U.S. markets closed
  • F S&P 500

    3,730.00
    -2.00 (-0.05%)
     
  • F Dow Jones

    29,735.00
    -15.00 (-0.05%)
     
  • F Nasdaq

    11,540.50
    -15.25 (-0.13%)
     
  • RTY=F

    1,721.20
    +0.40 (+0.02%)
     
  • Petróleo

    82.32
    +0.17 (+0.21%)
     
  • Oro

    1,664.70
    -5.30 (-0.32%)
     
  • Plata

    18.83
    -0.05 (-0.29%)
     
  • dólar/euro

    0.9687
    -0.0052 (-0.53%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7050
    -0.2590 (-6.53%)
     
  • Volatilidad

    30.18
    -2.42 (-7.42%)
     
  • dólar/libra

    1.0806
    -0.0080 (-0.73%)
     
  • yen/dólar

    144.2960
    +0.1740 (+0.12%)
     
  • BTC-USD

    19,563.05
    +583.94 (+3.08%)
     
  • CMC Crypto 200

    447.32
    +18.54 (+4.32%)
     
  • FTSE 100

    7,005.39
    +20.80 (+0.30%)
     
  • Nikkei 225

    26,415.49
    +241.51 (+0.92%)
     

Cultura pop: las lecciones de liderazgo de los peores jefes de la TV y el cine

·4  min de lectura
Intentar complacer a todo el mundo, como hace Michael Scott en The Office, termina nubla la capacidad de un gerente para tomar las mejores decisiones, especialmente cuando pueden ser impopulares. Y cuando no se confía en los empleados y no se es fiel a su palabra, es difícil cultivar uno de los elementos más importantes del liderazgo: la confianza.
Intentar complacer a todo el mundo, como hace Michael Scott en The Office, termina nubla la capacidad de un gerente para tomar las mejores decisiones, especialmente cuando pueden ser impopulares. Y cuando no se confía en los empleados y no se es fiel a su palabra, es difícil cultivar uno de los elementos más importantes del liderazgo: la confianza. - Créditos: @Captura Twitter

Malos jefes. Todos el mundo los tuvo. De hecho, son tan comunes que suelen ser personajes de las películas y los programas de televisión que disfrutamos. Sus transgresiones van desde molestias irritantes hasta intenciones asesinas, a menudo con resultados divertidos, horribles o convincentes.

Afortunadamente, la mayoría de las personas no tiene que lidiar regularmente con conductas delictivas en el lugar de trabajo. Pero eso no significa que los malos jefes no creen su propia cuota de caos. En un episodio reciente del podcast The New Way We Work, la editora adjunta de Fast Company, Kate Davis, y la oradora y autora Diana Kander, presentadora del podcast The Growth League, discutieron cómo algunos pasos en falso y pecados comunes pueden socavar el trabajo que muchas personas hacen para mejorar su liderazgo y habilidades de gestión.

Líderes psicópatas: cómo identificar un jefe macabro

Los problemas comunes como la microgestión, la retención de comentarios honestos y el hecho de no tratar con los empleados problemáticos son comportamientos de los que muchos jefes pueden ser culpables de vez en cuando.

A continuación un repaso por algunos de los malos jefes más conocidos de la televisión y el cine para analizar su comportamiento y ver qué conclusiones y enseñanzas se pueden aplicar al mundo laboral.

Michael Scott (The Office)

Mal comportamiento del jefe: Steve Carell interpretó al líder de la compañía papelera ficticia de Scranton, Pensilvania, Dunder Mifflin, durante siete temporadas. Michael Scott estaba necesitado de cariño y dejó que su desesperación por la aprobación, la atención y el afecto de los demás lo llevaran a tomar malas decisiones y comportarse de manera inapropiada. Esto abarcó desde socavar las oportunidades de desarrollo y avance de los empleados hasta, posiblemente en su peor movimiento, hacer una promesa imprudente y falsa de pagar la educación universitaria de los estudiantes de bajos ingresos de una escuela vecina. Solo cuando Scott aprende a tener más confianza en la última temporada de Carell, alcanza parte de su potencial de liderazgo.

La lección de liderazgo: complacer a la gente nubla la capacidad de un gerente para tomar las mejores decisiones, especialmente cuando pueden ser impopulares. Y cuando no se confía en los empleados y no se es fiel a su palabra, es difícil cultivar uno de los elementos más importantes del liderazgo: la confianza.

Miranda Sacerdote (El diablo viste a la moda)

Mal comportamiento del jefe: grosera, desdeñosa y desmoralizadora, es difícil imaginar por qué alguien sigue trabajando para la editora en jefe de esta revista de moda ficticia, interpretada por Meryl Streep. Se espera que los empleados estén de guardia todo el tiempo y el equilibrio entre el trabajo y la vida no existe en su mundo. A pesar de su dedicación y lealtad, su asistente Andrea Sachs (Anne Hathaway) finalmente se termina alejando del codiciado puesto cuando no puede soportar el comportamiento de Priestly hacia los empleados leales.

La lección de liderazgo: Durante los momentos más vulnerables de Priestly está claro que su comportamiento está impulsado por su propio perfeccionismo implacable y el escrutinio que soporta. Sin embargo, lo que no logra aprender es que, si no trata a sus empleados con respeto y no les ofrece una relación de equilibrio entre el trabajo y la vida personal, perderá a su mejor talento.

Logan Roy (Succession)

Mal comportamiento del jefe: el patriarca de la familia Roy, interpretado por Brian Cox, no es leal a nadie, ni siquiera a los miembros más cercanos de su propia familia, quienes son herederos de la empresa que él mismo fundó. Parece estar preparando a sus hijos adultos para hacerse cargo de su imperio mediático, pero sus puñaladas por la espalda y su crueldad no conocen límites. Su comportamiento destruye sus relaciones y amenaza el futuro de su empresa.

La lección de liderazgo: Mezclar familia y negocios puede ser complicado y requiere roles claramente definidos. Claro, que también ayuda si todos los involucrados tienen una brújula moral mínimamente funcional.

En su libro de memorias, Melanie Griffith relata una poco feliz anécdota del rodaje de la película que la catapultó a la fama, Secretaria Ejecutiva
En Secretaria ejecutiva, el personaje que interpreta Melanie Griffith sufre a una jefa que vive apropiándose de sus ideas


En Secretaria ejecutiva, el personaje que interpreta Melanie Griffith sufre a una jefa que vive apropiándose de sus ideas

Katharine Parker (Secretaria ejecutiva)

Mal comportamiento del jefe: a pesar de prometerle a su asistente, Tess McGill (Melanie Griffith), que la ayudará a ascender en la escala corporativa, el personaje que interpreta Sigourney Weaver, le vive robando sus buenas ideas y trata de atribuirse el mérito de ellas. Cuando finalmente se revela el engaño, como suele suceder, Parker pierde su trabajo y McGill tiene la oportunidad de su vida.

La lección de liderazgo: Siempre hay que reconocer las ideas y los logros de las personas con las que se trabaja. Robar ideas, mentir y atribuirse el mérito del trabajo de otros arruinará rápidamente una reputación y tarde o temprano es descubierto.