado online automotriz Cazoo sugiere que al menos una de cada cuatro personas se deciden a comprar un vehículo nuevo cuando ven que sus allegados o conocidos lo hicieron. Casi la mitad de los encuestados (48,5%) dijo que en su barrio la mayoría de los automóviles eran del mismo tipo porque los vecinos se copiaban entre sí.

Sucumbir a un estilo de vida que no puedes permitirte

Relacionado con el hábito anterior, creerse con mayor poder adquisitivo del que en realidad se tiene y sucumbir a un estilo de vida que no puedes permitirte, es una tentación difícil de evadir cuando aumentan tus ingresos. Lo que suele ocurrir es que este aumento del gasto es desproporcionado, y no en el buen sentido.

“El cambio de estilo de vida es real. Ahí es cuando comienzas a agregar funciones más caras a tu estilo de vida con el tiempo. Antes de que te des cuenta, estás gastando demasiado”, dijo Todd Stearn, fundador y director ejecutivo de The Money Manual. “Por ejemplo, muchos de nosotros comenzamos con un servicio de transmisión, pero luego agregamos otro y otro y, en poco tiempo, es un gasto mensual importante. Lo mismo puede suceder con cenas en restaurantes elegantes, salidas nocturnas, viajes y más. Luego, una vez que te acostumbras a este estilo de vida, puede resultar desafiante volver a vivir de manera más simple”.

Es difícil evitarlo, dijo a CNBC Brad Klontz, profesor psicología financiera en la Universidad de Creighton. “Hemos sobrevivido como especie gracias a la comparación social. Estamos programados para prestar mucha atención al estatus dentro de un grupo”, afirma.

“La gente recibe un aumento de 10.000 dólares y piensa que puede salir a comprar un barco. Aconsejo esperar seis meses después de un aumento salarial o una buena bonificación antes de comprar algo grande”. “La única forma de detenerlo es ser consciente de que sucede”, dice Klontz; eso significa determinar cuánto dinero necesitas ahorrar como porcentaje de tus ingresos para alcanzar tus objetivos y reservar ese dinero antes de cualquier gasto discrecional.

Creerse con mayor poder adquisitivo del que en realidad se tiene es difícil de evadir. Foto: Getty Images
Creerse con mayor poder adquisitivo del que en realidad se tiene es difícil de evadir. Foto: Getty Images (Dimensions via Getty Images)

Saltarse el fondo para emergencias

Ahorrar para gastos de emergencia, como facturas médicas o un despido en el trabajo, es vital para generar estabilidad financiera y eso se aplica tanto como para quienes ganan más como para quienes tienen un salario medio o inferior.

“La vida es impredecible, eventos inesperados como emergencias médicas o pérdidas de empleo pueden agotar rápidamente los ahorros y endeudar a las personas”, dijo Diana Howard a GoBankingRates.

Por lo general, los expertos recomiendan crear un fondo de emergencia para cubrir entre tres y seis meses de gastos. “Si tienes inversiones líquidas o acceso a crédito confiable y de bajo costo, entonces podrías salirte con la tuya con niveles de reservas aún más bajos”, dijo Kelly Milligan, socia directora de la planificadora financiera Quorum Private Wealth.

No saber usar tus beneficios corporativos

Es probable que las personas que ingresan un salario de seis cifras tengan una buena cantidad de beneficios corporativos, y no siempre los aprovechan o los ignoran por completo.

“Animo a todos los clientes a comprender y aprovechar al máximo los beneficios que ofrece su empleador. Muchas empresas ofrecen planes 401(k)”, dijo Milligan.

Las personas con altos ingresos, “al maximizar su contribución al 401(k) difieren los impuestos en el tramo más alto hasta sus años de jubilación, cuando probablemente se encuentren en un tramo mucho más bajo”. “Mientras tanto, tu contribución libre de impuestos se acumula sin ningún tipo de carga fiscal, y una parte de esa contribución a menudo es igualada por tu empleador”.

Otro beneficio corporativo que debería considerarse, según Milligan, son los planes de compensación diferida no calificados (NQDC). Estos planes permiten a las personas “diferir hasta el 100% de sus ingresos, como salarios, bonificaciones o unidades de acciones adquiridas, brindándoles oportunidades incomparables para minimizar los impuestos”.

También te puede interesar | EN VIDEO: Lo que hay que enseñar a los hijos sobre las finanzas personales