Anuncios
U.S. markets close in 3 hours 28 minutes
  • S&P 500

    5,458.07
    +26.47 (+0.49%)
     
  • Dow Jones

    38,697.25
    +108.09 (+0.28%)
     
  • Nasdaq

    17,773.08
    +84.19 (+0.48%)
     
  • Russell 2000

    2,000.52
    -5.63 (-0.28%)
     
  • Petróleo

    79.55
    +1.10 (+1.40%)
     
  • Oro

    2,329.90
    -19.20 (-0.82%)
     
  • Plata

    29.35
    -0.12 (-0.41%)
     
  • dólar/euro

    1.0728
    +0.0020 (+0.18%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2770
    +0.0640 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.2697
    +0.0011 (+0.09%)
     
  • yen/dólar

    157.7410
    +0.4180 (+0.27%)
     
  • Bitcoin USD

    65,788.17
    -805.58 (-1.21%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,369.93
    -18.23 (-1.31%)
     
  • FTSE 100

    8,142.15
    -4.71 (-0.06%)
     
  • Nikkei 225

    38,102.44
    -712.12 (-1.83%)
     

Asustadas a causa de los bots conversacionales de inteligencia artificial, las universidades empiezan a renovar su forma de enseñar

El campus de la Universidad de Florida en Gainesville, el 13 de enero de 2023. (Todd Anderson/The New York Times)
El campus de la Universidad de Florida en Gainesville, el 13 de enero de 2023. (Todd Anderson/The New York Times)

El mes pasado, mientras calificaba ensayos de su curso de religiones del mundo, Antony Aumann, profesor de Filosofía de la Universidad del Norte de Míchigan, leyó el que, según él, era sin duda “el mejor ensayo de la clase”. Exploraba la moralidad de la prohibición de las burkas con párrafos limpios, ejemplos adecuados y argumentos rigurosos.

Una señal de alarma se encendió al instante.

Aumann enfrentó a su alumno para saber si él había escrito el ensayo. El alumno confesó haber utilizado ChatGPT, un bot conversacional que da información, explica conceptos y genera ideas en frases sencillas… y, en este caso, había escrito el trabajo.

PUBLICIDAD

A Aumann lo alarmó su descubrimiento, por lo que decidió transformar la redacción de ensayos para sus cursos de este semestre. Planea exigirles a los alumnos que escriban los primeros borradores en el salón de clase, utilizando navegadores que monitoreen y restrinjan la actividad de la computadora. En los borradores posteriores, los alumnos tendrán que explicar cada corrección. Aumann, quien tal vez deje de pedir un ensayo en semestres posteriores, también planea integrar ChatGPT en las clases en las que les pedirá a los alumnos que evalúen las respuestas del bot conversacional.

“En las clases, la dinámica ya no será así: ‘Aquí hay algunas preguntas y vamos a hablar del tema entre nosotros como seres humanos’”, comentó, sino que “será así: ‘¿Qué piensa también este robot alienígena?’”.

En todo el país, profesores universitarios como Aumann, directores de departamento y administradores están empezando a reformar los salones de clase en respuesta a ChatGPT, lo cual podría provocar un enorme cambio en la enseñanza y el aprendizaje. Algunos profesores están rediseñando por completo sus cursos, realizando cambios como más exámenes orales, trabajo en grupo y evaluaciones manuscritas en lugar de tecleadas.

Antony Aumann, profesor de Filosofía en la Universidad del Norte de Míchigan, está implementando nuevas reglas después de que uno de sus alumnos confesó haber usado ChatGPT. (Christine Lenzen/The New York Times)
Antony Aumann, profesor de Filosofía en la Universidad del Norte de Míchigan, está implementando nuevas reglas después de que uno de sus alumnos confesó haber usado ChatGPT. (Christine Lenzen/The New York Times)

Las iniciativas son parte de una lucha en tiempo real contra una nueva ola tecnológica conocida como inteligencia artificial generativa. ChatGPT, el cual lanzó en noviembre el laboratorio de inteligencia artificial OpenAI, está a la vanguardia de este cambio. En respuesta a instrucciones breves, el bot conversacional genera textos tan articulados y llenos de matices que dan escalofríos y la gente lo utiliza para escribir cartas de amor, poesía, fanficción... y sus tareas de la escuela.

Esto ha trastocado de forma dramática algunas escuelas secundarias y bachilleratos, donde los maestros y administradores intentan discernir si los alumnos utilizan el bot conversacional para hacer sus tareas. Desde entonces, algunos sistemas de escuelas públicas, como los de Nueva York y Seattle, han prohibido la herramienta en las redes wifi y los dispositivos de las escuelas para evitar las trampas, aunque los estudiantes pueden encontrar métodos alternativos para acceder a ChatGPT con facilidad.

En la enseñanza superior, los colegios y las universidades han sido reacias a prohibir la herramienta de inteligencia artificial porque los administradores dudan de la eficacia de esa maniobra y no quieren transgredir la libertad académica. Al contrario, esto significa que la forma de enseñar está cambiando.

“Intentamos instituir políticas generales que sin duda respaldan la autoridad del miembro de la facultad para dar una clase”, en vez de enfocarse en métodos específicos para hacer trampa, mencionó Joe Glover, rector de la Universidad de Florida. “No va a ser la última innovación con la que tengamos que lidiar”.

Sobre todo, porque la inteligencia artificial generativa está en sus primeros días. Se espera que OpenAI lance pronto otra herramienta, GPT-4, la cual genera mejores textos que las versiones anteriores. Google creó LaMDA, un bot conversacional rival, y Microsoft está considerando una inversión de 10.000 millones de dólares en OpenAI. Otras empresas de Silicon Valley, como Stability AI y Character.AI, también trabajan en herramientas de inteligencia artificial generativa.

Un vocero de OpenAI dijo que el laboratorio reconocía que sus programas podían utilizarse para engañar a la gente y que estaba desarrollando tecnología para ayudar a las personas a identificar los textos generados por medio de ChatGPT.

En muchas universidades, ahora ChatGPT ha llegado a la cima de la agenda. Los administradores están creando grupos de trabajo y organizando debates en toda la universidad para responder a la herramienta, donde gran parte de la orientación ha sido hacia la adaptación a la tecnología.

En escuelas como la Universidad George Washington de Washington D. C.; la Universidad Rutgers de New Brunswick, Nueva Jersey, y la Universidad Estatal de los Apalaches en Boone, Carolina del Norte, los profesores están eliminando poco a poco las tareas en casa y a libro abierto, que se convirtieron en un método dominante de evaluación en la pandemia, pero que ahora parecen vulnerables frente a los bots conversacionales. En su lugar, están optando por las tareas en clase, los ensayos escritos a mano, el trabajo grupal y los exámenes orales.

Se acabaron las instrucciones del tipo “escribe cinco páginas sobre esto o aquello”. En su lugar, algunos profesores elaboran preguntas que esperan sean demasiado ingeniosas para los bot conversacionales y les piden a los alumnos que escriban sobre sus propias vidas y los eventos actuales.

Las universidades también buscan educar a los estudiantes sobre las nuevas herramientas de inteligencia artificial. La Universidad de Búfalo, en Nueva York, y la Universidad de Furman, en Greenville, Carolina del Sur, señalaron que planeaban incorporar un debate sobre las herramientas de inteligencia artificial en los cursos obligatorios que les enseñan conceptos como la integridad académica a los estudiantes de nuevo ingreso o de primer año.

“Debemos añadir un escenario a este asunto, para que los estudiantes puedan ver un ejemplo concreto”, comentó Kelly Ahuna, quien dirige la oficina de Integridad Académica de la Universidad de Búfalo. “Queremos evitar que ocurran cosas en lugar de reaccionar cuando suceden”.

Lo más probable es que el uso indebido de herramientas de inteligencia artificial no termine, por lo que algunos profesores y universidades dijeron que planeaban utilizar detectores para erradicar esa actividad. El servicio de detección de plagios Turnitin señaló que este año iba a incorporar más funciones para identificar inteligencia artificial, incluido ChatGPT.

Más de 6000 profesores de las universidades de Harvard, Yale y Rhode Island, entre otras, también se han inscrito para utilizar GPTZero, un programa que promete detectar con rapidez el texto generado por medio de inteligencia artificial, comentó Edward Tian, su creador y estudiante de último año de la Universidad de Princeton.

Algunos estudiantes consideran valioso el uso de herramientas de inteligencia artificial para aprender. Lizzie Shackney, de 27 años, estudiante de las escuelas de Derecho y de Diseño de la Universidad de Pensilvania, ha empezado a utilizar ChatGPT para generar lluvias de ideas y depurar conjuntos de problemas de código.

“Hay disciplinas que quieren que compartas y no quieren que pierdas el tiempo”, dijo, para describir sus clases de Informática y Estadística. “Mi cerebro es útil comprendiendo el significado del código”.

Sin embargo, tiene sus dudas. Según Shackney, ChatGPT a veces explica de forma incorrecta las ideas y cita mal las fuentes. La Universidad de Pensilvania tampoco ha establecido ninguna regulación en torno a la herramienta, por lo que no quiere depender de ella en caso de que la escuela la prohíba o la considere una forma de hacer trampa, comentó.

Otros estudiantes no tienen esos escrúpulos y en foros como Reddit comparten que han entregado trabajos que escribió y resolvió ChatGPT… y a veces también lo han hecho para otros compañeros. En TikTok, la gente comparte videos de la herramienta mientras escribe ensayos y resuelve problemas de código con la etiqueta #chatgpt, la cual ha acumulado más de 578 millones de visitas.

Un video muestra a un estudiante mientras copia un examen de opción múltiple y lo pega en la herramienta, con el subtítulo: “No sé ustedes, pero voy a hacer que ChatGPT haga mis exámenes finales. Diviértete estudiando”.

c.2023 The New York Times Company