U.S. Markets closed

Un suizo donará mil millones de dólares para luchar contra el cambio climático

Biodiversidad marina en Curaçao. (Getty Images)

Todos los días son el Día de la Tierra no solo el 22 de abril, por eso el millonario suizo, Hanjsjörg Wyss, ha decidido llevar a cabo algo que poca gente realiza de manera efectiva: impactar directamente en la lucha contra el cambio climático.

Hace pocos días, las élites que se rascaron los bolsillos en donaciones para reconstruir la catedral de Notre Damme recibieron un mar de críticas debido a la falta de consideración a la hora de aportar dinero destinado a otras cuestiones más humanas. Wyss es una de las excepciones que rompen la regla ya que donará mil millones de dólares en un periodo de 10 años con el fin de llegar a 2030 con el 30 por ciento del planeta salvado.

Él mismo realizó el anuncio a través de un artículo que elaboró para The New York Times, en el que trató de concienciar a sus lectores de que la situación que vive la Tierra y cómo en pocos años el cambio climático provocará una situación insostenible.

Glaciar Perito Moreno en Argentina. (Getty Images)

“Se estima que las especies de plantas y animales del planeta están desapareciendo a una velocidad 1.000 veces más rápida que antes de que los humanos llegaran. El cambio climático está alterando los sistemas naturales“, señaló Wyss en un texto reproducido por diferentes medios después de su publicación en el periódico estadounidense.

La idea que el suizo evocó en su artículo es la de que cada persona se responsabilice de su parte del planeta y preserve en su estado natural lo que está en su mano. De esta manera, y atendiendo a las proclamas de gran parte de la comunidad científica, se logrará salvar al menos la mitad del globo terráqueo, una obligación si se quiere evitar la extinción de infinidad de especies de plantas y animales. Eso sin contar con las necesidades básicas que necesita el ser humano para sobrevivir: aire limpio, agua, alimentos… la biodiversidad es clave y, tal y como reiteró Wyss, es necesario llevar a cabo acciones efectivas.

Su manera de aportar es económica y su pretensión es también la de inspirar a compañías, individuales, filántropos y, sobre todo, líderes gubernamentales a que tomen medidas urgentes par hacer de éste un mundo más sostenible. Afirmó que no hay tiempo que perder debido a que hay una “brecha enorme” entre el mundo natural protegido y el que realmente debería estar protegido.

Un rayo cae sobre un edificio en Irak. (Getty Images)

“Por mi parte, he decidido donar mil millones durante la próxima década para ayudar a acelerar los esfuerzos de conservación de la tierra y el océano en todo el mundo, con el objetivo de proteger el 30 por ciento de la superficie del planeta para 2030“, sostuvo Wyss.

Esta suma se repartirá en diferentes áreas. Por un lado apoyará a las iniciativas locales y sus esfuerzos para crear un ambiente más sostenible a través de distintos proyectos. A través de este tipo de apoyos, el millonario suizo basará su estrategia en presionar de manera global a las instituciones con más peso para proteger la tierra y los océanos. También financiará estudios que aporten al objetivo final de salvar el planeta.

Wyss se muestra de lo más positivo con la posibilidad de un cambio radical, “porque he visto se puede lograr”. Sus prioridades iniciales son las de recuperar los arrecifes de coral del Caribe, los glaciares de Zimbabwe y los glaciares de Argentina. Su pretensión es que la cumbre del clima que se celebrará en septiembre dé pasos de gigante en aras a un compromiso global que desemboque en acciones urgentes para salvar lo que es nuestro.