U.S. markets closed

Por qué la bolsa quiere que Trump gane a Sanders y sea reelegido

A pesar de que los inversores alcistas miran entusiasmados los resultados del martes por la noche en las primarias en New Hampshire, en el fondo de su alma solo quieren ver a una persona en la presidencia en noviembre.

Hablamos del tipo bronceado de pelo dorado que ocupa actualmente la Casa Blanca.

“Creo que va a provocar algo de volatilidad a corto plazo, especialmente si le va muy bien en las primarias”, dijo el veterano operador Tom Essaye de Sevens Report Research en The First Trade de Yahoo Finance. Essaye se refería al continuo aumento en las encuestas del autodenominado socialista democrático, Bernie Sanders.

El político de 78 años defensor del Medicare para todos y de los impuestos a los ricos se ha mantenido fiel a sus raíces atacando a las grandes empresas durante la campaña. Si bien el mercado ha seguido haciendo caso omiso al aumento reciente de Sanders en las encuestas, sin duda muchos inversores que con Trump han disfrutado de un contexto por lo general favorable están preocupados (aunque aún no están deshaciéndose de sus acciones). Los expertos opinan que una presidencia de Sanders podría ser diametralmente opuesta a la de Trump en lo referido a las regulaciones y los impuestos.

“El mercado quiere que Trump siga siendo presidente porque es el que mejor se lleva con los accionistas”, dijo.

Bernie Sanders, candidato a presidente del Partido Demócrata y actual senador independiente por Vermont, de pie junto a su esposa Jane Sanders, izquierda, después de intervenir en el acto de campaña celebrado en el Whittemore Center Arena de la Universidad de Nuevo Hampshire (en Durham), el lunes 10 de febrero de 2020 (AP Photo / Andrew Harnik).

El estratega de JPMorgan, Jesse Edgerton, señala con razón que aun cuando Sanders se convirtiera en presidente, sus políticas de inclinación izquierdista están lejos de bloquear el sistema de controles y equilibrios. “Concretamente, aprobar políticas fiscales controvertidas casi con toda certeza requeriría el control demócrata de la Cámara de Representantes y el Senado”, escribe Edgerton.

El estratega estima un 10 % de probabilidades de que Bernie Sanders o Elizabeth Warren se conviertan en presidentes y de que los demócratas controlen ambas Cámaras. Por tanto, en el corto plazo, es una noticia algo tranquilizadora para los inversores.

“Parece poco probable que todos los astros se alineen al mismo tiempo: que Sanders o Warren sean nominados candidatos, que los demócratas arrasen llevándose la presidencia y el Congreso y que haya una oleada de apoyo en torno a unas políticas actualmente controvertidas. Estimamos que la probabilidad de cambios drásticos en la política se sitúa por debajo del 5 %”, concluye Edgerton.

Essaye piensa que el comodín es el esperanzador candidato demócrata a la presidencia Michael Bloomberg.

“Si queda Bloomberg, creo que la política empezará a influir en los mercados. Bloomberg no es tan amigable como Trump [para los mercados] y creo que el mercado consideraría a Bloomberg como el adversario más viable para vencer a Trump”.

Artículos relacionados:


Brian Sozzi