U.S. markets open in 6 hours
  • F S&P 500

    3,975.75
    +10.00 (+0.25%)
     
  • F Dow Jones

    33,849.00
    +46.00 (+0.14%)
     
  • F Nasdaq

    11,684.50
    +39.00 (+0.33%)
     
  • RTY=F

    1,822.40
    +2.70 (+0.15%)
     
  • Petróleo

    71.56
    +0.10 (+0.14%)
     
  • Oro

    1,802.80
    +1.30 (+0.07%)
     
  • Plata

    23.25
    +0.01 (+0.04%)
     
  • dólar/euro

    1.0570
    +0.0010 (+0.10%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4910
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    22.54
    -0.14 (-0.62%)
     
  • dólar/libra

    1.2241
    +0.0003 (+0.03%)
     
  • yen/dólar

    136.3700
    -0.2600 (-0.19%)
     
  • BTC-USD

    17,210.62
    +380.20 (+2.26%)
     
  • CMC Crypto 200

    405.82
    +11.13 (+2.82%)
     
  • FTSE 100

    7,460.91
    -11.26 (-0.15%)
     
  • Nikkei 225

    27,901.01
    +326.58 (+1.18%)
     

Hola, auto cercano, tenemos un problema, hablemos

Un sistema llamado C-V2X (tecnología celular de vehículo a todo) permitirá a los vehículos comunicarse entre ellos con la meta de salvar vidas en el proceso. (Matt Williams/The New York Times)
Un sistema llamado C-V2X (tecnología celular de vehículo a todo) permitirá a los vehículos comunicarse entre ellos con la meta de salvar vidas en el proceso. (Matt Williams/The New York Times)

La comunicación es clave para que cualquier relación sea buena. Sin embargo, cuando se trata de vehículos y sus dueños, el silencio prevalece.

Con la excepción de algunas luces de advertencia confusas en el tablero y en los espejos laterales (así como algunos sonidos basados en sensores en algunos modelos recientes y, por supuesto, los cláxones), los conductores desconocen por completo lo que los vehículos y los peatones alrededor de ellos están a punto de hacer. Una obstrucción peligrosa en el camino, dos autos que se cambian al mismo carril o una bicicleta que sale de un callejón que no está a la vista son algunas de las sorpresas potenciales y el automovilista a menudo las descubre demasiado tarde (en ocasiones, con resultados fatales).

Aun así, más adelante en esta década, se espera que gran parte de dichas sorpresas cambien. Los fabricantes están desarrollando sistemas conocidos de manera genérica como C-V2X (abreviatura de tecnología celular de vehículo a todo) para que los vehículos se comuniquen entre ellos y con peatones, ciclistas, trabajadores de la construcción (a través de sensores ponibles o teléfonos inteligentes, así como elementos de infraestructura del camino, como semáforos).

Con la tecnología V2X, un auto cuyos sensores o cámaras detectan un bache en el camino tendrá la capacidad de alertar a su conductor, lo que le dará al automovilista tiempo para realizar maniobras y evitarlo. Los trabajadores en las autopistas serán alertados de un vehículo que se aproxima demasiado a ellos. Los choferes de los autobuses escolares serán advertidos de que no dejen bajar a los niños si un vehículo no se detiene. Además, los ciclistas (y conductores) estarán conscientes de la presencia del otro antes de colisiones posibles.

Anupam Malhotra, director sénior de servicios conectados de Audi en Estados Unidos, comentó: “Aunque la seguridad pasiva como los cinturones de seguridad y la seguridad activa que brindan funciones como el sistema de alerta de cambio involuntario de carril han mejorado la seguridad de los ocupantes, las muertes fuera del vehículo están creciendo. Ahora estamos trabajando en brindar seguridad cooperativa, compartir información relacionada con la seguridad con otros”.

Audi ha encabezado los trabajos en la tecnología V2X, para lo que ha colaborado con el Departamento de Transporte de Virginia y en Alpharetta, Georgia, con pruebas que usan vehículos que se pueden comunicar con autobuses escolares, trabajadores de autopistas y ciclistas. Los vehículos de prueba de C-V2X pudieron detectar autobuses escolares detenidos, vehículos que se pasaron un semáforo en rojo, trabajadores de la construcción en la autopista y ciclistas en puntos ciegos o que intentaban dar la vuelta frente a un vehículo que viraba. Además, esos vehículos y personas pudieron, a la vez, detectar el vehículo C-V2X.

En una demostración reciente de la tecnología en las oficinas de Audi en Oxnard, California, un ciclista equipado con un sensor V2X se cruzó en el camino de un Audi e-tron. Antes de que el ciclista fuera visible al conductor, un sonido y un icono de alerta aparecieron en el panel de instrumentos, lo que le dio al conductor tiempo de frenar.

Además de mayor seguridad, la comunicación del vehículo puede reducir la ansiedad del automovilista. Algunos vehículos Audi en 103 ciudades estadounidenses, que usan una tecnología diferente, pueden comunicarse con semáforos, con una cuenta regresiva a un semáforo en verde que aparece en el panel de instrumentos. El solo hecho de saber cuándo la luz va a cambiar puede hacer menos estresante el conducir en un tráfico que avanza y se detiene.

Estas alertas y advertencias pueden ser mostradas en el panel de instrumentos de un vehículo, un dispositivo portátil colocado en una chaqueta o incluso en un teléfono móvil. Además, será relativamente fácil para las automotrices incorporar sistemas de frenado automático de emergencia en el sistema V2X.

Se espera que la tecnología V2X esté presente en los modelos del año 2025. Sin embargo, hasta que no haya una población de vehículos capaces de comunicarse, los pocos que puedan hacerlo estarán hablando, en gran parte, solos.

Algunos vehículos en China ya ofrecen V2X en algunas ubicaciones y con funciones limitadas, tales como advertencias sobre colisiones posibles, puntos ciegos, pérdida de control y embotellamientos. Además, en Europa, ciertos modelos de Volkswagen brindan una forma diferente de tecnología V2X, conocida como Car2X; esos vehículos pueden conectarse en directo con otros vehículos de Volkswagen y se informan entre ellos sobre situaciones críticas de tráfico, incluyendo autos descompuestos y ambulancias que se acercan.

Aunque muchas automotrices se han comprometido a ofrecer tecnología V2X, todavía hay obstáculos que superar, más allá de la necesidad de alcanzar una masa crítica. El gobierno de Estados Unidos ha recomendado en un principio un mandato de tecnología V2X para vehículos nuevos, pero la recomendación se rescindió durante el gobierno de Donald Trump. Además, parte del espectro que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por su sigla en inglés) asignó a las comunicaciones V2X se reasignó para otros usos. La FCC afirmó que la tecnología C-V2X se volvió innecesaria por la creciente ubicuidad de los sensores y las cámaras en los vehículos, una posición con la que no está de acuerdo la Alianza para la Innovación Automotriz, un grupo comercial de la industria.

Hilary Cain, vicepresidenta de tecnología, innovación y políticas de movilidad en la alianza, expresó: “Hemos tenido una lucha de diez años con la FCC por el espectro radioeléctrico. Ahora, las reglas técnicas para C-V2X aún necesitan ser finalizadas. Sin embargo, el V2X es muy importante porque, a diferencia de los sensores tradicionales para vehículos, C-V2X puede ver a la vuelta de la esquina y a través de objetos”.

Para la comunicación, la industria empleará en un principio la tecnología celular LTE. A fin de evitar retrasos en la transmisión, los vehículos hablarán uno al otro de manera directa, no a través de las torres de transmisión celular. A la larga, el sistema cambiará a estándares 5G, lo que permitirá una comunicación más rápida.

Una buena noticia: las funciones de seguridad V2X no tendrán costo extra.

Aunque las automotrices y los gobiernos de todo el mundo ven el valor de V2X, ninguno ha hecho obligatorio su uso. En China y Europa, V2X se volverá parte de su nuevo programa de evaluación de automóviles nuevos (NCAP, por su sigla en inglés) y los modelos recibirán puntos por incluir los sistemas V2X.

En Estados Unidos, la FCC aún no ha promulgado las reglas finales que gobernarán los estándares V2X. Varios fabricantes (incluyendo Audi, Ford y Jaguar Land Rover), así como varios departamentos estatales de transporte y fabricantes de equipo han hecho una solicitud ante la FCC para una exención, la cual, si es concedida, permitirá ofrecer la tecnología C-V2X. Todavía no se ha actuado sobre la petición de exención, presentada en diciembre.

No obstante, la industria no está esperando. Por ejemplo, Audi está trabajando con fabricantes de bicicletas y equipamiento para brindar transpondedores V2X a ciclistas y espera comenzar a ofrecer V2X en sus modelos del año 2025.

Mark Dahncke, director de comunicaciones de producto de Audi de Estados Unidos, señaló: “En la actualidad, estamos incluyendo V2X en el desarrollo de nuestra arquitectura de vehículo, ya que no podemos esperar y necesitamos estar preparados”.

“La primera persona que nos envíe una carta que diga: ‘Salvaron mi vida’ hará que todo valga la pena”.

© 2022 The New York Times Company