U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,719.04
    +71.75 (+1.97%)
     
  • Dow Jones

    29,683.74
    +548.75 (+1.88%)
     
  • Nasdaq

    11,051.64
    +222.13 (+2.05%)
     
  • Russell 2000

    1,715.24
    +52.73 (+3.17%)
     
  • Petróleo

    81.96
    +3.46 (+4.41%)
     
  • Oro

    1,668.10
    +31.90 (+1.95%)
     
  • Plata

    18.90
    +0.56 (+3.04%)
     
  • dólar/euro

    0.9733
    +0.0135 (+1.41%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7050
    -0.2590 (-6.53%)
     
  • dólar/libra

    1.0881
    +0.0150 (+1.40%)
     
  • yen/dólar

    144.1200
    -0.6710 (-0.46%)
     
  • BTC-USD

    19,580.60
    +522.18 (+2.74%)
     
  • CMC Crypto 200

    447.53
    +18.75 (+4.37%)
     
  • FTSE 100

    7,005.39
    +20.80 (+0.30%)
     
  • Nikkei 225

    26,173.98
    -397.89 (-1.50%)
     

El día de la tecnoindependencia. El plan de China para no depender más de Occidente

·8  min de lectura
El primer gran avión de pasajeros de Comac, el C919, realiza un vuelo de prueba en Shanghai en 2017
Getty Images

Una evaluación sorprendentemente dura de la batalla tecnológica que enfrenta a China y Estados Unidos apareció en el sitio web de un prestigioso grupo de expertos con sede en Pekín el 30 de enero. El documento, publicado por el Instituto de Estudios Internacionales y Estratégicos (IISS) de la Universidad de Pekín, encontró que es probable que China sea el mayor perdedor del desacoplamiento tecnológico y económico en curso entre las dos potencias mundiales.

China carece de control sobre los sistemas informáticos centrales, afirma el documento, y está muy por detrás de Estados Unidos en una serie de áreas importantes, como semiconductores, sistemas operativos y la industria aeroespacial. Una semana después de su publicación, el documento desapareció de la web.

Las circunstancias en torno a su eliminación no están claras. Los jefes del Partido Comunista pueden haber decidido que indica debilidad en un momento en que Xi Jinping quiere proyectar fuerza: la de su país, la del Partido Comunista y (mientras se prepara para ser ungido presidente vitalicio a finales de este año) la suya propia.

Las conclusiones del informe son de hecho inconvenientes para Xi. Ha estado hablando de “autofortalecimiento” contra lo que su gobierno llama “estrangulamientos” que Occidente ejerce sobre el acceso a tecnologías críticas, desde semillas hasta semiconductores. El poder de Occidente para trabar a sus adversarios con sanciones está poniendo a prueba en Rusia. Los gobernantes de China observarán de cerca esa confrontación militar y económica porque puede iluminar sus propias vulnerabilidades. El XIV plan quinquenal de China, un programa estratégico publicado en 2021 que cubre los años hasta 2025, hace de la autosuficiencia en ciencia y tecnología una piedra angular de la política económica.

Los plazos del plan para que China se libere de la tecnodependencia existente se acercan rápidamente. El gobierno está invirtiendo miles de millones en el esfuerzo y convenciendo a las empresas chinas para que hagan lo mismo. El gasto público y privado combinado en investigación y desarrollo se disparó a un récord de 2,8 billones de yuanes (US$440.000 millones) en 2021 en un intento por ponerse al día con los rivales extranjeros. Eso equivale al 2,5% del PIB, todavía lejos del 3% de Estados Unidos, pero un poco más del 2% de hace cinco años. El 11 de febrero, Smic, el mayor fabricante de chips de China, dijo que invertiría US$5000 millones en 2022 en nuevas fábricas de semiconductores. Tres días después, la unidad de Hong Kong del banco británico Standard Chartered, se convirtió en la primera institución extranjera fuera de China continental vinculada directamente a CIPS, la respuesta china al sistema de pagos interbancarios rápidos con sede en Bélgica.

Para ver cuánto suma todo esto, The Economist ha examinado una serie de áreas en las que la dependencia de China de Occidente ha sido de particular preocupación para el partido y Xi. Si se analizan lo que se está haciendo en el desarrollo de las vacunas de ARN mensajeros, los agroquímicos, la industria aeroespacial civil o las redes de pago, las conclusiones reflejan lo mismo que indicaba el documento IISS: aunque ha habido un grado de autofortalecimiento, la autosuficiencia está algo lejana.

El progreso chino ha sido más pronunciado en campos que, aunque son tecnológicamente sofisticados, requieren cadenas de suministro menos extensas y complejas. En el caso de las vacunas, gran parte del progreso de China en la tecnología de ARN mensajero utilizada como Pfizer-BioNTech o Moderna se ha relacionado con un hombre, Ying Bo. Durante varios años, Ying trabajó en el desarrollo de la tecnología ARN mensajero en Moderna, antes de regresar a China desde Boston al comienzo de la pandemia. Su regreso a casa fue aclamado por los medios estatales como un patriota que responde al llamado de su país. Su empresa, Abogen Biosciences, ha trabajado con el Ejército Popular de Liberación para desarrollar las vacunas ARN mensajeros más avanzada del país, y formó parte de un programa que ha invertido al menos US$2300 millones en el desarrollo de vacunas locales.

Los resultados de los ensayos clínicos de fase uno de Abogen, conocido como ArcoVax, se publicaron recientemente, según los medios estatales. De alguna manera, eso parece impresionante, llegando solo un año y medio después de las versiones occidentales. Sin embargo, la compañía no ha hecho ninguna declaración sobre un despliegue amplio.

La economía china ha crecido más del seis por ciento en los últimos años, en comparación con una tasa de crecimiento de alrededor del dos por ciento en los Estados Unidos.
La economía china ha crecido más del seis por ciento en los últimos años, en comparación con una tasa de crecimiento de alrededor del dos por ciento en los Estados Unidos.

La capacidad de producción anual de 200 millones de dosis parece modesta en comparación con las 4000 millones de dosis que se esperan este año para la vacuna Pfizer-BioNTech. BioNTech ofreció brindar su oportunidad a China en asociación con Fosun, un conglomerado local, hace un año. Al defender ArcoVax mientras niega la aprobación de las vacunas ARN mensajero occidentales (aunque no las píldoras covid occidentales, una de las cuales fue aprobada este mes), Xi parece haber otorgado un valor más alto a la autosuficiencia que al bienestar público, dice Huang Yanzhong del organización Consejo de Relaciones Exteriores.

Consideraciones similares parecen haber frenado el progreso en la tecnología agroquímica. Se ha prohibido el uso doméstico de métodos extranjeros de modificación genética y edición de semillas debido a un temor de larga data de que esto le daría a las empresas extranjeras el control del suministro de granos de China. Las empresas chinas han estado desarrollando alternativas locales; Dabeinong Biotechnology, un gran productor de alimentos para animales, está invirtiendo mucho en investigación. También los han estado adquiriendo a través de adquisiciones. La más notable fue la compra de US$44.000 millones en 2016 por parte de ChemChina, una química controlada por el Estado, del gigante suizo Syngenta. Pero la continua falta de capacidad de producción interna significa que China aún depende de la importación de cultivos. En 2021, China gastó al menos 400.000 millones de yuanes en importaciones de soja, maíz y algodón.

Liberación o dependencia

Los aviones y repuestos importados le cuestan a China considerablemente menos: US$19.000 millones el año pasado. Pero aquí, también, el Partido Comunista quiere que la industria vuele libre de dependencias extranjeras. Si hay que creer en los medios estatales, ya lo es. Este año, Comac, un grupo aeroespacial de propiedad estatal, planea comenzar a entregar su modelo C919, un rival del Boeing 737 y el Airbus A320 en desarrollo desde 2008. Las aerolíneas chinas han pedido cientos de ellos.

Sin embargo, en una inspección más cercana, el C919 no parece tan chino. El programa ha consumido US$72.000 millones o más, según un análisis del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. Sin embargo, el avión sigue siendo una combinación de piezas de diferentes orígenes. Debido a que los motores turboventiladores que se están desarrollando se han visto envueltos en problemas técnicos, por ejemplo, los aviones estarán equipados por ahora con motores de una empresa conjunta entre la francesa Safran y la estadounidense GE Aviation. Con cientos de otros componentes también producidos en el extranjero, el producto final es una copia de un avión occidental, y no exactamente de última generación. Un pez gordo de la industria aérea occidental señala que el C919 está una generación detrás del A320neo de bajo consumo de combustible de Airbus y, por lo tanto, es mucho menos competitivo.

Ambiciones globales

Un problema similar del huevo y la gallina afecta el esfuerzo de China por crear una red mundial de pagos. La mayor parte de las transferencias de dinero globales se procesan a través de un sistema de mensajería interbancaria con sede en Bélgica y del sistema de compensación nacional de Estados Unidos. Estos, además del uso generalizado del dólar en las finanzas y el comercio internacionales, otorgan a Estados Unidos poder sobre el sistema financiero mundial. Para protegerse contra la amenaza de desalojo del sistema financiero mundial, que Estados Unidos ha contemplado por las medidas enérgicas de Xi contra la libertad en Hong Kong y sus abusos contra los derechos humanos en Xinjiang, China ha estado ampliando desde 2015 un sistema paralelo para pagos en yuanes conocido como CIPS. En septiembre, el servicio procesaba transacciones por 317.000 millones de yuanes cada día en más de 100 jurisdicciones.

Los costos de la expansión del CIPS son desconocidos pero probablemente grandes. Sin embargo, comparado con el tamaño de la economía china, la huella del sistema es insignificante. Gran parte del crecimiento en el uso transfronterizo del yuan (al 2,7% en diciembre desde el 1,9% dos años antes) no fue el resultado de la demanda extranjera de la moneda china, sino de la expansión en el extranjero de las empresas estatales chinas. Un informe reciente de Carnegie Endowment for International Peace señala que la desconfianza hacia China ha aumentado desde el comienzo de la pandemia. Esto no es un buen augurio para el yuan a corto plazo.

Este tipo de tropiezos solo pueden fortalecer la determinación del Partido Comunista de alejarse de Occidente en áreas que considera de importancia estratégica. Como toda autarquía, la de tipo tecnológico tendrá un costo: en miles de millones gastados, a menudo de forma derrochadora, así como en aplicaciones sin desarrollar o campos sin sembrar. A los ojos de Xi, ese parece ser un precio que vale la pena pagar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

China | El peor brote de contagios por COVID-19 en dos años