Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.33 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.76 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    77.80
    +0.93 (+1.21%)
     
  • Oro

    2,335.20
    -2.00 (-0.09%)
     
  • Plata

    30.54
    +0.09 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.0850
    +0.0032 (+0.29%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    -0.0080 (-0.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2739
    +0.0041 (+0.32%)
     
  • yen/dólar

    156.9430
    +0.0050 (+0.00%)
     
  • Bitcoin USD

    68,889.52
    -37.56 (-0.05%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,479.95
    +11.85 (+0.81%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,646.11
    -457.11 (-1.17%)
     

El Banco de Inglaterra prepara la que podría ser su última subida de tipos

FOTO DE ARCHIVO: El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey

Por Andy Bruce

LONDRES, 17 sep (Reuters) - Es probable que el Banco de Inglaterra vuelva a subir los tipos de interés esta semana, posiblemente el último coletazo de uno de los grandes ciclos de endurecimiento de los últimos 100 años, ya que el enfriamiento de la economía empieza a preocupar a los responsables de política monetaria.

Todos menos uno de los 65 economistas encuestados por Reuters en los últimos días predijeron que el Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) subiría el tipo de interés hasta el 5,5% el jueves, frente al 5,25% actual, lo que supondría su nivel más alto desde 2007.

Los mercados financieros están menos seguros que los economistas —con los futuros de tipos del viernes mostrando una probabilidad del 25% de una pausa—, pero ambos están llegando a la opinión de que la racha de subidas de los costes de endeudamiento desde diciembre de 2021 está llegando a su fin.

PUBLICIDAD

Si el tipo de interés bancario alcanza el 5,5% —desde un punto de partida del 0,1%— ocuparía el cuarto lugar en la lista de los mayores ciclos de endurecimiento de la política monetaria británica del siglo pasado, por detrás de las subidas que tuvieron lugar a finales de la década de 1980 y a principios y finales de la década de 1970.

La recesión acompañó a todas esas fuertes subidas de tipos anteriores, y el Comité de Política Monetaria tiene cada vez más presente la posibillidad de que se produzca una recesión, ya que las 14 subidas de tipos que ya ha realizado aún no se han reflejado plenamente en la economía real.

Muchos de los datos de la última semana subrayan el comentario del gobernador Andrew Bailey de que el Banco de Inglaterra está "mucho más cerca" de poner fin a su ciclo de endurecimiento.

La producción económica cayó en julio más de lo esperado, aunque factores puntuales como las huelgas explicaran parte de la caída, y la tasa de desempleo ya ha superado las previsiones del BoE para el conjunto del tercer trimestre.

El Banco Central Europeo también se refirió a la debilidad de las perspectivas económicas cuando subió los tipos la semana pasada y señaló que esa sería su última medida de este tipo en el ciclo actual.

Pero como la inflación en Reino Unido sigue siendo más alta que en cualquier otra gran economía avanzada, el cálculo para las autoridades del Banco de Inglaterra es posiblemente más complejo, y los datos de crecimiento salarial en Reino Unido siguen apuntando a riesgos inflacionistas.

"Aunque esperamos que la masa crítica del comité se agrupe en torno a una subida de 25 puntos básicos, la naturaleza incierta y finamente equilibrada del punto de inflexión del ciclo significa que creemos que habrá disidentes a ambos lados", dijo Jack Meaning, economista jefe para el Reino Unido de Barclays.

Los datos de aquí al anuncio del jueves podrían cambiar el debate.

Es probable que las cifras de inflación de agosto, que se publican el miércoles, cambien la tendencia a la baja gracias a la subida de los precios de la gasolina.

Los inversores se mostrarán cautelosos ante la tendencia del Banco de Inglaterra, bajo la presidencia de Bailey, a reaccionar enérgicamente ante los datos de inflación por encima de lo previsto, un enfoque que, según algunos economistas, ha socavado su capacidad para transmitir un mensaje coherente y controlar los tipos de mercado.

Como siempre, el lenguaje empleado por el Comité de Política Monetaria sobre el camino a seguir, y los cambios en el equilibrio de opiniones, podrían tener un gran impacto en el mercado.

(Edición de Catherine Evans, editado en español por José Muñoz)