Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.29 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.79 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    77.95
    +0.23 (+0.30%)
     
  • Oro

    2,342.60
    +8.10 (+0.35%)
     
  • Plata

    30.78
    +0.29 (+0.94%)
     
  • dólar/euro

    1.0853
    +0.0004 (+0.03%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    -0.0080 (-0.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2741
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • yen/dólar

    156.6900
    -0.2530 (-0.16%)
     
  • Bitcoin USD

    69,106.69
    +203.25 (+0.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,500.15
    +32.05 (+2.18%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,758.96
    +112.85 (+0.29%)
     

Insólito: una casa de apuestas hace perder a un nuevo cliente $ 28.400 en 20 minutos

William Hill admitió ante la Comisión de Juegos de Azar que los nuevos clientes podían apostar grandes sumas durante períodos cortos sin los controles adecuados. (Photo by Jakub Porzycki/NurPhoto via Getty Images).
William Hill admitió ante la Comisión de Juegos de Azar que los nuevos clientes podían apostar grandes sumas durante períodos cortos sin los controles adecuados. (Photo by Jakub Porzycki/NurPhoto via Getty Images). (NurPhoto via Getty Images)

Sabemos que los casinos hacen fortunas al incitar a las personas a apostar grandes sumas que seguramente nunca recuperarán. Pero el emporio de las apuestas William Hill tendrá que pagar 19,2 millones de libras esterlinas (unos 23,7 millones de dólares) por no proteger a sus clientes de perder grandes cantidades en cuestión de minutos y por no prestar atención a las normativas para evitar el lavado de dinero.

La agencia reguladora del gobierno británico impuso la suma por un largo expediente de fallas cometidas en los 18 meses comprendidos entre mayo de 2020 y octubre de 2021 en tres subsidiarias de la compañía.

Los hallazgos fueron tan atroces que el presidente ejecutivo de la Comisión de Juegos de Azar, Andrew Rhodes, dijo que contemplaron suspender la licencia del gigante del juego con sede en Gran Bretaña. “Sin embargo, debido a que el operador reconoció de inmediato sus fallas y trabajó con nosotros para implementar mejoras rápidamente, optamos por el pago de cumplimiento más grande de nuestra historia”, dijo Rhodes en un comunicado.

PUBLICIDAD

Estas fueron alguna de las transgresiones a las normativas británicas cometidas por William Hill, según la publicación Casino.

  • Permitir que múltiples clientes abrieran cuentas y apostaran miles de libras en períodos cortos de tiempo sin ninguna revisión, como el cliente que gastó 23.000 libras (28.400 dólares) en 20 minutos y otro novato que gastó 18.000 libras en 24 horas.

  • Incapacidad para evitar que más de 330 personas apostaran en una sucursal de William Hill aunque habían sido vetadas de su otra sede.

  • Incumplir una y otra vez las normas contra el lavado de dinero al permitir a los apostadores depositar grandes sumas de dinero sin realizar los controles necesarios o buscar pruebas de cómo los jugadores habían obtenido su dinero.

  • Aprobar una apuesta de 100.000 libras esterlinas (123.212 dólares) a un jugador a pesar de que esa persona tenía aprobada una línea de crédito de solo 70.000 libras (86.248 dólares).

  • No hacer cumplir una espera de 24 horas para otorgar aumentos de línea de crédito después de la presentación de la solicitud.

Las normativas de las licencias de las casas de apuestas establecen que las empresas deben realizar verificaciones para identificar y hablar con los clientes que podrían estar en riesgo de tener problemas con los juegos de azar. También deben comprobar que el dinero que se utiliza para apostar procede de una fuente legítima y no está asociado con actividades delictivas.

La marca de apuestas de 88 años, propiedad del Grupo 888, admitió haber incurrido en las transgresiones. Algunos de los problemas más extremos tuvieron lugar durante las restricciones sanitarias del Covid-19, cuando las autoridades advirtieron a los corredores de apuestas y casinos que no explotaran a las personas vulnerables encerradas en sus casas durante largos períodos.

La prestigiosa casa de apuestas también hizo caso omiso a los llamados de atención durante la revisión que el gobierno británico hizo de la legislación que regula las actividades de apuesta y azar, en un proceso que incluyó la promesa de la industria de que mejoraría sus estándares de seguridad.

Aunque para cualquier ciudadano una multa de 19,2 millones de libras esterlinas sería impagable y se trata de la sanción más grande de la historia británica, para William Hill y su marca subsidiaria Mr. Green la suma equivale a cuatro días de ingreso de su casa matriz. El Grupo 888 ganó unos 1.800 millones de libras esterlinas en su negocios de apuestas en 2022.

Los analistas del sector se preguntan si la industria del juego estadounidense llegará a incurrir en las mismas faltas que las casas de apuestas británicas y todo parece indicar que ese panorama es posible, en la medida en que las apuestas deportivas tomen fuerza en ese lado del Atlántico.

Algunos detractores de los juegos han criticado las prácticas publicitarias de los operadores estadounidenses. Y aunque reguladores estatales también han emitido multas a las firmas DraftKings (500.000 dólares) y a Barstool Sportsbook (250.000 dólares) en Ohio, las sanciones ni se acercan a los montos exigidos por las autoridades en el Reino Unido.

El problema del juego online

La ludopatía, o adicción al juego, es un antiguo problema social. Pero la disponibilidad inmediata a la ruleta, tragamonedas, póquer y puestas deportivas por internet ha incrementado la tendencia a apostar compulsivamente.

HelpGuide.org explica que cualquier persona puede llegar a tener problemas con el juego, que comienza como una distracción divertida e inofensiva a una obsesión enfermiza con graves consecuencias. Los problemas con el juego puede deteriorar las relaciones sociales y familiares, interferir con el trabajo y conducir a un desastre financiero. Incluso puede hacer cosas que nunca pensó que haría, como acumular grandes deudas o incluso robar dinero para apostar.

Y no se trata de que el jugador compulsivo sea un delincuente o no tenga fuerza de voluntad. Se trata de una patología que lo llevará a apostar sin importar las consecuencias.

Por eso es tan importante que las casas de apuestas cumplan los protocolos establecidos por las autoridades para proteger a las personas vulnerables que pueden perderlo todo por su incapacidad de controlar sus impulsos.

No estoy segura de que con el pequeño escarmiento de 19,2 millones de libras esterlinas William Hill haya aprendido la lección y evitará que en el futuro otros jugadores nóveles incautos despilfarren sus ahorros en cuestión de minutos.

Fuentes: Casino.org, HelpGuide.org, The Guardian, BBC.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

¿Adicto al trabajo? 10 claves para superarlo