U.S. Markets closed

El intento de asesinato más loco: hasta 5 sicarios subcontratados

Los seis hombres fueron acusados de homicidio intencional después de organizar y subcontratar un complot de asesinato en la provincia sureña china de Guangxi. Foto: Tribunal Popular Intermedio de Nanning

Un empresario chino contrató por dos millones de yuanes a un asesino a sueldo, quien contrató por dos millones de yuanes a un asesino a sueldo, quien contrató por 770.000 yuanes a un asesino a sueldo, quien contrató por 700.000 yuanes a un asesino a sueldo, quien contrató por 100.000 yuanes a un asesino a sueldo para matar a un competidor en el mercado de los bienes raíces.

El “trabajo” fue subcontratado por varios sicarios hasta que el quinto de ellos, Ling Xiansi, buscó a la víctima, lo citó en un café y le propuso que fingiera su muerte para poder recibir el dinero. Él prometió ayudarle y se dejó tomar fotos maniatado y amordazado. Luego de la puesta en escena, corrió a avisar a las autoridades sobre el plan que tenían para matarlo.

Los cinco asesinos a sueldo y el empresario acusado de contratar al primero de ellos fueron condenados a prisión a mediados de octubre por el delito de homicidio intencional en el Tribunal Popular Intermedio de Nanning de la provincia sureña china de Guangxi.

La corte determinó que en octubre de 2013, el empresario Zhai Youhui contrató a Yan Guangan para matar a su competidor Wei Mou por un negocio que involucraba una demanda civil por una disputa derivada del desarrollo de bienes raíces.

Una cadena un tanto siniestra

Youhui estaba preocupado por sus inversiones y le ofreció dos millones de yuanes (unos 282.500 dólares) a Guangan para que matara a Wei.

Él recibió el dinero en efectivo y subcontrató el trabajo con otro sicario que debería encargarse del crimen, Mo Tianxiang, al que le ofreció un millón de yuanes (141.250 dólares) por matar a Wei. Al cerrar el acuerdo le proporcionó una copia del documento de identificación, el número del teléfono y las placas del automóvil de la víctima.

En abril de 2014, Guangan volvió a contactar al empresario y le dijo que se requería un millón de yuanes adicional para llevar a cabo la tarea y el empresario acordó entregar el dinero en una fecha posterior.

Al mismo tiempo, Tianxiang contrató a un tercer asesino a sueldo, Yang Kangsheng, para que fuera a la oficina de Wei y lo matara. Le entregó 270.000 yuanes (38.100 dólares) y una hoja de papel blanco con la foto impresa de wei y escribió a mano en número de la placa del automóvil de la víctima. Además, le prometió que después de que concluyera el trabajo le daría otros 500.000 yuanes (70.625 dólares)

Kangsheng se guardó parte del dinero y contrató a un cuarto sicario, Yang Guangsheng, para que matará a Wei. Le dio una primera cuota de 200.000 yuanes (28.200 dólares), la misma información para poder identificar a la víctima y la promesa de un bono de 500.000 yuanes cuando completará la tarea.

Guangsheng también contrató a un quinto asesino a sueldo, Ling Xiansi, para que cumpliera la tarea de matar a Wei y le ofreció 100.000 yuanes como recompensa (14.125 dólares) y las dos piezas de información para identificar a la víctima.

La corte de Nanning sentenció a los seis hombres a cárcel por el delito de homicidio intencional. Foto del Tribunal Popular Intermedio de Nanning

Xiansi prometió matar a Wei, pero también se acobardó y el 28 de abril de 2014 contactó a la persona que debía asesinar para acordar una cita. Ambos se reunieron en un café de la ciudad de Nanning y la víctima acordó cooperar para que le tomara unas fotos maniatado, amordazado y toda una escena puesta para hacer creer a toda la cadena previa que había cometido el asesinato y así poder cobrar los 100.000 yuanes.

Wei se despidió de su “asesino” y acudió a la policía para denunciar los hechos. Las autoridades descubrieron toda la red de subcontratación y acusaron a Youhui y sus cinco intermediarios del crimen de homicidio intencional.

Youhui fue encontrado culpable por el Tribunal Popular Intermedio de Nanning y condenado a cinco años de prisión por ordenar el complot para asesinar a su competidor y las otras cinco personas que delegaron su trabajo de matar a Wei sentenciados a entre 2 y 4 años en la cárcel.

El caso tuvo una gran repercusión en las redes sociales en China y ha sido comparado con las prácticas de subcontratación (outsourcing) que son comunes en varios sectores de la economía china, en especial en la construcción que muy a menudo es criticada por los bajos estándares y edificaciones mal construidas.

Artículos relacionados que te pueden interesar: