U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,841.94
    +73.47 (+1.95%)
     
  • Dow Jones

    31,496.30
    +572.16 (+1.85%)
     
  • Nasdaq

    12,920.15
    +196.68 (+1.55%)
     
  • Russell 2000

    2,192.21
    +45.29 (+2.11%)
     
  • Petróleo

    66.28
    +2.45 (+3.84%)
     
  • Oro

    1,698.20
    -2.50 (-0.15%)
     
  • Plata

    25.30
    -0.17 (-0.65%)
     
  • dólar/euro

    1.1916
    -0.0063 (-0.52%)
     
  • Bono a 10 años

    1.5540
    +0.0040 (+0.26%)
     
  • dólar/libra

    1.3834
    -0.0060 (-0.43%)
     
  • yen/dólar

    108.3600
    +0.3840 (+0.36%)
     
  • BTC-USD

    49,672.70
    +1,095.41 (+2.25%)
     
  • CMC Crypto 200

    982.93
    +39.75 (+4.21%)
     
  • FTSE 100

    6,630.52
    -20.36 (-0.31%)
     
  • Nikkei 225

    28,864.32
    -65.78 (-0.23%)
     

El Partido Comunista aprovecha la guerra comercial para desatar el nacionalismo en China

J.F. Moreno
El bailarín Huang Doudou (C, primera fila) con una bandera nacional china canta con otros artistas durante un flash mob que celebra el 70 aniversario de la liberación de Shanghai en Century Square el 26 de mayo de 2019 en Shanghai, China. China marca el 70 aniversario de la liberación de Shanghai el 27 de mayo de 2019. Foto de VCG a través de Getty Images.
El bailarín Huang Doudou (C, primera fila) con una bandera nacional china canta con otros artistas durante un flash mob que celebra el 70 aniversario de la liberación de Shanghai en Century Square el 26 de mayo de 2019 en Shanghai, China. China marca el 70 aniversario de la liberación de Shanghai el 27 de mayo de 2019. Foto de VCG a través de Getty Images.

“No digas que no te avisamos”, publicó esta semana en un comentario el Diario del Pueblo, la voz oficial del Partido Comunista de China (PCCh), una advertencia que los dirigentes chinos han usado antes de irse a la guerra con India en 1962, el conflicto fronterizo con los soviéticos de 1969 y previo a la ofensiva contra Vietnam en 1979.

Aunque esa advertencia también la han usado algunas veces sin que se hayan desencadenado acciones bélicas, está claro que el PCCh está elaborando una narrativa nacionalista en la que se presenta a Estados Unidos como un hostigador temerario y a China como un defensor competente.

Es solo a través de la prensa, controlada totalmente por el PCCh, como se pueden dilucidar las acciones que la dirigencia china está tomando para manejar en el interior del país la guerra comercial con Estados Unidos y cuál es la reacción de la gente del común ante la tensa situación que amenaza con desestabilizar la economía de su país.

El mismo diario publicó una imagen con tres eslóganes en letras doradas sobre la bandera china que rezan: “¡Si quieres negociar, entonces adelante! ¡Si quieres pelear, vamos! ¡Si quieres intimidarnos, entonces olvídalo!

Patriotismo y propaganda

Algunos analistas políticos y de medios chinos consideran que con la cobertura antagónica que la prensa esta dando, desde que a principios de mayo las negociaciones entre Washington y Pekín se enfriaron, el PCCh busca alinear a la opinión pública con la posición del Estado.

La dirigencia china está usando una táctica ya conocida de obtener el apoyo de la opinión pública en medio de una crisis nacional apelando a una constante retórica encendida de enfrentamiento con otro país que lleve a una cohesión política contra un enemigo común.

“No son inesperados estos artículos de opinión patrióticos o recortes de prensa que acusan a Estados Unidos de acosar a China, sino que se basan en los esfuerzos realizados durante años para vender una narrativa sobre el siglo de la humillación y la necesidad de que China se levante y se defienda”, aseguró Emilie Xie, experta en política y medios chinos, a la revista Columbia Journalism Review.

Todos los medios en China, estatales y comerciales, son monitoreados, censurados y para los temas delicados, como la guerra comercial con Estados Unidos, solo pueden publicar contenidos que hayan sido emitidos por los tres principales medios de comunicación chinos: CCTV, Diario del Pueblo y la Agencia Xinhua, en conjunto conocidos como “la garganta y lengua” del PCCh.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, además de provocar un repunte del patriotismo chino, está haciendo temblar a los mercados y las economías de todo el planeta. Foto montaje: Getty Images.
La guerra comercial entre Estados Unidos y China, además de provocar un repunte del patriotismo chino, está haciendo temblar a los mercados y las economías de todo el planeta. Foto montaje: Getty Images.

Un artículo de esa revista señaló además que debido a la dificultad de los chinos para acceder a fuentes de información confiables, solo pueden leer los contenidos con un fuerte sentimiento nacionalista que se difunden a través de las redes sociales y si se busca información sobre la guerra comercial, en el internet chino solo se pueden encontrar informaciones parciales sobre las negociaciones.

“En sus informes sobre la guerra comercial, los medios estatales han enfatizado en la vulnerabilidad de Estados Unidos: el daño que los aranceles chinos podrían infligir a la economía de Estados Unidos y el sufrimiento de los agricultores estadounidenses. En contraste, China se presenta como un país bajo un liderazgo seguro y en control del impacto en su economía e industrias”, indicó el informe.

En el fondo, el mensaje del PCCh a la población es que bajo su dirigencia China se ha vuelto un país rico y poderoso al que Estados Unidos ve como una amenaza que se debe contener y la guerra comercial es una de esas estrategias de Washington que traerá tiempos difíciles para los chinos, pero los responsables son los estadounidenses, hay que culparlos a ellos y no a nosotros.

La guerra comercial llega al ‘prime time’

Los canales de entretenimiento también han suspendido sus habituales películas y programas de televisión estadounidenses para reemplazarlos por cintas y documentales anti-estadounidenses, y los aficionados a la serie de televisión de HBO Juego de Tronos no pudieron ver el gran final de la serie el pasado 19 de mayo ante la prohibición del gobierno chino para que se transmitiera el último episodio.

Sin embargo, lo que verdaderamente exacerbó el patriotismo de muchos de los chinos fue la orden ejecutiva que firmó el presidente estadounidense, Donald Trump, en la que prohíbe el uso de equipos de telecomunicaciones de Huawei y el posterior anuncio de compañías estadounidenses de no continuar trabajando con la empresa china.

En las redes sociales chinas ha habido varios comentarios sobre el tema y han llamado a hacer un boicot contra los teléfonos IPhone, que si bien han perdido popularidad en los últimos años, continúan siendo una de las marcas más demandadas en China e incluso el CEO de Huawei, Ren Zhengfei, confesó en una entrevista reciente en la televisión china que sus hijos usan móviles de la empresa de Cupertino.

 El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinping, llegan a una cena de estado en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, China, el 9 de noviembre de 2017. REUTERS / Thomas Peter
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinping, llegan a una cena de estado en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, China, el 9 de noviembre de 2017. REUTERS / Thomas Peter

“Las funciones de Huawei son comparables a las de los iPhone de Apple o incluso mejores. Tenemos una alternativa de teléfono inteligente tan buena, ¿por qué seguimos usando Apple?” o “Creo que la marca de Huawei es increíble, corta una manzana en ocho partes” (haciendo referencia al logo rojo de la compañía china y el de Apple), son solo algunos de las miles de entradas sobre el tema en la última semana.

En Weibo, el Twitter chino, los internautas también han publicado fotografías de restaurantes chinos que exhiben pancartas rojas en las que anuncian un incremento del 25 por ciento en los precios para las personas que porten un pasaporte de Estados Unidos.

Una guerra popular

El Diario del Pueblo en uno de sus artículos de opinión calificó la disputa comercial como “una verdadera guerra popular” y eso traduce en un aviso a los 1.400 millones de chinos para dejar de consumir productos de otro país. Japón ya lo experimentó en 2012 con fuertes caídas en las ventas de automóviles.

En el caso de Estados Unidos, además de algunos productos agrícolas, uno de los sectores más expuestos es el sector de hardware tecnológico, siendo Qualcomm (QCOM), Broadcom (AVGO), Texas Instruments (TXN) y Micron Technology (MU) las empresas de EEUU con mayores ventas en China.

Algunas marcas de consumo estadounidenses como General Motors (GM), Apple (AAPL) o Starbucks (SBUX) han hecho inversiones fuertes en China y a pesar de que siguen teniendo un gran porcentaje en el mercado, eso no significa que no vayan a salir perjudicadas en un eventual boicot a gran escala organizado desde el gobierno chino.

Cheng Yizhong, un veterano periodista chino, le dijo a Columbia Journalism Review que está convencido de que los dos países eventualmente se comprometerán y alcanzarán un acuerdo.

“Es probable que China y Estados Unidos no se separen por completo (…) Lo que está sucediendo hoy solo son dos dictadores belicosos con grandes egos que se niegan a ceder”, opina.

Artículos relacionados que te pueden interesar: