Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.33 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.76 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    77.80
    +0.93 (+1.21%)
     
  • Oro

    2,335.20
    -2.00 (-0.09%)
     
  • Plata

    30.54
    +0.09 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.0850
    +0.0032 (+0.29%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    -0.0080 (-0.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2739
    +0.0041 (+0.32%)
     
  • yen/dólar

    156.9430
    +0.0050 (+0.00%)
     
  • Bitcoin USD

    68,702.02
    +1,200.50 (+1.78%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,442.61
    -25.49 (-1.74%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,646.11
    -457.11 (-1.17%)
     

Aumenta la presión sobre el Gobierno alemán para que encuentre una solución al agujero presupuestario

FOTO DE ARCHIVO: El canciller Olaf Scholz habla junto al ministro de Finanzas, Christian Lindner, y el ministro de Economía y Clima, Robert Habeck

Por Holger Hansen

BERLÍN, 22 nov (Reuters) - La coalición alemana sopesa opciones como suspender el freno de la deuda del país para este año, mientras intensifica sus esfuerzos por encontrar una salida a una crisis presupuestaria cada vez más profunda, provocada por una sentencia judicial que ha obligado a congelar las nuevas promesas de gasto.

Los planes financieros de la mayor economía europea se vieron trastocados la semana pasada por una sentencia del Tribunal Constitucional que impidió al Gobierno reasignar 60.000 millones de euros (65.440 millones de dólares) de fondos no utilizados de la pandemia a inversiones ecológicas.

El tribunal dictaminó que la maniobra presupuestaria era incompatible con las restricciones de endeudamiento consagradas en la Constitución alemana.

PUBLICIDAD

Los tres partidos de la difícil coalición del canciller socialdemócrata (SPD), Olaf Scholz, con los Verdes y los liberales (FDP), intentan encontrar una solución para mantener el mayor número posible de compromisos y cumplir la ley.

Las conversaciones entre varios grupos de altos cargos políticos de todos los partidos se prolongarán durante todo el día, y entre las opciones figuran la elaboración de un presupuesto suplementario para 2023 y la suspensión de un freno a la deuda autoimpuesto que se reinstauraría el año que viene.

La presión es aún mayor en la recta final de las negociaciones sobre el presupuesto del año que viene.

Tras interrumpir las deliberaciones la semana pasada, los expertos presupuestarios de la coalición tienen previsto reunirse de nuevo el jueves para debatir el gasto del próximo año antes de que la Cámara Baja del Bundestag lo debata la próxima semana, culminando en una votación el 1 de diciembre.

El Gobierno ya ha congelado la mayoría de los nuevos compromisos de gasto de los ministerios, lo que pone de manifiesto la gravedad de la situación.

También ha bloqueado el gasto del Fondo de Estabilización Económica de 200.000 millones de euros para este año, según se desprende de una carta vista por Reuters, y una fuente gubernamental dijo a Reuters que el Gobierno quería cerrar el fondo a finales de año.

EL SECTOR PIDE CLARIDAD

Casi todas las partidas de gasto que aún no se han aprobado formalmente están en el aire. Entre las incertidumbres está la ayuda militar a Ucrania.

El ministro de Economía de los Verdes, Robert Habeck, ha advertido de que el lugar de Alemania como centro de inversiones está en juego, al igual que los puestos de trabajo, y los jefes de la industria han pedido claridad rápidamente.

"La industria alemana contempla la actual situación política con gran preocupación", declaró Siegfried Russwurm, presidente de la asociación industrial BDI.

Hasta ahora, Berlín se ha atenido a un acuerdo de 10.000 millones de euros en subvenciones con el fabricante de chips estadounidense Intel, que desarrollará dos plantas de fabricación de chips.

Una fuente gubernamental ha dicho a Reuters que la suspensión del techo de la deuda, que se aplicó entre 2020 y 2022 para amortiguar el impacto de la pandemia de COVID y la invasión rusa de Ucrania, tendría que seguir las directrices establecidas en la sentencia judicial.

Uno de los obstáculos a la reforma del techo de la deuda, que limita el déficit presupuestario estructural de Alemania al equivalente del 0,35% del producto interior bruto, ha sido el ministro de Finanzas, Christian Lindner. Su partido, el proempresarial FDP, es un firme defensor de la disciplina fiscal y los impuestos bajos.

La Comisión Europea anunció el martes que la política fiscal de la zona euro será más estricta el próximo año. El 15 de noviembre pronosticó que el déficit presupuestario agregado de los 20 países que utilizan el euro caería hasta el 2,8% del PIB en 2024 desde el 3,2% de 2023.(1 dólar = 0,9168 euros)

(Información de Holger Hansen, Christian Kraemer, Andreas Rinke; redactado por Madeline Chambers; editado por Miranda Murray y Alex Richardson; editado en español por Javi West Larrañaga)