U.S. markets open in 6 hours 36 minutes
  • F S&P 500

    4,021.00
    +19.75 (+0.49%)
     
  • F Dow Jones

    32,586.00
    +152.00 (+0.47%)
     
  • F Nasdaq

    12,938.00
    +47.75 (+0.37%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    1,761.10
    +13.40 (+0.77%)
     
  • Petróleo

    69.96
    +0.70 (+1.01%)
     
  • Oro

    1,970.80
    -13.00 (-0.66%)
     
  • Plata

    23.17
    -0.17 (-0.75%)
     
  • dólar/euro

    1.0764
    0.0000 (-0.00%)
     
  • Bono a 10 años

    3.3800
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    21.74
    -0.87 (-3.85%)
     
  • dólar/libra

    1.2233
    +0.0003 (+0.02%)
     
  • yen/dólar

    131.2210
    +0.5200 (+0.40%)
     
  • Bitcoin USD

    27,793.44
    +263.96 (+0.96%)
     
  • CMC Crypto 200

    604.33
    -14.06 (-2.27%)
     
  • FTSE 100

    7,405.45
    -94.15 (-1.26%)
     
  • Nikkei 225

    27,476.87
    +91.62 (+0.33%)
     

"Ir a la universidad arruinó mi vida”: el drama de millones de jóvenes en Estados Unidos

El alto coste de la educación universitaria en Estados Unidos ha enterrado en deuda a millones de jóvenes. Foto: Getty Images.
El alto coste de la educación universitaria en Estados Unidos ha enterrado en deuda a millones de jóvenes. Foto: Getty Images.

“Daría cualquier cosa por regresar en el tiempo y no ir a la universidad. No valió la pena”, confesó a la columna de finanzas personales de MarketWatch un joven de 32 años que debe $ 85.000 dólares en préstamos estudiantiles y gana apenas $16 dólares la hora.

Con su título de la universidad en mano, un grado técnico en terapia ocupacional, el joven acumula una deuda de $25,000 dólares en préstamos estudiantiles federales y $60,000 dólares en préstamos privados con intereses, a pesar de tener a su madre como codeudora.

“Nunca lo olvidaré, a principios de 2018, mis profesores me dijeron que para cuando mis compañeros de clase y yo nos graduáramos, probablemente tendríamos dificultades para conseguir trabajo debido a los cambios en la profesión. Bueno, tenían razón”, contó en una carta donde pide consejos a la web financiera.

Ahora está a punto de cumplir 8 años de trabajo en un hogar de acogida donde le pagan $16 dólares la hora. A veces trabaja más de 50 horas a la semana.

“Siento que nunca podré pagar mis préstamos, incluso si encuentro un trabajo mejor. Siento que tengo un título inútil en este momento. Mi puntaje crediticio se desplomó por no hacer un pago, y ya tengo una montaña de otras facturas que debo por tarjetas de crédito y cuentas médicas. Literalmente, estoy atrapado. Ir a la universidad arruinó mi vida”, agregó.

El caso de este estudiante no es excepcional. Se calcula que existen unos 43 millones de estadounidenses que deben 1,6 billones de dólares en deuda de préstamos estudiantiles.

La visión de Warren Buffett sobre la universidad

El sentimiento es compartido por grandes mentes del mundo de los negocios. El multimillonario Warren Buffett, por ejemplo, dice que si fuera joven en la actualidad sería una “decisión difícil” tener que elegir si asistir o no a la universidad.

“No son solo los cuatro años, si tuviera que contraer una deuda estudiantil por cientos de miles de dólares, no sé qué decisión tomaría”, dijo Buffett en marzo de 2020, durante una entrevista con el editor en jefe de Yahoo Finance, Andy Serwer.

Buffett terminó entrando “de mala gana” a la Universidad de Pensilvania para complacer a su padre y luego se cambió a la Universidad de Nebraska, donde finalizó su licenciatura.

“Puedes aprender mucho en esos cuatro años, pero conseguirlo o no depende de la persona. No creo que tenga sentido que todos vayan a la universidad. Y no estoy seguro de que tenga sentido, al menos para mí, ir a la universidad”, sentenció.

También te puede interesar:

A young woman sits at a desk late at night and tries to work on her taxes. She looks discouraged as she reads a W-9 and other paperwork. Her laptop is open in the background.
Estudiante ahogado en deudas se arrepiente de ir a la universidad: estas son sus opciones (Foto: Getty Images)

Qué hacer para amortiguar las deudas

Profesionales citados por MarketWatch aconsejan que, con los prestamistas privados, lo mejor es mantener una comunicación abierta para reducir temporalmente los pagos o renegociar nuevas fechas límite.

Otra alternativa es buscar asesoramiento específico sobre préstamos en el Instituto de Asesores de Préstamos Estudiantiles (TISLA) “o con alguien certificado por la Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio (NFCC)”, dijo Anna Helhoski, experta en préstamos estudiantiles en NerdWallet.

Ambas instituciones fueron creadas sin ánimo de lucro y ofrecen asesoramiento a estudiantes, así como planes de gestión de deudas y revisiones de informes crediticios.

Andrew Pentis, asesor certificado en préstamos estudiantiles y experto en finanzas de educación superior en Student Loan Hero, recomienda acercarse a esas organizaciones y gestionar un pago mensual en lugar de varios “e incluso podrías ver una reducción en sus tasas de interés”, dice.

“En el lado negativo, un plan de gestión de la deuda suspendería tu capacidad para pedir prestado durante ese lapso de tres a cinco años, y tomaría incluso más tiempo después del hecho construir un archivo de crédito positivo”, dice Pentis.

Para los préstamos estudiantiles federales, expertos sugieren buscar entre los planes de pago definido por ingresos, que “establece el pago mensual de tu préstamo estudiantil en un monto más asequible en función de tus ingresos y el tamaño de tu familia”. Suele suceder que, después de 20 a 25 años, dependiendo del plan, los préstamos son perdonados.

Desafortunadamente, no existe una solución rápida o fácil, pero sí hay recursos para ayudar a los graduados a sobrellevar la situación y mantenerse a flote

Otra opción a considerar es el programa Borrower Defense Loan Discharge en defensa del prestatario para préstamos federales, que ayuda a los prestatarios que fueron engañados por sus escuelas.

“Si crees que tu escuela de terapia ocupacional te engañó sobre tus perspectivas laborales y tienes alguna documentación al respecto, podría ser posible cancelar parte o la totalidad de la deuda del préstamo federal”, dice Pentis.

En marzo de 2021, el Departamento de Educación, al cual pertenece ese programa, anunció que simplificaría el proceso de aprobación del programa para entregar $1 mil millones de dólares en alivio a 72,000 prestatarios.

Algunos optan también por la bancarrota, aunque esta última alternativa va acompañada de gastos extra para un abogado.

“La bancarrota podría no ser el nuevo comienzo que a menudo se imagina, ya que no se garantiza saldar el 100 % de la deuda. También dañará gravemente su puntaje crediticio en los años venideros”, advirtió Pentis. Si bien no es la solución ideal, puede resultar una luz al final del túnel para muchos, agregó.

También te puede interesar | VIDEO: Estas son las tierras más fértiles del planeta