Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,431.60
    -2.14 (-0.04%)
     
  • Dow Jones

    38,589.16
    -57.94 (-0.15%)
     
  • Nasdaq

    17,688.88
    +21.32 (+0.12%)
     
  • Russell 2000

    2,006.16
    -32.75 (-1.61%)
     
  • Petróleo

    78.49
    -0.13 (-0.17%)
     
  • Oro

    2,348.40
    +30.40 (+1.31%)
     
  • Plata

    29.62
    +0.55 (+1.91%)
     
  • dólar/euro

    1.0709
    -0.0033 (-0.31%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2130
    -0.0250 (-0.59%)
     
  • dólar/libra

    1.2686
    -0.0075 (-0.59%)
     
  • yen/dólar

    157.3230
    +0.3410 (+0.22%)
     
  • Bitcoin USD

    66,246.87
    -597.59 (-0.89%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,403.94
    -13.93 (-0.98%)
     
  • FTSE 100

    8,146.86
    -16.81 (-0.21%)
     
  • Nikkei 225

    38,814.56
    +94.09 (+0.24%)
     

Le dieron US$ 85 millones a este adolescente para construir "armas de hidrógeno": todo salió mal

A los 19 años, Ethan Thornton tuvo la idea de montar una empresa que desarrolle armas impulsadas por hidrógeno, con el objetivo de terminar con la dependencia del ejército estadounidense a las municiones de pólvora

Bautizó a la empresa con el nombre de Mach Industries y, tras abandonar los estudios en el MIT, comenzó a trabajar en la investigación y desarrollo de una artillería que podría reabastecerse mediante generadores de hidrógeno desplegados en el frente, lo que daría a los militares una ventaja crítica en el campo de batalla.

Los inversores se abalanzaron sobre lo que parecía ser una prometedora empresa de tecnología de defensa dirigida por un adolescente visionario que había abandonado los estudios.

PUBLICIDAD

Shaun Maguire, de Sequoia, codirigió una ronda de financiación inicial de 5 millones de dólares el verano pasado, el primer cheque de la firma de capital riesgo a una empresa de defensa. Tres meses después, Geoff Lewis, socio gerente de Bedrock, lideró una inversión de serie A de 79 millones de dólares, valorando la naciente startup en más de 300 millones de dólares.

Sequoia

Pero la vertiginosa financiación de Mach Industries estuvo precedida por un preocupante, y casi fatal, paso en falso. Meses antes, Thornton y otro empleado estuvieron a punto de morir mientras probaban un arma.

Cuatro antiguos empleados comentaron a Forbes que Thornton había accedido a una cámara de explosión que rodeaba un arma propulsada por hidrógeno, cuando el gas se encendió inesperadamente, haciendo estallar la maquinaria y enviando un chorro de metralla por toda la habitación.

Thornton salió milagrosamente ileso, pero un colega que ayudaba en la prueba fue trasladado al hospital con cientos de trozos de metal en el cuerpo. El empleado se recuperó, aunque parte de las heridas permanecieron.

Mach Industries forma parte de una nueva lista de empresas de tecnología de defensa, dirigidas por jóvenes y patrióticos empresarios que buscan crear empresas al servicio de los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos. Están impulsando un auge de la tecnología de defensa repleto de financiación de capital riesgo; entre 2018 y 2023, 100.000 millones de dólares en financiación de riesgo se vertieron en el sector, según Pitchbook .

Mach Industries

En este sector, la visión de Silicon Valley de "moverse rápido y romper cosas" parece un enfoque poco inteligente para la construcción de armas. Las entrevistas realizadas a nueve empleados actuales y antiguos de Match Industries revelan una empresa caótica en su fase inicial que no logró materializar la visión que esperaban los inversores, agravada por problemas de seguridad y un enfoque juvenil del liderazgo.

Más allá de las armas de fuego impulsadas por hidrógeno que funcionan como cañones neumáticos, Mach ofreció a los inversores Prometheus, un generador de hidrógeno celular que podría desplegarse en el campo de batalla. Pero, según tres antiguos empleados, el dispositivo fue desechado cuando Mach no pudo encontrar una forma rentable de producir el combustible de aluminio necesario para la producción de hidrógeno.

"Me di cuenta de que esto no era de lo que quería formar parte", afirmó un antiguo empleado de Mach Industries. "Lo más preocupante de todo, sinceramente, fue el aspecto financiero", dijo Eric McManus, exdirector de programa y veterano de la Marina estadounidense que abandonó la compañía el año pasado. "¿Recibir tanto dinero de pronto, sin ningún producto real, sin una prueba de vuelo, sin una demostración, fue sorprendente".

Mach Industries

Las pruebas que se realizaron no salieron bien

 

Durante una de propulsión a chorro el año pasado, Thornton intentó sujetar un dron no tripulado con las manos mientras estaba en pleno rendimiento para ayudar a estabilizarlo para el lanzamiento, según entrevistas con varias personas que estuvieron presentes.

Los presentes estaban consternados; entre otros muchos riesgos, el dron podría haber volcado y convertirse en un proyectil, poniendo en peligro a todos los que se encontraban en el campo de pruebas, dijeron tres ex empleados a Forbes. Los administradores del campo de tiro suspendieron la prueba, dijeron.

Mientras tanto, los empleados de Mach luchaban contra el arrogante estilo de liderazgo de Thornton y su sentido del humor. En un momento dado, un televisor en el vestíbulo principal de la sede de Austin mostraba un cronómetro llamado "Tiempo hasta la invasión de Taiwán" que, según una foto vista por Forbes, calculaba que un ataque chino se produciría en 1800 días, el tiempo en el que Mach debía estar listo para desplegar su producto. "Estuve en el estrecho de Taiwán mientras había disturbios civiles en 2008, y probablemente aún estaba en la escuela", dijo McManus. "Me pareció muy ofensivo".

En otra ocasión, durante una reunión del equipo, Thorton comparó la jerarquía de Mach con la de una secta: líder, clero, sacerdotes, líderes comunitarios, verdaderos creyentes. Una foto de una pizarra blanca mostraba la frase "¿Qué es una secta?", encima de una descripción de sus diversas características, como "Vida comunitaria: todas las interacciones juntas. Nacimiento, vida, muerte. Comer, respirar, dormir" y "Mente de colmena: verdadero amor por los compañeros". Los empleados se quedaron perplejos ante la analogía.

Estados Unidos ejército

Thornton desestimó responder preguntas, pero sí publicó un extenso artículo de blog en la página web de la empresa en el que abordaba algunas de las cuestiones planteadas por Forbes. "Estamos construyendo una empresa increíblemente difícil y, como en la mayoría de las nuevas empresas, la probabilidad de error es alta", escribió. "Como empresa de un año, cometimos muchos errores, pero como parte de nuestra cultura, trabajamos para solucionarlos, aprender de ellos y mejorar sin descanso".

Bedrock y Sequoia no respondieron a las solicitudes de comentarios.

mach industries


La carrera de Thornton

 

El joven empresario construyó su equipo en torno al objetivo de ayudar a los intereses militares de Estados Unidos, que comenzó cuando creció ayudando a su abuelo en una granja del oeste de Texas. "Trabajaba desde un dormitorio hace 15 meses", escribió en la entrada del blog. "Hoy, escribo esto desde nuestra fábrica de 115.000 pies cuadrados, donde trabajo junto a personas a las que admiro profundamente para desarrollar productos que cambian el mundo para clientes que luchan en la guerra". Dijo que la empresa utilizó el 15% del dinero que recaudó y que actualmente cuenta con 45 empleados.

Thornton, que fue nombrado dentro de la lista de personalidades destacadas 2024 Forbes 30 Under 30 y Thiel Fellowship el año pasado, dijo anteriormente que pidió prestados 200 dólares a sus padres en el colegio para construir una pistola de gas rudimentaria utilizando "baterías de alimentador de ciervos y un electrolizador". Tras una temporada como mecánico, asistió al MIT, donde, según declaró a TechCrunch, reunió a un equipo de estudiantes universitarios y probó una «gran pistola montada bajo las vías del tren cerca del río Charles».

Durante sus estudios en el MIT, convenció a un equipo de expertos en hidrógeno dirigido por Erik Limpaecher, del laboratorio militar Lincoln Labs de la escuela, para que abandonaran sus puestos y trabajaran en su visión de sustituir la pólvora, fundando la empresa como Trident Industries a finales de 2022. Tras cambiar su nombre por el de Mach Industries, la empresa comenzó a desarrollar media docena de productos con nombres de dioses griegos, entre ellos un dron llamado Medusa y un globo de reconocimiento llamado Hades.

ejercito dron estados unidos

Tres meses después de que Bedrock liderara la ronda de financiación de serie A de Mach Industries en octubre de 2023, Limpaecher anunció en LinkedIn que abandonaba Mach para fundar una nueva empresa, "llevándose un equipo ya existente, tecnología, prototipos de productos, relaciones con los clientes e ingresos", poniendo fin de forma efectiva a las ambiciones de hidrógeno de la empresa.

En respuesta al post de Limpaecher, Thornton dijo: "A principios de este año decidimos separar a este equipo de Mach. Aunque se estaba ejecutando a un nivel increíble, pensamos que era mejor centrarnos en nuestra línea de productos principal". En una entrevista, Limpaecher dijo que estaba "contento de que Ethan apoyara sus planes".

En enero, la empresa pivotó para centrarse en un dron llamado Viper, un movimiento que la agrupa con muchas otras que compiten por vender drones al ejército estadounidense; la empresa preveía unos ingresos de unos 850.000 dólares este año con el producto, según documentos internos obtenidos por Forbes. Sin embargo, desde entonces se rediseñó como un misil de crucero que "cumplirá su función por menos del 25% del costo de los productos actuales", escribió Thornton la semana pasada en la entrada del blog.

Thornton  mach industries

Desde entonces, Thornton trasladó la sede de la empresa a Huntington Beach, California, cerca del barrio El Segundo, que atrajo la atención de inversores como Andreessen Horowitz y cuenta con una amplia reserva de talentos en hardware. También parece estar haciendo incursiones en el Pentágono; recientemente fue invitado a hablar en un panel organizado por el Laboratorio de Aplicaciones del Ejército norteamericano. Y esta semana reveló que "ejecutó con éxito un vuelo completo en un campo de pruebas militar" para otro producto no revelado que la empresa está desarrollando.

"Cuando fui a la universidad, quería ayudar a la seguridad nacional. Estaba, y sigo estando, increíblemente preocupado por la capacidad de Estados Unidos para librar una gran guerra", escribió Thornton en su blog la semana pasada, y añadió: "Entre inversores y reclutas, recibí mucha más tracción de la que esperaba".

Nota publicada en Forbes US.