Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,505.00
    -39.59 (-0.71%)
     
  • Dow Jones

    40,287.53
    -377.49 (-0.93%)
     
  • Nasdaq

    17,726.94
    -144.28 (-0.81%)
     
  • Russell 2000

    2,184.35
    -13.94 (-0.63%)
     
  • Petróleo

    80.25
    -2.57 (-3.10%)
     
  • Oro

    2,402.80
    -53.60 (-2.18%)
     
  • Plata

    29.41
    -0.82 (-2.71%)
     
  • dólar/euro

    1.0886
    -0.0014 (-0.13%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2390
    +0.0500 (+1.19%)
     
  • dólar/libra

    1.2910
    -0.0037 (-0.29%)
     
  • yen/dólar

    157.4400
    +0.1390 (+0.09%)
     
  • Bitcoin USD

    66,969.44
    +2,934.38 (+4.58%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,383.59
    +52.69 (+3.96%)
     
  • FTSE 100

    8,155.72
    -49.17 (-0.60%)
     
  • Nikkei 225

    40,063.79
    -62.56 (-0.16%)
     

¿Estamos cerca del final del mercado alcista en Wall Street?

Los estrategas de Bank of America buscan señales que indiquen el fin del mercado alcista y no ven motivo de alarma por algunas luces rojas

Siguen los récords en el S&P500, ¿Cuál será el último? Foto: Getty Images.
Siguen los récords en el S&P500, ¿Cuál será el último? Foto: Getty Images. (Paperkites via Getty Images)

El lunes 17 de junio el índice S&P 500 volvió a subir y registró el record número 30 del año.

Es una marca que da un cierto vértigo incluso aunque muchos analistas estén revisando al alza la previsión de cierre del año para este índice de referencia en wall Street. Y da vértigo porque se perciben vulnerabilidades. Los diferenciales de crédito se estrechan, los valores que empujan al alza el mercado son cada vez menos, las valoraciones pueden ser altas en muchos casos y la Fed no da muestras de tener prisa para cambiar la política monetaria restrictiva. Vuelven las conversaciones sobre la burbuja tecnológica.

¿Pero son esas las señales de agotamiento del mercado alcista (bull market, como se conoce en inglés), las alarmas que indican que se ha llegado al pico y ahora toca la bajada? Es más, ¿cómo acaba un mercado alcista?

PUBLICIDAD

“A veces con un estruendo, a veces con un gemido”, explica el equipo de estrategia de Bank of America dirigido por Savita Subramanian.

Estos analistas han estudiado el pasado para buscar señales frecuentes que den respuesta a esta pregunta y tienen una buena noticia. Solo el 40% de las señales que se muestran relevantes apuntan a que se esté cerca del fin de las alzas. Se necesita, según estiman, un promedio del 70% al que se llega cuando se está en el pico con el que se termina entrando en el bear market o mercado bajista.

Desde Bank of America se afirma que algunas de las señales que se suelen tomar como referencia no tienen mucho valor por si mismas o presentan una información de poco peso como la volatilidad en el mercado que refleja el índice VIX, la estrechez de los mercados como el actual en los que las empresas con altas capitalizaciones arrastran a las de media, las revisiones de los beneficios, la evolución del mercado laboral o incluso las elevadas tasas de interés a corto plazo fijadas por la Fed que están en el 5.25%-5.50%, desde julio de 2023.

¿Qué es lo que mira el equipo de Subramanian? Estos analistas examinan señales cuya confluencia podría elevar el riesgo a la baja. “No es una fórmula mágica”, insisten.

El primero es la confianza del consumidor, según el Conference Board, que en los seis meses previos al pico del mercado ha alcanzado 110. En enero este indicador llegó a 111, aunque en la última lectura se encuentra en 102. Esta señal no está activada pero la que si que lo está es el porcentaje de consumidores que esperan más subidas de acciones. Está en el 23% de optimismo neto, también según el Conference Board. Un optimismo neto superior al 20% llega seis meses antes al pico del mercado.

La señal que llega de las recomendaciones promedio de “venta” de los estrategas de Wall Street ha sido mayoritaria en los seis meses antes del pico pero actualmente no lo es. Está en un momento neutral con respecto a las de “compra” y por tanto no hay luz roja como tampoco lo hay en otro de los indicadores de mercado, el de las expectativas de crecimiento a largo plazo de los analistas. Cuando las expectativas son altas pueden decepcionar y viceversa pero en este momento aún no están por encima del umbral que puede activar la alarma.

De momento, los analistas de Bank of America no ven señales que indiquen el fina de un mercado alcista. Foto: Getty.
De momento, los analistas de Bank of America no ven señales que indiquen el fina de un mercado alcista. Foto: Getty. (peterschreiber.media via Getty Images)

Este equipo de estrategas también está atento al aumento en las fusiones y adquisiciones que se interpreta como una señal de confianza y de fase tardía del ciclo. Ha ocurrido antes pero en los últimos 12 meses está lejos de esta actividad previa a otros movimientos bajistas.

Tampoco ven motivos para preocupación en la relación inversa entre la valoración de las acciones, el PER (relación precio con ganancia) y el CPI (la medida de la inflación). Cuando las valoraciones de las acciones son elevadas y la inflación es significativa, se interpreta como el preludio de un cambio en el mercado a la baja pero en estos momentos no se está en el umbral en el que esto preocupe y no hay luz roja.

Las acciones con un bajo PER (ratio precio-ganancias) generalmente superan a las acciones caras, pero en la práctica, medio año antes de los picos de mercado las acciones baratas se quedan atrás mientras que las caras se revalorizan porque los inversores “pueden volverse menos sensibles al precio si ven escasez en el crecimiento". No hay alarma en este indicador.

En el contexto macroeconómico hay una señal que no se ha activado: el indicador de estrés crediticio que usa este banco sobre las condiciones de crédito y que tiende a caer rápidamente antes de los picos del mercado de valores. No obstante si se ha activado el endurecimiento de los préstamos comerciales e industriales a grandes empresas y se ha observado una luz roja que no funciona con precisión: la curva de tipos invertida (largo plazo por debajo del corto) que suele coincide con la llegada de la debilidad del crecimiento. En cinco de los ocho picos de mercado precedentes se produjo la inversión. Ahora bien, la curva lleva invertida desde julio de 2022.