U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,911.74
    +116.01 (+3.06%)
     
  • Dow Jones

    31,500.68
    +823.32 (+2.68%)
     
  • Nasdaq

    11,607.62
    +375.43 (+3.34%)
     
  • Russell 2000

    1,765.74
    +54.06 (+3.16%)
     
  • Petróleo

    107.06
    +2.79 (+2.68%)
     
  • Oro

    1,828.10
    -1.70 (-0.09%)
     
  • Plata

    21.13
    +0.09 (+0.42%)
     
  • dólar/euro

    1.0559
    +0.0034 (+0.33%)
     
  • Bono a 10 años

    3.1250
    +0.0570 (+1.86%)
     
  • dólar/libra

    1.2270
    +0.0009 (+0.07%)
     
  • yen/dólar

    135.2100
    +0.2770 (+0.21%)
     
  • BTC-USD

    21,414.17
    +253.18 (+1.20%)
     
  • CMC Crypto 200

    462.12
    +8.22 (+1.81%)
     
  • FTSE 100

    7,208.81
    +188.36 (+2.68%)
     
  • Nikkei 225

    26,491.97
    +320.72 (+1.23%)
     

Escocia quiere terminar con el acoso al aborto

·4  min de lectura

Edimburgo (R.Unido), 28 may (EFE).- Escocia busca prohibir las manifestaciones a las puertas de las clínicas de aborto, que, pese a que dicen ofrecer una última ayuda antes de interrumpir el embarazo, son más bien maniobras de “acoso e intimidación”, según afirma a EFE la diputada impulsora de la ley, Gillian Mackay.

Estas concentraciones hacen “el acceso a estos servicios más complicado” para mucha gente, explica Mackay, parlamentaria del Partido Verde.

Tras semanas de campaña, Mackay señala que “los profesionales están preocupados” y “los pacientes se sienten intimidados o acosados” por estas manifestaciones, de ahí la necesidad de sacar adelante la legislación en la Cámara regional escocesa.

La ley, en proceso de consulta, “establecerá un mínimo de 150 metros” entre las protestas y los centros sanitarios, afirma la diputada, para asegurar su uso “de forma libre y sin ningún tipo de intimidación”.

Descritas en cambio como “pacíficas vigilias comunitarias” por la Sociedad de Protección de Niños no Nacidos (SPUC, en inglés), esas reuniones tienen lugar en los aledaños de los centros sanitarios y buscan “ofrecer apoyo a mujeres”, defiende la portavoz de esa organización, Grace Browne.

Esta ONG quiere “acabar con el aborto a través de la legislación”, y conseguir “un cambio cultural (...) donde la mujer no necesite abortar”, afirma a EFE Browne.

Su presencia en las inmediaciones de clínicas u hospitales responde a “la intención de ayudar a las mujeres y asistirlas (...) No estar presentes sería abandonarlas”, esgrime la SPUC, que, pese a no organizarlas directamente, sí apoya “a actuar en ellas”.

UN FENÓMENO RECIENTE

El fenómeno “lleva sucediendo durante cinco años” relata a Efe el doctor Greg Irwin, de la Unidad de Maternidad del Hospital Universitario de Reina Elizabeth en Glasgow.

Irwin señala como responsables a la organización 40 Days for life ("40 Días por la vida"), que dirige una campaña internacional que busca terminar con la práctica del aborto en comunidades locales través del rezo. Sus miembros se congregaron enfrente del hospital doce horas diarias durante el tiempo de Cuaresma en 2018.

El médico relata cómo llegó a contramanifestarse cerca de ellos “con una pancarta defendiendo el aborto” en sus días libres, para “hacer saber a las mujeres que estamos de su lado”.

“Es exasperante”, afirma el doctor. “Trabajamos aquí, dando lo mejor a nuestros pacientes” para que un grupo fuera “las moleste y les haga sentir mal en lo que puede ser el peor día de su vida”.

Comparte esa opinión la diputada laborista Monica Lennon quien ha hecho frente a estos grupos durante sus vigilias.

“Se autoproclaman pacíficas, y afirman ofrecer oraciones, pero en realidad son bastante intimidatorias”, declara a EFE en una manifestación celebrada en Edimburgo recientemente.

Lennon, al igual que Mackay, reclama acción al Gobierno escocés: “Las mujeres se sienten acosadas y traumatizadas por los mensajes y quieren que eso pare”.

La inacción política hasta ahora se ha debido en parte a la disputa de competencias entre los gobiernos regional y nacional.

Esta ley sirve para “romper ese bloqueo político”, asevera su promotora, Mackay.

UN MOMENTO TRAUMÁTICO

“Las mujeres están bajo un gran estrés mental en el momento que buscan el servicio de aborto. No hay mujer que lo haga a la ligera. Vienen de diferentes entornos y tienen diferentes perspectivas (...) pueden haber sido objeto de control, sufrido abusos o violadas”, ejemplifica el médico.

“Los manifestantes lo saben y tratan de captar a estas mujeres en el momento más vulnerable”, agrega.

La SPUC entiende que “algunas mujeres afirmen que las vigilias les hagan sentir intimidadas o acosadas”, dice Browne, quien defiende pese a todo que las “mujeres que se benefician de las vigilias son desplazadas de esta conversación”.

Browne blande asimismo "la ausencia de incidentes alrededor de las vigilias”, como afirmó un estudio del Ministerio del Interior en 2018, que concluyó que eran “pacíficas, pasivas y naturales”.

Por ello, reivindica que “no hay razón para creer que causen gran estrés para las mujeres”, antes de juzgar que la razón de muchas de estas interrupciones del embarazo se deben a que "en Escocia no se recibe apoyo, no se reciben cuidados. (Las mujeres) son arrojadas a esta decisión”.

“Pretenden hacer creer que los hospitales están sólo para el aborto”, contraargumenta el doctor Irwin.

Las “matronas, enfermeras y ginecólogos informan de todas las opciones y procedimientos para cualquier mujer en esa situación”, para que las mujeres tomen "la mejor decisión informada”, que sea cual sea “será apoyada”, señala.

Guillermo Garrido

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.