U.S. Markets close in 3 mins

Impactos del coronavirus en el turismo se sentirían hasta 2021

Nikki Ekstein

(Bloomberg) -- A principios de esta semana, incluso cuando la propagación de la infección del nuevo coronavirus parecía estar disminuyendo, los efectos de la epidemia en la industria turística mundial se aceleraban rápidamente.

El impacto de la enfermedad similar a la neumonía causada por el virus, llamado Covid-19, ya se está sintiendo en todo el continente asiático, donde los viajes de placer y negocios contribuyeron US$884.000 millones al producto interno bruto en 2017, el año más reciente del que el Consejo Mundial de Viajes y Turismo ha compilado datos (las proyecciones para 2018 son de aproximadamente US$1 billón). Solo para China, el turismo receptor generó US$127.300 millones en 2019, según la oficina de turismo del país.

Sin embargo, a medida que los diagnósticos aumentan nuevamente, agentes de viajes, operadores y hoteleros se preparan para al menos meses, si no es un año completo, de interrupción económica por el brote, con efectos a largo plazo que pueden afectar hasta 2021.

“El número de cancelaciones de viajes, no solo a China sino a todo el continente asiático, crece cada día”, dice Jack Ezon, fundador y socio gerente de la agencia de viajes de lujo Embark Beyond. “La gente está desanimada. Lamentablemente, muchos solo dicen: ‘No sé si quiero viajar a algún lado en este momento’. O, en muchos casos, ‘iré el año que viene’”.

Hasta ahora, casi 75% de sus viajeros han cancelado sus salidas de febrero y marzo a países del sudeste asiático, que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. aún consideran que tienen un riesgo menor de nivel uno para el coronavirus. El 100% de las lunas de miel que su agencia había reservado para la región han sido canceladas y reservadas para destinos alternativos como Maldivas, África austral y Australia.

El director ejecutivo de Hilton, Chris Nassetta, dijo a inversionistas el 11 de febrero que espera que el impacto del nuevo coronavirus dure de seis a 12 meses: “tres a seis meses de escalada e impacto del brote, y otros tres a seis en recuperación”, indicó. Estimó que el costo para su empresa podría ser de US$25 millones a US$50 millones.

¿Por qué tanto tiempo?

Cuando se trata de viajes de placer, la pregunta más importante generalmente gira en torno a la ubicación. Una vez decidida, el clima lo dicta todo. “El norte de Asia se puede visitar durante todo el año, pero el sudeste asiático es mucho más difícil”, dice Catherine Heald, cofundadora y directora ejecutiva de la empresa especialista en viajes en Asia llamada Remote Lands. “Debido a los monzones y las temperaturas muy altas en la mayor parte de esa región”, que duran aproximadamente de marzo a septiembre, “la gente no considera seriamente volver a reservar hasta el otoño”, dice.

Para las familias, el tema de los colegios puede complicar los planes. “Teníamos una familia que buscaba viajar durante las vacaciones de primavera, y no tendrán ese mismo período de tiempo hasta las vacaciones de primavera del próximo año”, dice ella. “Están volviendo a reservar para 2021”. La misma lógica se aplica para aquellos que específicamente querían ver flores de cerezo en Japón o flores que florecen junto a caminatas en Nepal, razones comunes para planificar un viaje de primavera.

Los clientes de Catherine son de los más propensos a ayudar a la industria a recuperarse. Hasta ahora, su compañía ha tenido menos cancelaciones que sus competidores debido a la forma en que se dirige a los viajeros de ocio y de alto gasto. Un viaje promedio con Remote Lands cuesta US$1.500 por día para dos personas, lo que la convierte en proveedora de vacaciones de ensueño, viajes que la gente ansía realizar.

“La gente gasta mucho tiempo y dinero planeando estos viajes”, dice ella. “Quieren hacerlos realidad”. Su solución hasta ahora ha sido simplemente redirigir tarifas aéreas a través de centros no afectados, reemplazando rutas a través de Hong Kong o Shanghái con conexiones en Tokio, Seúl o Dubái. El costo, dice, puede variar según la disponibilidad de tarifas y el tipo de boletos reservados. ”En una escala de 1 al 10, la interrupción de nuestro negocio ha sido de 2 o 3”, dice Catherine, explicando que la disposición de los viajeros a posponer, en lugar de cancelar, mantiene su balance general casi intacto.

China contra el resto del continente

El negocio en China ya fue bajo este año debido a la prensa negativa sobre las guerras comerciales. Catherine dice que solo 3 de los 400 viajes que reservó el año pasado fueron únicamente para China.

El resto de la región del sudeste asiático se había beneficiado del desbordamiento, pero ese impulso está ahora en pausa. “La gente está cancelando Sri Lanka e India solo porque es parte de Asia”, dice Ezon. “Realmente no ha habido casos allí, pero se desconoce tanto que las personas simplemente se mantienen alejadas” (Sri Lanka ha informado un caso de alguien infectado con el nuevo coronavirus e India ha informado tres hasta ahora, según el rastreador de coronavirus de Bloomberg).

Los hoteles entienden los temores de los viajeros, por absurdos que parezcan. Muchos han extendido sus políticas de gracia que permiten a las personas cambiar sus planes en toda la región de Asia y el Pacífico sin costo, siempre que vuelvan a reservar antes de la temporada festiva de 2020. Al igual que Catherine y sus colegas especialistas en viajes, muchos hoteles esperan retener mejor sus ingresos de 2020 y mitigar las cancelaciones directas.

Nota Original:Coronavirus’s Effect on Tourism to Carry Into 2021, Experts Say

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodríguez, carlosmr@bloomberg.net

Reportero en la nota original: Nikki Ekstein en New York, nekstein@bloomberg.net

Editor responsable de la nota original: James Gaddy, jgaddy@bloomberg.net

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.