Anuncios
U.S. markets open in 5 hours 18 minutes
  • F S&P 500

    5,074.75
    -32.75 (-0.64%)
     
  • F Dow Jones

    38,573.00
    -107.00 (-0.28%)
     
  • F Nasdaq

    17,465.50
    -199.00 (-1.13%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,014.20
    +7.40 (+0.37%)
     
  • Petróleo

    83.06
    +0.25 (+0.30%)
     
  • Oro

    2,338.40
    0.00 (0.00%)
     
  • Plata

    27.47
    +0.12 (+0.44%)
     
  • dólar/euro

    1.0730
    +0.0029 (+0.27%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6520
    +0.0540 (+1.17%)
     
  • Volatilidad

    16.25
    +0.28 (+1.75%)
     
  • dólar/libra

    1.2515
    +0.0052 (+0.42%)
     
  • yen/dólar

    155.6390
    +0.4100 (+0.26%)
     
  • Bitcoin USD

    63,965.86
    -2,839.73 (-4.25%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,332.64
    -49.93 (-3.61%)
     
  • FTSE 100

    8,075.25
    +34.87 (+0.43%)
     
  • Nikkei 225

    37,628.48
    -831.60 (-2.16%)
     

Así logró este matrimonio ganar millones de dólares engañando a galerías y coleccionistas del arte

Wolfgang y Helene Beltracchi asisten a la 14.ª Noche de Caridad Laureus en Lichthalle Maag en Zúrich el 13 de noviembre de 2021 en Zúrich, Suiza. Foto de Harold Cunningham/Getty Images para IWC
Wolfgang y Helene Beltracchi asisten a la 14.ª Noche de Caridad Laureus en Lichthalle Maag en Zúrich el 13 de noviembre de 2021 en Zúrich, Suiza. Foto de Harold Cunningham/Getty Images para IWC (Harold Cunningham via Getty Images)

Un número aún desconocido de galerías, museos, coleccionistas privados y prestigiosas casas de subastas, incluidas Sotheby's y Christie's, fueron engañados durante décadas por los Beltracchi, el matrimonio alemán que fue a prisión en 2011 por estafar millones de dólares con cientos de obras falsificadas.

“Cometieron fraudes contra el comercio de arte, que en la opinión de ellos era en sí mismo un fraude”, explica la psicoanalista y autora radicada en Zúrich, Jeannette Fischer, quien pudo acercarse a los Beltracchi y entrevistarlos para su último libro.

En la publicación de Fischer, Wolfgang Beltracchi y su esposa Helene revelan los secretos que les permitieron mantenerse hasta 30 años en el negocio de las falsificaciones. El libro compila una serie de conversaciones íntimas en el estudio que la pareja comparte ahora en Suiza, tras cumplir sendas condenas de entre seis y cuatro años.

PUBLICIDAD

Como bien reseña CNN, el resultado es un retrato complejo de un hombre para quien la falsificación era también una forma de arte. Wolfgang ganó millones de dólares, pero el dinero fue solo una parte del atractivo, argumenta Fischer.

Aunque los Beltracchi vivieron cómodamente, viajaron mucho y compraron una casa en el sur de Francia, donde criaron a sus hijos, evitaron muchos de los excesos que cualquiera podría esperar dada la enorme riqueza que adquirieron. Algunos expertos estiman que ganaron entre 20 y 50 millones de dólares.

(GERMANY OUT) Wolfgang Beltracchi (* 4. Februar 1951 in Höxter als Wolfgang Fischer, Deutscher Maler und Kunstfälscher. Er wurde mit seiner Frau Helene Beltracchi in einem der größten Kunstfälscher-Prozesse der Welt seit dem Ende des Zweiten Weltkriegs wegen gewerbsmäßigen Bandenbetrugs zu sechs Jahren Haft verurteilt. Insgesamt gehen Ermittler von einem Betrugsgewinn von 20 bis 50 Millionen Euro aus) im Interview in seinem Atelier, Kürtener Str. 71, 51465 Bergisch-Gladbach (Photo by Brill/ullstein bild via Getty Images)
Wolfgang Beltracchi cumplió seis años con su esposa Helene Beltracchi en uno de los juicios de falsificación de arte más grandes del mundo desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Foto de Brill/ullstein bild a través de Getty Images (ullstein bild via Getty Images)

“La falsificación fue casi incidental”, le dijo Wolfgang a Fischer. “Disfrutamos vendiendo las pinturas, nos divertimos, nos hicimos ricos... Pude pintar, y también disfrutamos investigando. La falsificación era una forma de combinar todas estas cosas”.

La pareja, junto con dos asociados, fueron condenados por falsificar 14 obras de arte, pero afirman haber producido alrededor de 300, muchas de las cuales nunca han sido identificadas de manera concluyente. Wolfgang no imitaba pinturas ya existentes, sino que emulaba los estilos de los grandes maestros del siglo XX, incluidos Max Ernst, Fernand Léger, Kees van Dongen y André Derain.

El modus operandi de los Beltracchi

Para los Beltracchi, el primer paso era realizar una investigación meticulosa sobre la obra de cada artista, estudiar sus cartas y diarios personales, y viajar a los lugares donde estos solían crear sus obras, o bien los museos donde se exponían sus pinturas.

Las pinturas nacieron en gran medida de la imaginación de Wolfgang, pero a menudo les ponía títulos de obras que se conocían, pero se consideraban perdidas (y de las que no existían imágenes).

El dúo compró marcos y lienzos antiguos en mercados de segunda mano, e incluso usó una cámara de la década de 1920 para tomar fotos antiguas de sus creaciones, como evidencia de su procedencia histórica.

Luego, Helene las vendía como obras nunca antes documentadas, a veces por sumas de siete cifras. La pareja regó el rumor de haber heredado su colección del abuelo de Helene, quien supuestamente la había adquirido de un galerista judío que huía de la Alemania de Hitler.

Según Fischer, los Beltracchi no consideraban que sus crímenes tuvieran víctimas reales. Wolfgang le dijo que solo producía cuadros que consideraba hermosos y que creía que los propietarios los disfrutaban y el mercado del arte se beneficiaba de ellos de la misma forma.

Wolfgang, quien asegura dominar los estilos de “alrededor de 50” artistas fallecidos, dijo a Fischer que solía sentarse alrededor de su piscina durante días, “leyendo, soñando despierto y durmiendo”: “Simplemente, pintaba de vez en cuando si necesitábamos el dinero”.

“Investigaron mucho”, dijo Jeannette Fischer a CNN en una entrevista. “Sabían todo sobre los pintores que falsificaron. Creo que esto forma parte de la creatividad de Wolfgang”, agregó.

(GERMANY OUT) Wolfgang Beltracchi (* 4. Februar 1951 in Höxter als Wolfgang Fischer, Deutscher Maler und Kunstfälscher. Er wurde mit seiner Frau Helene Beltracchi in einem der größten Kunstfälscher-Prozesse der Welt seit dem Ende des Zweiten Weltkriegs wegen gewerbsmäßigen Bandenbetrugs zu sechs Jahren Haft verurteilt. Insgesamt gehen Ermittler von einem Betrugsgewinn von 20 bis 50 Millionen Euro aus) im Interview in seinem Atelier, Kürtener Str. 71, 51465 Bergisch-Gladbach (Photo by Brill/ullstein bild via Getty Images)
Wolfgang Beltracchi. Foto de Brill/ullstein bild a través de Getty Images (ullstein bild via Getty Images)

La psicología detrás de un falsificador

La psicoanalista intenta explicar el comportamiento de Wolfgang con un término conocido como “culpa del sobreviviente”. Fischer concluyó que sus padres estaban “severamente traumatizados” tras la Segunda Guerra Mundial: su madre fue evacuada con cinco hijos al campo alemán, mientras que su padre luchó en Stalingrado y el Frente Occidental, antes de pasar cuatro años como prisionero de guerra en Francia.

“Todo este sufrimiento, trauma y dolor, y también ira, estaba ahí, y todo esto se transmite a los niños”, dijo Fischer. “Lo que puede surgir es una forma de ‘culpa del sobreviviente’, en la que los niños sienten que disfrutar de la vida es una traición al sufrimiento de sus padres”.

Al asumir las identidades de otros -en el caso de Wolfgang, las de los artistas muertos- una persona puede escapar de esta carga emocional. “La culpa que siente hacia sus padres se disuelve con la desaparición de su nombre. Un ‘nadie’ no puede ser culpable: no existe, por lo que no puede hacer nada”, escribe Fischer en su libro.

Wolfgang desarrolló sus habilidades de pintura mientras ayudaba a su padre, que también era artista, a restaurar los murales de la iglesia cuando era niño. A los 12 años, copió de manera convincente, y luego agregó elementos propios, a una de las primeras pinturas de Picasso.

¿Cómo los atraparon?

Fue un solo acto de descuido lo que sacó a la luz el engaño de los Beltracchi. Wolfgang se quedó sin el zinc que utilizó para crear pintura blanca y compró un pigmento de zinc de un fabricante holandés que no reveló que contenía titanio.

Al año siguiente, una de las creaciones de Wolfgang, “Cuadro rojo con caballos”, presentada como del artista expresionista Heinrich Campendonk, se vendió en una subasta por un récord de US$ 3.6 millones… pero surgió una inconsistencia.

El análisis de la pintura encontró rastros de titanio, sustancia que solo se había utilizado como pigmento blanco desde la década de 1920. La obra en cuestión supuestamente fue realizada en 1914.

Se desencadenó entonces una cadena de eventos que desentrañaría la estafa multimillonaria. En 2011, Wolfgang y Helene fueron condenados a seis y cuatro años de prisión, respectivamente, aunque ambos quedaron en libertad antes de tiempo. También se les ordenó pagar US$ 38 millones por daños y perjuicios.

Tras ser liberado, Wolfgang ha creado obras bajo su propio nombre sin dejar de beneficiarse de su escandalosa historia. En 2021 lanzó una serie de NFT titulada “The Greats”, en la que reinventó el “Salvador Mundi” de Leonardo da Vinci al estilo de artistas famosos como Andy Warhol y Vincent van Gogh.

Lejos de arrepentirse, parece que Wolfgang está encontrando nuevas formas de beneficiarse de su pasado. “Armado con más de 60 años de experiencia... él es la única persona que tiene el conocimiento y las habilidades cruciales para lograr esto”, dice el video promocional de sus NFT.

También te puede interesar | EN VIDEO: La lección de la actriz Odemaris Ruíz luego de que un productor le pidiera rebajarse los colmillos