Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.33 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.76 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    77.80
    +0.93 (+1.21%)
     
  • Oro

    2,335.20
    -2.00 (-0.09%)
     
  • Plata

    30.54
    +0.09 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.0850
    +0.0032 (+0.29%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    -0.0080 (-0.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2739
    +0.0041 (+0.32%)
     
  • yen/dólar

    156.9430
    +0.0050 (+0.00%)
     
  • Bitcoin USD

    68,752.84
    +1,246.47 (+1.85%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,444.53
    -23.57 (-1.61%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,646.11
    -457.11 (-1.17%)
     

Cinco formas en que el desastre del transbordador espacial Columbia cambió los vuelos espaciales para siempre

(CNN) -- Quizás más que cualquier otro momento en la historia de la NASA, el desastre del transbordador Columbia reformuló el enfoque de la agencia espacial estadounidense hacia la innovación, alterando para siempre la forma en que se equilibra el riesgo con el llamado a explorar más allá de la Tierra.

La tragedia mató a siete astronautas cuando el transbordador Columbia se desintegró en su regreso a la Tierra el 1 de febrero de 2003, debido a los daños que sufrió el vehículo durante el lanzamiento. Más de 20 años después, las lecciones aprendidas siguen dando forma a la industria espacial y al enfoque de la NASA para trabajar con socios del sector privado como SpaceX.

Los cambios en la NASA eran necesarios, según una investigación formal sobre el desastre del Columbia publicada seis meses después del accidente. Una cultura de complacencia y confianza equivocada en el diseño experimental del transbordador espacial significó un desastre, destacó el informe.

La gerencia ignoró las preocupaciones por parte de los ingenieros del personal sobre la seguridad de los vehículos, según informes anteriores y una nueva serie documental de CNN, “Space Shuttle Columbia: The Final Flight”.

PUBLICIDAD

El desastre llevó directamente a la decisión de poner fin al programa más amplio de transbordadores espaciales de la NASA, lo que obligó a la agencia espacial estadounidense a depender de Rusia para los viajes al espacio, una de las innumerables formas en que Columbia alteró la historia.

Cambios culturales: ‘Días de seguridad’, juntas de revisión y mesas redondas

El de Columbia fue el segundo accidente mortal para el programa de transbordadores, después de que el transbordador espacial Challenger explotara durante su lanzamiento en enero de 1986.

Tras el desastre del Columbia, la NASA puso en tierra su flota restante de tres transbordadores mientras la agencia espacial intentaba analizar qué había salido mal.

"Pasamos más de un año tratando de fomentar la prioridad de la seguridad dentro de la cultura de la NASA  y, lo más importante, tratando de garantizar que las personas que tenían opiniones o preguntas discrepantes fueran escuchadas", dijo a CNN Wayne Hale, entonces subdirector del programa de transbordadores espaciales. "Todo fue en nombre de tratar de alentar a la gente a hablar", afirmó.

La esposa del comandante del Columbia, Rick D. Husband, Evelyn Husband (izquierda) y el entonces administrador asociado de la NASA, Bill Readdy, colocan una corona de flores el 28 de octubre de 2003 en el Astronaut Memorial en el Centro Espacial Kennedy durante una dedicación en la que se agregó la tripulación del Columbia (arriba). Bruce Weaver/AFP/Getty Images

Algunos cambios fueron simples: un sistema de audioconferencia fue reemplazado por video, dijo Hale. Y en la sala de reuniones del equipo de gestión de la misión del transbordador, una mesa redonda reemplazó a la mesa rectangular.

"El sociólogo nos dijo que tener una mesa larga y recta con la figura del padre a la cabeza podría desalentar a la gente de hablar", dijo Hale.

La NASA también tuvo "días de seguridad": tiempo reservado para que los ingenieros dejaran de trabajar y simplemente "contemplaran cómo mejorar el enfoque de seguridad de nuestra organización", agregó Hale.

Perspectivas cambiantes

La tragedia afectó a toda la organización de la NASA, dejando un legado con el que tuvo que lidiar el resto del cuerpo de astronautas.

“Obviamente nos afectó emocionalmente”, dijo Garrett Reisman, un ingeniero espacial de California que en 2003 era miembro del cuerpo de astronautas de la NASA en espera de hacer su primera incursión en el espacio.

“Recuerdo que me llamaron a la oficina y me ofrecí como voluntario para trabajar con las familias”, agregó Reisman.

Durante dos años, Reisman dijo que todo su trabajo en la NASA fue acompañar a la familia de Ilan Ramon, el astronauta israelí que había muerto en la misión Columbia. Por ejemplo, acompañó a los hijos de Ramón a ver a su consejero para ayudarlos a elegir clases. Él y otros astronautas ayudaron a encontrar una casa para la esposa de Ramón. Reisman todavía visita a la familia en Israel una vez al año."Me ayudó a comprender exactamente cuáles son las consecuencias, no sólo para ti (el astronauta), sino para todas las personas que amas", dijo Reisman y agregó: “eso se quedó conmigo”.

Reisman voló en dos misiones del transbordador después de que el programa reanudara el vuelo en 2005, cuando la NASA implementó numerosas medidas provisionales de seguridad, incluido el mandato de que siempre estuviera preparado un transbordador de repuesto para rescatar a los miembros de la tripulación en órbita si su vehículo resultaba dañado durante el lanzamiento.

A pesar de las ansiedades persistentes, los cambios proporcionaron una nueva sensación de seguridad, dijo Reisman.

"Teníamos todas estas técnicas de inspección y reparación", dijo. “Sentí que cuando volaba en el Endeavor, el Atlantis y el Discovery (los tres transbordadores restantes), era mucho más seguro que lo que la tripulación del Columbia, y ciertamente el Challenger, había asumido”.

La NASA, obligada a depender de Rusia

El transbordador espacial Atlantis completó el vuelo final del programa en julio de 2011, dejando a la NASA sin medios para llevar a sus astronautas a la Estación Espacial Internacional.

El fin del programa obligó a la agencia espacial a recurrir a Rusia que, a medida que las tensiones disminuyeron en la era posterior a la Guerra Fría, era un socio principal de Estados Unidos en la estación espacial y tenía un vehículo confiable llamado Soyuz para transportar a sus cosmonautas al puesto de avanzada en órbita.

El acuerdo mantuvo a los astronautas de la NASA en el espacio. Pero a medida que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia volvieron a tensarse a mediados de la década de 2010, compartir esos viajes al espacio se volvió cada vez más impopular desde el punto de vista político.

Choques culturales en el mundo comercial

Al final del programa del transbordador, un contingente de ingenieros de la NASA ya tenía ideas sobre el camino a seguir.

En lugar de mantener el diseño y desarrollo de la próxima nave espacial digna de un astronauta en casa, la NASA podría recurrir a la floreciente industria espacial privada para que se encargue de la tarea.

Las empresas comerciales tenían un poco más de margen para innovar en la era posterior a Columbia, reconocieron Hale y Reisman.

“Creo que uno de los grandes desafíos fue encontrar el camino correcto entre la enorme burocracia y los requisitos de papeleo que tenía la NASA, que en algunos casos eran francamente exagerados, y descubrir cómo adaptarse a la cultura de una empresa comercial. ”, dijo Hale.

En 2014 la NASA seleccionó a SpaceX, liderada por Elon Musk, y a su socio de toda la vida, Boeing, para asumir la tarea. La perspectiva de avanzar más rápido y abrir un nuevo futuro para el cuerpo de astronautas entusiasmó a Reisman, quien dejó la NASA en 2011 para trabajar para SpaceX en su vehículo Crew Dragon.

Cautelosa después de la tragedia del Columbia, la NASA no siempre estuvo de acuerdo con sus socios comerciales. El resultado fue un choque cultural que se desarrolló entre bastidores.

"Tengo un organigrama que muestra las diferentes juntas de revisión de la NASA a las que todos los ingenieros que trabajan en programas tuvieron que acudir para aprobar cualquier decisión de diseño importante", dijo Reisman. “Lo que sucedió fue que, después de Columbia, se escuchaban voces disidentes con tanta fuerza que todas esas voces se convirtieron efectivamente en un veto”.

Reuniones largas y dolorosas caracterizaron las relaciones entre SpaceX y la NASA, según los registros de la época recopilados por la agencia espacial.

Pero finalmente, SpaceX llevó su Crew Dragon a la plataforma de lanzamiento, y su misión tripulada inaugural en 2020 devolvió los lanzamientos de astronautas a suelo estadounidense por primera vez en una década.

Boeing todavía está trabajando en la primera misión tripulada de su nave espacial Starliner.

Redefiniendo el diseño de cohetes

Las lecciones aprendidas del Columbia, y de la explosión del Challenger antes, han dejado una marca indeleble en el diseño de las naves espaciales estadounidenses modernas.

"Probablemente el ejemplo más importante es que simplemente al colocar a la tripulación encima del cohete en lugar de al costado del mismo, se elimina el peligro de que cualquier residuo salga del vehículo y golpee la nave espacial", dijo Reisman.

El cohete Falcon 9 de SpaceX con la nave espacial Crew Dragon encima despega del Centro Espacial Kennedy el 5 de octubre de 2022. La nave espacial llevó al equipo de cuatro personas de la misión Crew-5 a la Estación Espacial Internacional y se acopló el 6 de octubre. Kevin Dietsch/Getty Images

"Muchas de esas cosas estaban integradas en los requisitos que nos dio la NASA", dijo, refiriéndose a las instrucciones dadas a SpaceX y Boeing.

Crew Dragon, Starliner y la propia cápsula Orion de la NASA, diseñada para devolver a los humanos a la Luna a finales de esta década, se lanzan en la parte superior de los cohetes en lugar de estar sujetas a un costado.

En esta nueva era de los cohetes con empresas comerciales liderando en gran medida el camino, Hale dijo que el desafío es garantizar que la industria espacial evite caer en la misma complacencia que condujo al desastre del Columbia.

“Mi única preocupación ahora como jubilado es, después de todos estos años, ¿qué tan bien se comunican todavía esas lecciones?” dijo Hale y agregó “después de 20 años, ¿la gente está empezando a olvidar?”.

"La vigilancia debe mantenerse", añadió.