Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,464.62
    -8.55 (-0.16%)
     
  • Dow Jones

    39,150.33
    +15.57 (+0.04%)
     
  • Nasdaq

    17,689.36
    -32.23 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    2,022.03
    +4.64 (+0.23%)
     
  • Petróleo

    80.59
    -0.70 (-0.86%)
     
  • Oro

    2,334.70
    -34.30 (-1.45%)
     
  • Plata

    29.58
    -1.24 (-4.03%)
     
  • dólar/euro

    1.0697
    -0.0009 (-0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2570
    +0.0030 (+0.07%)
     
  • dólar/libra

    1.2650
    -0.0010 (-0.08%)
     
  • yen/dólar

    159.7670
    +0.8530 (+0.54%)
     
  • Bitcoin USD

    64,081.86
    -187.78 (-0.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,322.53
    -37.79 (-2.78%)
     
  • FTSE 100

    8,237.72
    -34.74 (-0.42%)
     
  • Nikkei 225

    38,596.47
    -36.55 (-0.09%)
     

Emmanuel Álvarez Agis: “Este es el año más difícil desde 2001″

Emmanuel Álvarez Agis
Emmanuel Álvarez Agis

“Este es el año más difícil desde 2001″, aseguró anoche el exviceministro de Economía durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner, Emmanuel Álvarez Agis, y lanzó un duro pronóstico en materia económica para la Argentina con miras a los próximos meses. En una entrevista en LN+, habló de una “recesión como no teníamos hacía mucho tiempo” y explicó por qué el país tiene que lidiar con “muchas situaciones anómalas” a la hora de enfrentar sus problemas.

Consultado en el ciclo Entrevistas, con Luis Novaresio, sobre el momento económico actual, el director general ejecutivo de la consultora PxQ respondió sin dudarlo: “Este es el año más difícil desde 2001: inflación muy alta, una economía que cuando genera empleo lo hace con salarios que no son demasiado altos, un Banco Central con pocos dólares y la sequía más grave de la que tengamos memoria (...) Uno puede dimensionar la situación mirando la sequía, y estamos hablando de una caída de las exportaciones parecida a la de la pandemia. Ahora, a diferencia de la pandemia, la gente consume, anda por la calle, viaja. En la pandemia bajó la oferta, pero también la demanda. La sequía es una baja de oferta, sobre todo de dólares... Y bueno, para que baje la demanda va a tener que haber una recesión. Va a ser muy difícil”.

Más tarde, Álvarez Agis aclaró que la coyuntura actual “no tiene nada que ver” con la de 2001. “En el 2001 teníamos un claro problema de insolvencia en el sistema financiero y hoy los bancos no están quebrados; al 2001 llegamos con deflación y hoy tenemos 100% de inflación. Es otro bicho esta enfermedad”, indicó y agregó: “Lo que pasa es que lo que uno quisiera es que la situación no la solucione, entre muchas comillas, una crisis desordenada que te reconfigure la economía, porque esa es la manera más tortuosa”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, también observó que la Argentina “tiene muchas situaciones anómalas”. “En un país normal, si viene una sequía y me pierdo US$20.000 millones, ¿qué hago? El manual dice: andá a Nueva York, pedí dólares y los pagás en 10 años, pero la Argentina no puede emitir deuda. Bueno, tapá con dólares del Banco Central. Pero no tiene reservas. Bueno, vamos al Fondo Monetario Internacional (FMI), diseñado para ayudarte en estas situaciones. Pero bueno, ya sabemos la relación tortuosa que tenemos con el Fondo. Último punto: devaluá. Pero hay 100% de inflación. No es normal. Entonces, cuando vas descartando en el manual, la alternativa tiene que ver con que la economía se achique todo lo que se achicó la oferta de dólares”, desarrolló.

Cuando le preguntaron cómo se reduce en la demanda US$20.000 millones, contestó: “Trabo, prohibo u obstaculizo US$20.000 millones de importaciones”. Luego, ahondó: “Y si vos hacés ingeniería inversa, la economía, que ahora usa US$20.000 millones menos, te queda 3% o 4% más chica de lo que es ahora. Lo que implica es una recesión fuerte. Puede generar una suba de un punto del desempleo, generar que haya industrias que no tengan insumos y que tengan que cortar medio turnos, horas y un día personal. Es una recesión del 4%, como no teníamos hacía mucho tiempo”.

El acuerdo con el FMI

Con relación al pago del acuerdo con el FMI, el economista dijo que no es su propuesta incumplirlo. “Es al revés, hay que demostrarle al Fondo toda la voluntad de pago hasta este punto: invitémoslos al Banco Central y digámosles: ‘Cobrate’. Se van a dar cuenta de que no es un problema de voluntad, sino de realidad. No es la falta de voluntad de pago de Alberto [Fernández], de Cristina [Kirchner], de Máximo [Kirchner], de [Sergio] Massa, de la Cámpora, del Frente de Todos [FdT] o de los gobernadores. Entrá al Banco Central, no hay [dólares] y me vino una sequía. Empecemos a charlar de cómo soluciono lo que me falta, no de cómo te pago lo que no tengo”, planteó.

De esta manera, insistió en que en un “país normal” se le pediría al Fondo el dinero necesario para paliar la sequía. No obstante, recalcó: “Pensemos en la realidad argentina. Yo no estoy proponiendo que le pidamos al Fondo US$20.000 millones y agarre el Gobierno y los gaste para intentar ganar una elección. Y la oposición podría tener el mismo miedo”.

Por último, dijo respecto de la gestión económica de Alberto Fernández: “La separaría en dos. En pandemia, me parece que no se puede clasificar y no hay demasiado para criticar. Posterior a la pandemia, creo que fue muy mala y nos perdimos varios trenes en el medio”.