Anuncios
U.S. markets open in 4 hours 29 minutes
  • F S&P 500

    5,294.50
    -30.25 (-0.57%)
     
  • F Dow Jones

    38,773.00
    -171.00 (-0.44%)
     
  • F Nasdaq

    18,815.25
    -125.25 (-0.66%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,057.80
    -15.40 (-0.74%)
     
  • Petróleo

    80.51
    +0.68 (+0.85%)
     
  • Oro

    2,347.70
    -8.80 (-0.37%)
     
  • Plata

    32.25
    +0.11 (+0.35%)
     
  • dólar/euro

    1.0841
    -0.0019 (-0.17%)
     
  • Bono a 10 años

    4.5420
    +0.0750 (+1.68%)
     
  • Volatilidad

    14.07
    +1.15 (+8.90%)
     
  • dólar/libra

    1.2758
    -0.0014 (-0.11%)
     
  • yen/dólar

    157.1040
    +0.2460 (+0.16%)
     
  • Bitcoin USD

    67,804.16
    -283.69 (-0.42%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,459.68
    -25.01 (-1.69%)
     
  • FTSE 100

    8,240.51
    -13.67 (-0.17%)
     
  • Nikkei 225

    38,556.87
    -298.50 (-0.77%)
     

Un estudio publicado en el "Journal of Pediatrics" asegura que el tiempo frente a las pantallas se relaciona con retrasos en el desarrollo

La Generación Alfa nació en un mundo digital y va camino de pasar más tiempo frente a una pantalla que cualquier generación anterior. La mayoría nacieron o empezaron a ir a la escuela durante la pandemia, por lo que se vieron inmersos en experiencias virtuales y tiempo frente a la pantalla antes inimaginables. Y ahora las consecuencias son cada vez más claras.

Un estudio publicado en la revista Journal of Pediatrics el mes pasado halló una asociación entre el tiempo frente a la pantalla al año de edad y un mayor riesgo de retraso en la comunicación, la motricidad fina, la resolución de problemas y las habilidades personales/sociales a los 2 años.

Los investigadores también hallaron una asociación entre el tiempo frente a la pantalla a la edad de 1 año y el retraso en el desarrollo a los 4 años en la comunicación y resolución de problemas.

Redes sociales y niños

Los resultados del estudio sugirieron una asociación entre un mayor tiempo frente a la pantalla a la edad de 1 año y retrasos en el desarrollo en comunicación y resolución de problemas a los 2 y 4 años.

PUBLICIDAD

Aunque los investigadores no han establecido una relación causal, los hallazgos son importantes para que los padres los tengan en cuenta cuando empiecen a exponer a sus hijos pequeños a las pantallas.

Tanto la Academia Americana de Pediatría como la Organización Mundial de la Salud han proporcionado directrices que establecen límites al tiempo que los niños pasan viendo la televisión, los teléfonos inteligentes, la computadora y las tabletas.

academia americana de pediatría

Tras la pandemia, los distritos escolares de todo el país han incorporado cada vez más el uso de la tecnología al flujo de trabajo diario, y algunas escuelas están enviando tabletas a casa para que los niños completen los deberes. Esto significa que cada vez más se espera que los niños sean competentes en el manejo de estos dispositivos sólo para pasar el día.

Las escuelas están utilizando este enfoque porque los estudios han demostrado los efectos positivos del tiempo interactivo frente a la pantalla en la mejora de las habilidades de lectura, escritura y matemáticas de los niños. Los beneficios, sin embargo, tienen sus límites.

Incluso antes de la pandemia, había datos que demostraban que los alumnos que pasaban más tiempo frente a una pantalla tenían más probabilidades de sufrir depresión, ansiedad, problemas de atención, ira, frustración, trastornos del sueño y una menor calidad de vida. Estos alumnos también eran menos activos físicamente y tenían más problemas de socialización.

Para un desarrollo óptimo, los niños deben dedicar tiempo a relacionarse con el entorno y aprender de él, pasar tiempo de calidad con sus padres y otros miembros de la familia, comer regularmente alimentos saludables, dormir bien por la noche y participar diariamente en algún tipo de actividad física.

Los menores deben aprender el alfabeto, los números y a nombrar relacionándose con el mundo físico. Se les debe animar a jugar y a experimentar la risa, todas ellas actividades importantes para su desarrollo. Estas actividades ayudan a aumentar la confianza de los niños y favorecen su bienestar general.

Es mucho más fácil limitar el tiempo que un niño pasa frente a una pantalla si los padres ejemplifican ellos mismos el comportamiento de utilizar menos las pantallas. Un padre que está pegado a una pantalla al llegar a casa del trabajo lo tendrá difícil para convencer a su hijo de que limite el tiempo de pantalla.

Chicos en Zoom

Los padres también deben ofrecer alternativas. Pueden llevar al niño a pasear por la naturaleza, quedar con amigos para jugar o participar en actividades que pueden ayudar al desarrollo del niño, como ir a la biblioteca a sacar libros físicos para leer.

La lectura, los juegos de mesa, el juego al aire libre, la construcción, la repostería, los instrumentos musicales y las manualidades son alternativas estupendas a las pantallas.

Incorporar deportes de equipo, danza, representaciones teatrales u otras actividades que requieran colaborar en grupo también podría ser útil. Fomentar estos buenos hábitos puede tener un impacto duradero en el cerebro de un niño en desarrollo.


También es útil establecer momentos libres de dispositivos, como durante la cena u otras actividades familiares. Los adultos pueden utilizar controles parentales en los dispositivos para limitar el tiempo de pantalla de un niño, sin embargo, muchos niños aprenden a eludir esos límites, por lo que esto podría ser sólo una solución a corto plazo.

Es mejor abordar el problema subyacente, que es la percepción de los niños de que necesitan estar frente a las pantallas.

Puede que estas recomendaciones no funcionen para todo el mundo. Un estudio que evaluaba las percepciones de los padres sobre el tiempo frente a las pantallas mostró que algunos ven el tiempo frente a las pantallas como una niñera sustituta o una herramienta para ayudar a sus hijos a aprender conceptos y habilidades importantes. Otros indicaron que utilizaban las pantallas como recompensa o castigo para los niños.

Basándose en estas tendencias y actitudes, es importante que los padres y tutores dispongan de orientación sobre cómo gestionar lo que hay en las pantallas de sus hijos. Los pediatras, psicólogos y trabajadores sociales pueden ayudar a los padres a seleccionar qué formas de tiempo de pantalla serían las mejores para sus hijos. 

Las actividades interactivas, los rompecabezas, los juegos y los programas de aprendizaje son buenos puntos de partida. 

Los médicos que evalúan a pacientes jóvenes deberían preguntarles sobre el tiempo que pasan frente a la pantalla y los tipos de medios con los que se relacionan.


Siendo realistas, a pesar de la amplia orientación que sugiere que los niños estarían mejor con menos tiempo frente a la pantalla, la mayoría están siendo expuestos más temprano, están pasando gradualmente más tiempo frente a ellas y están aprendiendo a navegar por estos dispositivos a edades cada vez más tempranas.

Apoyar a los padres y orientarlos sobre el uso que sus hijos hacen de la pantalla puede resultar muy útil y puede dar a algunos padres el estímulo que necesitan para limitar el tiempo que sus hijos pasan frente a ella.

Este apoyo también puede ayudar a los niños a comprometerse más con el mundo físico con la esperanza de mejorar su desarrollo.

 

Nota publicada en Forbes US