Anuncios
U.S. markets open in 6 hours 34 minutes
  • F S&P 500

    5,333.75
    +6.50 (+0.12%)
     
  • F Dow Jones

    40,167.00
    +30.00 (+0.07%)
     
  • F Nasdaq

    18,670.75
    +35.50 (+0.19%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,105.80
    +0.30 (+0.01%)
     
  • Petróleo

    80.30
    +0.24 (+0.30%)
     
  • Oro

    2,440.70
    +23.30 (+0.96%)
     
  • Plata

    31.93
    +0.67 (+2.15%)
     
  • dólar/euro

    1.0883
    +0.0011 (+0.10%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4200
    +0.0430 (+0.98%)
     
  • Volatilidad

    11.99
    -0.43 (-3.46%)
     
  • dólar/libra

    1.2702
    -0.0004 (-0.03%)
     
  • yen/dólar

    155.7290
    +0.1100 (+0.07%)
     
  • Bitcoin USD

    66,518.93
    -485.23 (-0.72%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,368.42
    +14.00 (+1.03%)
     
  • FTSE 100

    8,420.26
    -18.39 (-0.22%)
     
  • Nikkei 225

    39,069.68
    +282.30 (+0.73%)
     

Así es la suite más grande construida en un crucero de lujo

Ningún otro crucero en el mundo tiene una suite más grande que el Seven Seas Splendor. La piscina con jacuzzi hecha a medida para la suite brinda increíbles vistas durante todo el viaje. (Foto ©RSSC)
Ningún otro crucero en el mundo tiene una suite más grande que el Seven Seas Splendor. La piscina con jacuzzi hecha a medida para la suite brinda increíbles vistas durante todo el viaje. (Foto ©RSSC) (STEPHEN BEAUDET)

Viajar en un crucero y hospedarse en una suite con vista al mar es una experiencia inolvidable. Tuve la fortuna de hacerlo hace muchos años, cuando el barco Federico C atracaba en el puerto de La Guaira y surcaba las aguas del Caribe durante 15 días en un recorrido que llegaba hasta Cabo Cañaveral, en Florida, antes de emprender la ruta de regreso al litoral venezolano.

El Federico C originalmente fue un trasatlántico de bandera italiana que desde 1958 zarpaba desde el Génova con familias migrantes hacia Brasil y Argentina. Luego fue transformado en un moderno crucero turístico con capacidad para 840 pasajeros.

Recuerdo que esa nave me parecía una auténtica ciudad flotante. Los laberínticos pasillos llevaban a lugares que me parecían emocionantes como la piscina, un cine, una sala de espectáculos o el gigantesco comedor donde un risueño camarero italiano nos servía copiosas cenas.

PUBLICIDAD

Pero el lugar que recuerdo con más cariño era la espectacular suite que compartía con mi abuela y mis hermanos. A los ojos de una niña de 12 años, la habitación me parecía inmensa. Tenía cuatro camas, un escritorio, un baño con ducha y un enorme ventanal desde donde veía la inmensidad del mar, preciosos atardeceres, o la primera impresión de las islas que pronto visitaríamos sin necesidad de quitarme la pijama e ir a la cubierta.

Mirando atrás entiendo que el auge de los viajes de cruceros en aquella época fue impulsado por la popularidad de la serie estadounidense “The Love Boat”, que se transmitió entre 1976 y 1986.

El lujo sin límites

Las líneas de cruceros han dado un vuelco total al negocio en los últimos 40 años. Mientras algunas se han centrado en captar a un público masivo con mega naves capaces de albergar hasta 5000 pasajeros, otras se han dedicado a satisfacer las necesidades de los más exigentes.

Las navieras recurren a diseñadores famosos con amplio conocimiento en el diseño hotelero de interiores para asegurar un ambiente suntuoso, que combinan con un servicio inmejorable.

Tal es el caso del el líder en cruceros de ultra lujo Regent Seven Seas Cruises, que se enorgullece de cuidar cada detalle de la experiencia del visitante, desde una oferta gastronómica exquisita preparada por chefs de renombre internacional hasta la inclusión de las excursiones en tierra y los vuelos de regreso a casa.

Las impresionantes vistas que se ven a través de las paredes de vidrio, que se extienden desde el piso hasta el techo de la suite a lo largo de tres lados del barco. (Foto ©RSSC)
Las impresionantes vistas que se ven a través de las paredes de vidrio, que se extienden desde el piso hasta el techo de la suite a lo largo de tres lados del barco. (Foto ©RSSC) (STEPHEN BEAUDET)

La línea recientemente anunció que ya está disponible la suite más grande jamás construida en un crucero de lujo. Se trata de la Suite Regent en el Seven Seas Splendor, que posee un poco más de 278 de m² de alojamiento interior y un balcón de 130 m² que rodea toda la estancia.

Los huéspedes pueden disfrutar de una vista panorámica de 270 grados sobre la proa desde el interior. Además tienen el privilegio de gozar de una vista de capitán desde la sala de estar con solárium acristalado que se encuentra en la parte superior del puente. Si yo me emocionaba con mirar desde un costado cómo el barco se acercaba a tierra, no puedo imaginar la belleza de acercarse a los destinos más bellos del mundo desde el Seven Seas Splendor.

Para dormir como reyes

Los huéspedes de la Regent Suite también disfrutan de un mayordomo personal para gestionar cada detalle de su experiencia, un carro privado con chofer y guía en cada puerto.

La empresa explica que solo hay una suite Regent a bordo del Seven Seas Splendor. Con un total de 412 metros cuadrados, dos dormitorios y dos baños y medio, la Suite Regent tiene casi el doble del tamaño de una casa estadounidense promedio y 20 veces el tamaño de la cabina promedio de un crucero.

El dormitorio principal lo preside una lujosa cama Vividus, elaborada a mano por cuatro maestros artesanos en el taller de Hästens en Köping, Suecia. La cama tamaño King que requirió 300 horas de trabajo y un programa de 18 meses para completar tiene un valor de 200.000 dólares.

Los huéspedes de la habitación principal duerme en la comodidad de una cama Vividus de 200.000 dólares, hecha a la medida por la reconocida marca sueca Hästens. (Foto ©RSSC)
Los huéspedes de la habitación principal duermen en la comodidad de una cama Vividus de 200.000 dólares, hecha a la medida por la reconocida marca sueca Hästens. (Foto ©RSSC)

Otro aspecto distintivo de la suite es una piscina con jacuzzi hecha a la medida de la marca italiana Treese.

Los huéspedes se sentirán como en casa porque la experiencia es personalizada. Los huéspedes seleccionan sus sábanas y almohadas favoritas, y el aroma de los ambientes de un exclusivo menú aromático días antes de abordar. También pueden seleccionar su preferencia en productos para el baño y cuidado de la piel.

Eso explica que el precio por persona en la Regent Suite en uno de los tantos itinerarios disponibles, como la travesía de 14 noches que zarpa el 24 de septiembre desde Londres y toca distintos puertos de Francia, Portugal y España hasta concluir en Barcelona, es de unos 81.000 dólares por persona.

Como mi presupuesto no alcanza para zambullirme en el lujo de la Regent Suite, por lo pronto tengo que conformarme con mis recuerdos infantiles cuando miraba al horizonte desde mi estupendo camarote del Federico C. Pero les aseguro que ninguna habitación de hotel te puede ofrecer la mágica experiencia de amanecer cada día con un nuevo paisaje sorprendente como cuando ves el alba desde la cama de crucero de lujo.

La sala de estar cuenta con un suntuoso sofá y un televisor de pantalla plana de alta definición 4K. (Foto ©RSSC)
La sala de estar cuenta con un suntuoso sofá y un televisor de pantalla plana de alta definición 4K. (Foto ©RSSC) (STEPHEN BEAUDET)
Sauna de la Regent Suite en el Seven Seas Splendor (Foto ©RSSC)
Sauna de la Regent Suite en el Seven Seas Splendor (Foto ©RSSC) (STEPHEN BEAUDET)

Fuentes: Dwell, CEO Today, RSSC, Luxe Latam.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así es un apartamento en la ciudad más cara de España y con vistas a la bahía más cotizada