Anuncios
U.S. markets close in 2 hours 8 minutes
  • S&P 500

    5,279.24
    -26.80 (-0.51%)
     
  • Dow Jones

    38,510.65
    -342.21 (-0.88%)
     
  • Nasdaq

    16,974.64
    -45.24 (-0.27%)
     
  • Russell 2000

    2,039.13
    -27.72 (-1.34%)
     
  • Petróleo

    79.33
    -0.50 (-0.63%)
     
  • Oro

    2,342.60
    -13.90 (-0.59%)
     
  • Plata

    32.37
    +0.23 (+0.71%)
     
  • dólar/euro

    1.0817
    -0.0045 (-0.41%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6160
    +0.0740 (+1.63%)
     
  • dólar/libra

    1.2717
    -0.0047 (-0.37%)
     
  • yen/dólar

    157.6450
    +0.4960 (+0.32%)
     
  • Bitcoin USD

    67,313.91
    -597.07 (-0.88%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,453.76
    -30.94 (-2.08%)
     
  • FTSE 100

    8,183.07
    -71.11 (-0.86%)
     
  • Nikkei 225

    38,556.87
    -298.50 (-0.77%)
     

Qué implicaría la prohibición de TikTok para la defensa estadounidense de un internet abierto

Defensores de los derechos digitales en todo el mundo están esperando que las agrupaciones defensoras de los derechos digitales a nivel mundial y otras entidades se hayan percatado… y hayan cuestionado cómo las medidas contra TikTok contradicen los argumentos de Estados Unidos a favor de un internet abierto. (Brian Stauffer/The New York Times)
Defensores de los derechos digitales en todo el mundo están esperando que las agrupaciones defensoras de los derechos digitales a nivel mundial y otras entidades se hayan percatado… y hayan cuestionado cómo las medidas contra TikTok contradicen los argumentos de Estados Unidos a favor de un internet abierto. (Brian Stauffer/The New York Times)

WASHINGTON — Durante décadas, Estados Unidos se ha erigido a sí mismo como el abanderado de un internet abierto, bajo el argumento de que la red en su mayor parte no debe estar regulada y que los datos digitales deben fluir irrestrictos por todo el mundo. El gobierno se ha opuesto a la censura del internet en el extranjero e incluso ha financiado software para que la gente en Estados autocráticos eluda las restricciones al contenido en línea.

Ahora, esa reputación podría recibir un golpe.

Se espera que la Cámara de Representantes intente promover de nuevo una ley para obligar al dueño chino de TikTok, ByteDance, a vender la empresa o instituir una prohibición sin precedentes sobre la aplicación en Estados Unidos, esta vez al incluirla en un paquete de ayuda para Israel y Ucrania. Se espera que sea similar a una medida independiente que aprobó la Cámara Baja el mes pasado con apoyo bipartidista, el paso más importante del Congreso hasta ahora para forzar la venta de una aplicación de propiedad extranjera del tamaño de TikTok.

PUBLICIDAD

Grupos defensores de los derechos digitales y otras personas en todo el mundo se han percatado… y han cuestionado cómo las medidas contra TikTok contradicen los argumentos de Estados Unidos a favor de un internet abierto.

El mes pasado, un bloguero de la oposición rusa, Alexander Gorbunov, publicó en redes sociales que Rusia podría utilizar la medida para cerrar servicios como YouTube. Además, los defensores de los derechos digitales de todo el mundo temen que se produzca un efecto dominó y que Estados Unidos les dé una excusa a los autoritarios que quieren censurar el internet.

En marzo, el gobierno chino, el cual controla el internet de su país, señaló que Estados Unidos tenía “una manera de decir y hacer cosas relacionadas con Estados Unidos y otra distinta de decir y hacer cosas relacionadas con otros países”, tras citar la legislación de TikTok.

Al poner en la mira a TikTok —una plataforma de redes sociales con 170 millones de usuarios estadounidenses, muchos de los cuales comparten pasos de baile, opinan sobre política y venden productos—, Estados Unidos puede socavar sus labores de décadas para promover un internet abierto y libre gobernado por organizaciones internacionales, no países individuales, comentaron defensores de los derechos digitales. En años recientes, la red se ha fragmentado debido a que los gobiernos autoritarios de China y Rusia coartan cada vez más el acceso a internet de sus ciudadanos.

“Mermaría la postura de Estados Unidos en la promoción de la libertad en internet”, opinó Juan Carlos Lara, director ejecutivo de Derechos Digitales, un grupo latinoamericano defensor de los derechos digitales con sede en Chile. “En definitiva, no reforzaría sus propios argumentos para promover un internet libre y seguro, estable e interoperable”.

La visión estadounidense de un internet abierto data de la década de 1990, cuando el presidente Bill Clinton afirmó que el internet debía ser una “zona global de libre comercio”. Los gobiernos —incluida la Casa Blanca del presidente Joe Biden— han llegado a acuerdos para mantener el flujo de datos entre Estados Unidos y Europa. Y el Departamento de Estado ha condenado la censura, incluidas las restricciones de Nigeria y Pakistán para tener acceso a X, antes conocida como Twitter.

En este momento, impulsada por la preocupación de que TikTok pueda enviar datos al gobierno chino o actuar como conducto para la propaganda de Pekín, la legislación que aprobó la Cámara de Representantes el mes pasado obligaría a ByteDance a vender TikTok a un comprador que satisfaga al gobierno estadounidense en un plazo de seis meses. Si la empresa no encuentra un comprador, las tiendas de aplicaciones deben dejar de ofrecer la aplicación para su descarga y las empresas de alojamiento de sitios web no podrían alojar TikTok. (Falta ver si la versión de la medida que podría aparecer junto al paquete de ayuda incluirá cambios en la fecha límite u otras facetas del proyecto de ley).

La aprobación en marzo del proyecto de ley en la Cámara de Representantes, actualmente en consideración por el Senado, provocó la angustia mundial.

En marzo, Gorbunov, un bloguero ruso conocido por el alias Stalin_Gulag, escribió en la red social Telegram que la prohibición de TikTok podría dar como resultado una mayor censura en su país.

“No creo que se deba decir lo obvio en voz alta, que cuando Rusia bloquee YouTube, lo justificará precisamente con esta decisión de Estados Unidos”, comentó Gorbunov.

Una venta forzada o la prohibición de TikTok también podrían dificultar que el gobierno estadounidense les pida a otros países que adopten un internet gobernado por organizaciones internacionales, señalaron expertos en derechos digitales.

China en particular ha construido un sistema de censura del internet, bajo el argumento de que cada país debería tener más poder para crear las reglas de la red. Pekín bloquea el acceso a productos de gigantes tecnológicos estadounidenses, como el motor de búsqueda de Google, Facebook e Instagram.

Otros países han seguido el ejemplo de Pekín. Rusia bloquea el contenido en línea. India y Turquía tienen medidas que permiten exigir la eliminación de publicaciones en redes sociales.

Patrick Toomey, subdirector del Proyecto de Seguridad Nacional de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés), afirmó que, si la medida contra TikTok se convierte en ley, la “hipocresía sería ineludible y los dividendos para China enormes”. La ACLU ha sido uno de los grupos más prominentes que se han opuesto a la legislación relacionada con TikTok.

Cualquier prohibición o venta de TikTok en Estados Unidos requeriría que las autoridades expliquen por qué la medida es distinta de las iniciativas de otros países para restringir el flujo de datos digitales dentro de sus fronteras, opinó Peter Harrell, otrora director sénior de economía internacional y competitividad del Consejo de Seguridad Nacional en el gobierno de Biden. Estados Unidos ha presionado para que los datos puedan fluir sin obstáculos entre los países.

“Estoy a favor de tomar medidas en relación a TikTok aquí, pero vamos a tener que apresurarnos para estar al día en el frente diplomático”, comentó Harrell.

Sin embargo, otros partidarios de la legislación rechazaron la idea de que una acción en contra de TikTok socavaría la política de Estados Unidos sobre el internet.

Un asesor del Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre el Partido Comunista de China, quien no estaba autorizado a hablar en público sobre la legislación, argumentó que la medida beneficiaría la libertad en el internet al reducir el riesgo de influencia de China sobre TikTok.

En un comunicado, un vocero del Consejo de Seguridad Nacional mencionó que Estados Unidos “sigue comprometido con un internet abierto”.

“No hay tensión entre ese compromiso y nuestra responsabilidad de salvaguardar la seguridad nacional al impedir que las amenazas específicas de ciertos adversarios puedan poner en peligro la información personal de los estadounidenses y manipular el discurso estadounidense”, agregó el portavoz.

c.2024 The New York Times Company