Anuncios
U.S. markets open in 9 hours 4 minutes
  • F S&P 500

    5,362.25
    +34.25 (+0.64%)
     
  • F Dow Jones

    39,861.00
    +78.00 (+0.20%)
     
  • F Nasdaq

    18,965.25
    +178.50 (+0.95%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,097.30
    +8.20 (+0.39%)
     
  • Petróleo

    77.08
    -0.49 (-0.63%)
     
  • Oro

    2,375.20
    -17.70 (-0.74%)
     
  • Plata

    30.74
    -0.76 (-2.42%)
     
  • dólar/euro

    1.0833
    +0.0006 (+0.05%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4340
    +0.0200 (+0.45%)
     
  • Volatilidad

    12.29
    -11.86 (-49.11%)
     
  • dólar/libra

    1.2730
    +0.0010 (+0.08%)
     
  • yen/dólar

    156.7290
    +0.0090 (+0.01%)
     
  • Bitcoin USD

    69,395.48
    -444.10 (-0.64%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,512.20
    -14.22 (-0.93%)
     
  • FTSE 100

    8,370.33
    -46.12 (-0.55%)
     
  • Nikkei 225

    39,113.42
    +496.32 (+1.29%)
     

Dirigentes del BCE se resisten a una bajada pronta de tipos pese a la caída de la inflación

FOTO DE ARCHIVO. Un cartel del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania

FRÁNCFORT/MADRID, 15 feb (Reuters) - La inflación de la zona euro vuelve a acercarse al objetivo del 2%, pero el Banco Central Europeo aún necesita más confirmación antes de poder recortar los tipos, según afirmaron el jueves dos influyentes responsables de la política monetaria.

El BCE ha mantenido los tipos de interés en su nivel récord desde septiembre y se ha opuesto a los rumores de recortes de tipos entre los inversores, argumentando que aún faltan datos cruciales, en particular sobre los salarios.

"Los últimos datos confirman el proceso de desinflación en curso y se espera que nos lleve gradualmente más abajo durante 2024", dijo la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en una comparecencia ante el Parlamento Europeo en Bruselas.

"Se espera que el actual proceso desinflacionista continúe, pero el Consejo de Gobierno debe confiar en que nos llevará de forma sostenible a nuestro objetivo del 2%", añadió Lagarde, repitiendo el mensaje ya habitual del BCE.

PUBLICIDAD

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, se hizo eco de este mensaje al afirmar que la próxima medida era una rebaja, pero que no había prisa.

En un acto en Madrid, De Cos dijo que el próximo movimiento en los tipos de interés va a ser un recorte, pero que buscaba no ser explícito sobre cuándo ocurrirá. Dijo que cree que queda algo de tiempo para un eventual recorte e insistió en que la meta del BCE es el objetivo simétrico del 2%.

Si el BCE se moviera demasiado rápido, la inflación podría volver a subir, lo que podría obligar al BCE a endurecer de nuevo los tipos, un costoso ir y venir, advirtió Lagarde.

Los mercados prevén ahora 113 puntos básicos de recortes de tipos este año, frente a los 150 puntos básicos de hace solo unas semanas, aceptando la presión concertada del BCE contra las apuestas excesivas de relajación de la política monetaria.

Dando un impulso a la desinflación, el crecimiento económico se sitúa ahora en torno a cero por sexto trimestre consecutivo y Lagarde afirmó que la actividad seguirá siendo "moderada" a corto plazo.

De hecho, la Comisión Europea recortó el jueves su previsión de crecimiento del PIB de la zona euro a sólo el 0,8% desde el 1,2%, lo que supone sólo una mejora marginal respecto al aumento del 0,5% del año pasado.

Aun así, el BCE sigue reticente a las apuestas de recorte de tipos, por temor a que un crecimiento relativamente rápido de los salarios nominales haga subir la inflación, mientras los trabajadores tratan de recuperar los ingresos perdidos por el rápido crecimiento de los precios.

"El crecimiento de los salarios sigue siendo fuerte y se espera que se convierta en un motor cada vez más importante de la dinámica de la inflación en los próximos trimestres, como reflejo de la rigidez de los mercados laborales y de las demandas de los trabajadores de compensar la inflación", declaró Lagarde.

Según Lagarde, el indicador salarial prospectivo del BCE sigue señalando fuertes presiones salariales, pero las cifras indican cierta estabilización a finales del año pasado.

Aun así, el BCE necesita ver el resultado de los acuerdos salariales que se alcanzarán en el primer trimestre de este año antes de poder estar seguro de que el crecimiento de los ingresos no ejerce una presión alcista indebida sobre los precios.

(Reporte de Balazs Koranyi, Francesco Canepa, Jesús Aguado y Emma Pinedo González; editado en español por Javi West Larrañaga)