U.S. Markets closed

Prestamistas dan créditos con una extraña garantía: fotos tuyas sin ropa

¿Quieres el nuevo IPhone y no tienes historial crediticio o ningún medio tradicional te ofrece crédito? Un prestamista puede darte el dinero y si te demoras en pagar, como respaldo de la deuda te pedirá que le envíes una foto desnuda con tu documento de identidad en la mano.

Un creciente número de “millennials” chinos atrapados por el consumismo se han acogido a los préstamos y pagos en cuotas, lo que ha llevado a un auge de la industria de los microcréditos, que siempre busca nuevas alternativas para garantizar el pago de las deudas.

Así nacieron los “servicios de prestamos desnudos”, una modalidad que se aprovecha de mujeres jóvenes chinas desesperadas en busca de prestamos para comprar un automóvil, el último iPhone o cosas simples como una hamburguesa o boletos para ingresar a conciertos, los cuales pueden pagar en 36 cuotas mensuales con intereses que suben exponencialmente.

Los préstamos que piden como garantía de cobro fotos de desnudos se han convertido en una tendencia en China en la que se han visto atrapadas muchas jóvenes. Foto: Getty Images.

Incluso servicios sexuales

Las mujeres estudiantes universitarias y de regiones rurales, entre los 19 y 23 años, han sido las principales víctimas de estos prestamistas de dudosa reputación, quienes después de que los intereses han hecho insostenibles las deudas, les piden como respaldo una foto desnuda sosteniendo el documento de identidad, bajo la amenaza de que en caso de continuar en mora, la darán a conocer a sus familiares y amigos.

El fenómeno, que aún persiste a pesar de los controles gubernamentales, fue dado a conocer por el diario Beijing Youth Daily, el periódico oficial de la Liga de la Juventud Comunista, que admitió que la práctica era un “secreto a voces” que incluía chantajes con las fotografías desnudas y a veces demandaban servicios sexuales cuando las mujeres no podían pagar las tasas de interés que podían llegar hasta el 30 por ciento semanal.

Con las fotos “pueden obtener de dos a cinco veces la cantidad de dinero del préstamo, pero cuando no pueden pagar a algunas las han amenazado con publicar las fotografías, y algunos prestamistas incluso exigen que las alumnas proporcionen servicios sexuales”, indicó ese medio.

Un ejemplo real

Lin Xiao, una estudiante de la provincia de Jiangsu que prefirió no dar a conocer su nombre real, indicó que sus problemas comenzaron cuando pidió prestados 500 yuanes, unos 75 dólares, a un prestamista para iniciar una tienda online. El interés de un 30 por ciento semanal sobre el préstamo muy pronto se volvió como una bola de nieve y rápidamente necesito más dinero para pagar la deuda.

Obtuvo nuevos préstamos por 120.000 yuanes de 15 diferentes prestamistas que pronto se convirtieron en 250.000 (unos 38.000 dólares) por los intereses.

Con el agua hasta el cuello, finalmente la mujer entregó una fotografía desnuda a cambio de un préstamo más grande para cubrir la deuda, y tuvo que incluir información personal como números de contacto y direcciones de sus familiares. El diario señaló que cuando ella no pudo pagar, el prestamista amenazó con mostrarle las fotografías a su familia y amigos.

Tuvo que enviar más fotos desnuda y cuando ya no tuvo más opciones, habló con su familia y todos comenzaron a pagar la deuda.

Muchos más casos

Ese reportaje llevó a que las autoridades comenzaran a combatir a los prestamistas que usaban este tipo de estrategias y la Comisión de Gestión Integral de Seguridad Pública Central de China reveló el caso de Bing Chen, una mujer de la ciudad china de Nanjing, quien recibió una foto desnuda de su hija, Xue, a través de un mensaje de texto de un prestamista ilegal.

La obsesión por el consumismo se está convirtiendo en un grave problema social entre los jóvenes chinos. Foto: AFP.

Según esa oficina estatal, Xue envió varias fotos de ella desnuda después de recibir un préstamo de 4.000 yuanes (800 dólares) que aumentó a 100.000 yuanes (20.000) en solo seis meses.

El caso de Xue no fue el único, en 2016 los prestamistas filtraron en Internet un total de 10 gigabytes de fotos y videos de 161 mujeres jóvenes desnudas, todas ellas sosteniendo su documento de identificación de manera que fuera legible para corroborar su identidad, y quienes por lo general pedían prestado sumas entre los 1.000 y 2.000 dólares con tasas de interés de hasta el 30 por ciento.

A pesar de los esfuerzos estatales por acabar este tipo de prácticas, medios locales han reportado que este tipo de prestamos todavía abundan en algunas plataformas de los medios sociales chinos.

Una generación atrapada en la deuda

Según una investigación de la compañía financiera china And Financial, 45 millones de las 170 millones de personas nacidas después de 1990 en China tienen una cuenta de microcrédito de esa empresa, la cual usan no solo para comprar artículos caros como automóviles o televisores sino pequeñas compras diarias que se pagan en cuotas mensuales a largo plazo.

El gerente de la firma china de investigación de mercado Daxue Consulting, Thibaud Andre, señaló recientemente a la cadena australiana ABC que muchos millennials estaban usando los microcréditos debido al alto costo de vida en las ciudades, principalmente.

El experto precisó que existe una brecha generacional que divide a las personas mayores que no les gusta comprar lo que no pueden pagar en el momento y los millennials que son más “pragmáticos” y optan por comprar todo lo que necesitan de una sola vez.

A modo de ejemplo, los millennials optan por comprar todos los componentes electrónicos que necesitan al mismo tiempo, como una computadora, altavoces y todos los dispositivos, sin esperar a ahorrar para cada artículo y comprarlos uno por uno.

Dorritt Chen, un analista de finanzas de Euromonitor International en China, indicó que los millennials chinos han acogido mayoritariamente los microcréditos debido a la facilidad para obtener préstamos en las plataformas de comercio electrónico, que facilitan el endeudamiento sin importar el historial crediticio o si tienen o no trabajo.

Un usuario de la red social china Weibo aseguró sobre el tema: “El fenómeno de los préstamos desnudos revela el problema de la juventud moderna. Su creciente deseo de riqueza material es cada vez más incompatible con las situaciones de la vida real (…) la vida de las personas de ‘clase baja’ es fea e indeseable; una vida decente y acomodada se ha convertido en la norma”.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Jóvenes humildes son secuestradas en Vietnam y vendidas como esposas en China por el mismo precio de un búfalo

El cruel negocio de los niños luchadores de Muay Thai