U.S. Markets closed

China, EEUU y Rusia, en una carrera de drones furtivos de combate

Un dron furtivo RQ-170 Sentinel de reconocimiento. Foto Getty

El dron de reconocimiento supersónico DR-8 fue presentado por primera vez durante el desfile militar para celebrar el 70 aniversario de la llegada del Partido Comunista de China al poder, una muestra más de la prioridad que los chinos están dando al desarrollo de los aviones no tripulados para no quedarse atrás en la carrera que lideran Estados Unidos y Rusia en el desarrollo de drones furtivos de combate.

En el desfile también estaba el avión no tripulado chino GJ-11 Sharp Sword, llamado así por su similitud con una espada afilada que ha hecho que expertos en este tipo de armamento lo comparen por su parecido con el bombardero B-2 Spirit de Estados Unidos y el X-47B, un dron de combate de largo alcance basado en portaviones de la Armada de EEUU.

China afirmó que todas las armas exhibidas durante ese desfile están en servicio activo, una declaración que los expertos militares ven con cierto escepticismo dado que no han ofrecido ninguna prueba convincente de que su dron furtivo esté operativo, más allá de unas fotos de baja resolución de un G-11 que difieren totalmente del que se vio en el desfile.

Las tres formaciones de drones que exhibió China en la plaza de Tiananmen durante la celebración del Día Nacional, el pasado 1 de octubre, incluían vehículos aéreos no tripulados (UAV) y vehículos submarinos no tripulados (UUV).

“Esto sugiere que el Ejército Popular de Liberación (EPL) está priorizando el desarrollo de las tecnologías más avanzadas que cambiarán el juego de la guerra”, aseguró el comentarista militar Ni Lexiong al diario South China Morning Post.

Las ventajas de los drones

Menos caros que los aviones de combate furtivos avanzados, los drones furtivos pueden hacer casi cualquier cosa que un avión de combate puede hacer, y para los países con escasez de dinero, este tipo de aeronaves pueden reducir la cantidad de cazas necesarios para operaciones ofensivas, manteniendo los aviones de combate para operaciones de defensa y de superioridad aérea.

Estados Unidos, Rusia, China e Israel continúan desarrollando drones furtivos de combate, que tienen una importante implicación para las guerras futuras, pero hasta el momento ningún país ha mostrado pruebas fehacientes de que cuenta con un dron de este tipo que sea operacional.

RQ-170 Sentinel y RQ-180 de Estados Unidos

El proyecto para desarrollar el X-47B de EEUU fue abandonado en 2015 por razones políticas pero la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) y la CIA cuentan con el Lockheed Martin RQ-170 Sentinel. Aunque no se han dado a conocer muchos detalles sobre su diseño y capacidad, analistas en temas de defensa han coincidido en que se trata de un avión no tripulado furtivo que está equipado con equipos de reconocimiento aéreo.

El RQ-170 es un vehículo aéreo no tripulado de gran altitud y larga resistencia que puede capturar imágenes en tiempo real del campo de batalla y transferir los datos a la estación de control en tierra.

Ha sido desplegado en Afganistán, Pakistán, Irán y el periódico surcoreano JoongAng Daily aseguró que ya ha sido probado para poder hacer misiones de inteligencia sobre las capacidades de Corea del Norte. Sin embargo, su despliegue en la península coreana no ha sido confirmado oficialmente.

Drones sobrevuelan zona desértica. Foto Getty

Una nueva versión, el RQ-180 de alta velocidad y con capacidad de penetrar espacios aéreos protegidos con sistemas avanzados de defensa aérea, parece ser el reemplazo del X47B con base en portaviones de la Armada.

Northrop Grumman recibió la tarea de construir este avión no tripulado con capacidad de largo alcance, misiles de ataque global rápido y ataque electrónico.

Son pocos los detalles que se conocen de este dron, pero se asume que para poder penetrar espacios protegidos debe tener características avanzadas de sigilo. Además, se sabe que es un poco más grande que el RQ-170 pero tiene la mismas formas y funcionamiento.

Su-70 Okhotnik-B de Rusia

El ministerio de Defensa de Rusia publicó en julio pasado algunas imágenes de las primeras pruebas de su dron furtivo de combate en desarrollo Su-70 Okhotnik (cazador), con una envergadura de unos 20 metros, un peso de 20 toneladas y una velocidad de 1.000 kilómetros por hora.

La información precisa también es escasa y solo algunos expertos y blogs publican algunos detalles sin confirmar de estos UAV, como que al parecer cuentan con un motor turboventilador Saturn AI-31, el mismo que se utiliza para el avión de combate ruso Su-27 (que requiere dos de estos motores) y el chino Chengdu J-10.

A finales de septiembre, el Ministerio de Defensa ruso proporcionó un video del Su-70 volando con un avión de combate Su-57 y sugirió que estas dos aeronaves pueden operar conjuntamente.

Es un ala voladora similar al bombardero furtivo de EEUU B-2 que en teoría puede penetrar las defensas enemigas para disparar misiles y lanzar bombas. Asimismo, puede encargarse de trabajar como un penetrador en la "vanguardia de la batalla", llevando a cabo los primeros ataques, como la destrucción de la defensa aérea enemiga durante la fase inicial de una gran guerra aérea.

Su diseño no ha pasado desapercibido por parte de los expertos, que consideran que su sistema de escape redondo convencional difiere de los diseños de los drones estadounidenses, los cuales cuentan con una configuración de escape plana y con persianas para mejorar su baja observabilidad al radar y moderar la firma de calor infrarrojo (IR) del avión, evitando así ser detectados y poder escapar de los misiles guiados.

GJ-11 Sharp Sword y DR-8 de China

El GJ-11 chino es un misterio casi en su totalidad. Los expertos consideran que si bien parece un dron furtivo, el modelo del desfile del pasado 1 de octubre parece tener un motor totalmente integrado, lo que difiere de las fotos que exhibieron las autoridades chinas del modelo de prueba en las que el motor sobresale en la parte trasera, lo que comprometería significativamente su carácter de furtivo.

Las fotos permiten determinar que cuenta con un motor Shenyang WP-7, utilizado también en el caza ligero J-7, cuenta con una envergadura de 14 metros y al parecer puede portar bombas guiadas de 50, 100 y 250 libras.

Este avión no tripulado será desplegado en el primer portaviones hecho en China, que ha entrado en los operativos finales para ser puesto en servicio a finales de este año.

Una fuente militar sin identificar de la armada china señaló al South China Morning Post que la decisión de desplegar el GJ-11 en un portaviones es muy significativa porque ayuda a cerrar la brecha tecnológica con la Marina de Estados Unidos.

“El uso de drones para portaviones y buques de guerra es la tendencia (en la Armada) en todo el mundo y China no es la excepción”, agregó la fuente.

De otro lado, el EPL describió el DR-8 como un “UAV de reconocimiento de gran altitud y alta velocidad”, lo que algunos analistas consideran podría ser un dron supersónico con capacidad furtiva que le permite penetrar el espacio aéreo enemigo y tomar fotografías de alta definición de objetivos como los grupos de portaviones.

Los militares chinos creen que el DR-8 puede desempeñar un papel clave en caso de un conflicto en el Mar del Sur de China que involucre a los portaviones estadounidenses.

Un dron supersónico de reconocimiento DR-8 de China es llevado en la Plaza Tiananmen durante el desfile militar por los 70 años de la llegada al poder del Partido Comunista de China el 1 de octubre de 1949. Foto REUTERS

A pesar de las afirmaciones de las autoridades rusas y chinas, varios expertos consideran que sus drones furtivos de combate aún no están listos para ser usados en combate y en este punto Estados Unidos tiene una gran ventaja ya que los ha usado desde hace varios años.

“Estados Unidos tiene literalmente décadas de experiencia operando sistemas no tripulados, desde el uso en el campo de batalla en lugares como Irak y Afganistán, hasta pruebas exitosas de despegue y aterrizaje en portaviones. Ni Rusia ni China tienen eso”, aseguró Peter W. Singer, autor de barios libros sobre guerra de alta tecnología, al portal The Daily Beast.

Singer agregó que “las futuras batallas serán más y más robots desempeñando más papeles”.

Artículos relacionados que te pueden interesar: