Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,482.50
    +4.00 (+0.07%)
     
  • F Dow Jones

    38,877.00
    +59.00 (+0.15%)
     
  • F Nasdaq

    19,920.00
    -1.25 (-0.01%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,048.50
    +2.40 (+0.12%)
     
  • Petróleo

    80.41
    +0.08 (+0.10%)
     
  • Oro

    2,336.00
    +7.00 (+0.30%)
     
  • Plata

    29.59
    +0.20 (+0.68%)
     
  • dólar/euro

    1.0740
    +0.0005 (+0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2790
    +0.0660 (+1.57%)
     
  • Volatilidad

    12.75
    +0.09 (+0.71%)
     
  • dólar/libra

    1.2710
    +0.0005 (+0.04%)
     
  • yen/dólar

    157.6670
    -0.0510 (-0.03%)
     
  • Bitcoin USD

    66,358.02
    -257.27 (-0.39%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,384.18
    -3.98 (-0.29%)
     
  • FTSE 100

    8,142.15
    -4.71 (-0.06%)
     
  • Nikkei 225

    38,402.30
    +299.86 (+0.79%)
     

Carry trade genera ganancia del 42%, impulsa entrada a nuevo mercado

(Bloomberg) -- Para los especuladores de divisas de todo el mundo, la operación durante mucho tiempo ha sido una obviedad: simplemente pedir prestado yenes, que no cuestan nada debido a las tasas de interés bajo cero en Japón, y luego colocar el dinero en cualquier lugar donde los rendimientos sean más altos, obteniendo una ganancia considerable de la diferencia.

Lo más leído de Bloomberg

Pero ahora ha comenzado a surgir una sorprendente alternativa de bajo costo a la moneda japonesa, esta vez desde China. El mes pasado, Invesco, Goldman Sachs, Citigroup y TD Securities recomendaron el yuan como una opción atractiva para financiar las denominadas operaciones de carry trade a medida que se debilita hacia mínimos históricos.

PUBLICIDAD

Si bien el costo de pedir prestado la moneda china en los mercados extranjeros se ha disparado en los últimos días, a medida que las autoridades de Pekín se esfuerza por defenderla y hacer frente a los especuladores, los defensores del carry trade en yuanes no se dejan intimidar. Afirman que su postura tiene tanto que ver con la divergencia de las fortunas de las dos mayores economías de Asia como con las frías y duras ganancias o la diversificación del riesgo.

Moribunda durante décadas, el repunte de la inflación japonesa —y las tímidas señales de una reactivación del crecimiento— han alimentado la especulación de que el Banco de Japón finalmente pondrá fin a su política de tasas negativas, que se ha extendido por siete años. Para China, la operación subraya hasta qué punto ha caído el otrora poderoso gigante. La pesada carga de deuda, la crisis inmobiliaria y los temores de deflación han llevado al Banco Popular de China a recortar su tasa de referencia dos veces desde junio, hasta un mínimo histórico del 1,8%. Muchos esperan que se produzcan más recortes, lo que debilitará aún más el yuan y hará que los préstamos sean más baratos.

“Si se piensa que el Banco de Japón está en juego, entonces se obtiene fortaleza del yen y hay que tener cuidado, mientras el Banco Popular de China sigue flexibilizando su política”, dijo Dirk Willer, jefe de estrategia global macro y de mercados emergentes de Citigroup. La debilidad de la economía china es “una parte importante de esa operación”.

Seguir con carry

Este mes, el equipo de Willer recomendó a sus clientes vender yuanes frente a una cesta de monedas que incluye el dólar y el euro.

Por supuesto, hay muchas advertencias. Nadie está sugiriendo que el carry trade del yen esté muerto o que los especuladores abandonen el yen por el yuan. En lo que va del año, el financiamiento de compras con yenes en América Latina —donde las tasas de referencia llegan al 13,25%— ha sido especialmente rentable. Una canasta de reales y pesos colombianos y mexicanos ponderada en partes iguales ha subido un 42%, superando cómodamente el repunte del Nasdaq.

Y el yuan no es una apuesta segura como moneda de financiamiento. China ha intervenido agresivamente para apuntalarlo en los mercados extranjeros. Los bancos estatales han drenado periódicamente la oferta de yuanes extraterritoriales para aumentar los costos de financiamiento y ahuyentar a los especuladores. El miércoles, el costo de los préstamos en yuanes a tres meses se disparó brevemente por encima del 4%, el más alto en cinco años.

Preocupación por el crecimiento

Los datos de producción industrial y ventas minorista publicados el viernes en China mostraron que la economía podría estar estabilizándose. Los economistas encuestados por Bloomberg prevén que China cumpla con el objetivo de crecimiento del Gobierno del 5% este año, frente a una expansión del 1,8% en Japón. La diferencia de crecimiento entre ambos países, aunque sigue siendo considerable, se ha reducido notablemente. En 2021, era el doble.

“El Banco Popular de China ha intervenido y ha dejado muy en claro que está preocupado”, afirma Jae Lee, estratega de TCW Group. Esto aumenta las probabilidades de que las operaciones de carry trade en yuanes no funcionen en el corto plazo.

Los bancos centrales de Brasil, México y Chile también han comenzado a bajar las tasas, reduciendo el “carry” (que en la jerga financiera se refiere al retorno de una inversión) en algunas de las operaciones más lucrativas.

A pesar de los riesgos, un número creciente de operadores todavía siguen viendo valor en el yuan como una forma de diversificar el riesgo de financiamiento en sus operaciones de carry trade.

Mientras que las operaciones de carry trade en yenes se han disparado en los dos últimos años, cuando casi todos los bancos centrales fuera de Japón aumentaban las tasas de forma agresiva, la preocupación ahora es que el Banco de Japón se sume a esta tendencia, especialmente porque la inflación ha superado su objetivo del 2% durante más de un año. Recientemente, los operadores anticiparon que el banco subirá las tasas en enero.

Fluctuaciones del yen

Las fluctuaciones del yen también se han vuelto más pronunciadas y las autoridades japonesas han intensificado su intervención verbal cuando perciben una debilidad excesiva, precisamente lo que los operadores de carry trade tratan de evitar en una moneda de financiamiento.

“La oscilación del yen es algo que realmente impide que la gente participe” en operaciones de carry trade basadas en Japón, dijo Simon Harvey, jefe de análisis de divisas de Monex Europa.

En lugar de utilizar yenes, Goldman Sachs recomendó financiar las compras de reales y pesos colombianos con yuanes. Los estrategas de TD también recomendaron a sus clientes que pidieran prestado yuanes para comprar rupias indias, pesos mexicanos y reales.

La lógica es sencilla. El Banco Popular de China necesitará bajar las tasas a niveles mínimos para apuntalar la economía. Ello reducirá los costos de financiamiento y debilitará la moneda, impulsando de paso las ganancias del carry trade basado en yuanes. En el mercado local, el yuan, que no es convertible y está fuera del alcance de la mayoría de los extranjeros, recientemente cayó a su nivel más bajo en 16 años.

Vida real

Las operaciones de carry trade generalmente se realizan mediante forwards: contratos extrabursátiles entre dos partes para intercambiar una moneda por otra a un tipo de cambio fijo y en un momento futuro. En teoría, los carry trades no deberían funcionar. Lo que se gana en intereses debería compensarse con lo que se pierde en la depreciación de la moneda. Pero en la vida real, las cosas son mucho más complicadas, lo que significa que todavía hay dinero por ganar.

Ricardo Seabra, de Banco de Investimento Global SA, es uno de los más ha ganado. Su fondo BiG Diversified Macro Fund ha obtenido una rentabilidad del 12% este año hasta agosto, frente a una pérdida de aproximadamente el 1% de su índice de referencia.

Seabra ha ido rotando las divisas de financiamiento a lo largo del año y añadió el yuan a la mezcla en los dos últimos meses, a medida que China se deterioraba. Ahora es una de sus dos principales monedas de financiamiento, junto con el yen.

Rendimientos jugosos

No le preocupan demasiado las recientes medidas del Banco Popular de China porque espera que el banco deje que el yuan se deprecie lentamente con el tiempo. En última instancia, lo más importante es mantener las posiciones largas.

Últimamente, estas han sido monedas como el real brasileño. Actualmente, los forwards a tres meses ofrecen una rentabilidad del 11,1% para el real. Para el peso mexicano, es del 11,7%. Dado que pedir prestado un 4% de yuanes para financiar la transacción implica una rentabilidad anualizada de aproximadamente el 7%, si las tasas de cambio se mantienen estables (puede parecer poco, pero como estas operaciones casi siempre están muy apalancadas, las utilidades reales pueden ser muchas veces mayores).

“Nos gustan estos jugosos rendimientos reales”, afirma Seabra.

Irónicamente, la intervención de Pekín en el yuan extraterritorial, y el hecho de que esté estrechamente gestionado para mantener el precio cerca de su homólogo terrestre, podría incluso ser una ventaja al amortiguar la volatilidad y hacer que las ganancias sean más predecibles. La volatilidad implícita del yuan a tres meses es de 5,6, la tercera más baja entre las principales divisas, frente a los 9,3 del yen.

“Seguimos viendo el yuan como una moneda de financiamiento atractiva, dados sus bajos rendimientos, baja volatilidad y valoraciones moderadamente caras”, dijo Alessio de Longis, jefe de inversiones de Invesco Solutions.

Traducido por Paulina Munita.

Nota Original:Carry Trade Mints 42% Profit and Sparks Push Into New Market

©2023 Bloomberg L.P.