Anuncios
U.S. markets open in 2 hours 38 minutes
  • F S&P 500

    5,456.00
    -16.00 (-0.29%)
     
  • F Dow Jones

    40,061.00
    -49.00 (-0.12%)
     
  • F Nasdaq

    19,113.50
    -89.75 (-0.47%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,212.20
    -2.40 (-0.11%)
     
  • Petróleo

    76.15
    -1.44 (-1.86%)
     
  • Oro

    2,376.70
    -39.00 (-1.61%)
     
  • Plata

    28.05
    -1.27 (-4.32%)
     
  • dólar/euro

    1.0852
    +0.0008 (+0.08%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2860
    +0.0470 (+1.11%)
     
  • Volatilidad

    18.96
    +0.92 (+5.11%)
     
  • dólar/libra

    1.2872
    -0.0036 (-0.28%)
     
  • yen/dólar

    152.2060
    -1.4540 (-0.95%)
     
  • Bitcoin USD

    64,018.99
    -2,452.68 (-3.69%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,305.10
    -33.08 (-2.47%)
     
  • FTSE 100

    8,086.62
    -67.07 (-0.82%)
     
  • Nikkei 225

    37,869.51
    -1,285.34 (-3.28%)
     

Las drogas psicodélicas detrás de las mentes más brillantes del mundo tecnológico

Diver group of mixed age and multi ethnic colleagues in discussion, mid adult man explaining and gesturing, woman with artificial limb smiling and listening
Concepto, empleados haciendo brainstorm creativo en la oficina. Foto Getty Images (10'000 Hours via Getty Images)

El uso en espacios laborales de drogas psicodélicas fuertes, como los hongos mágicos (Psilocybe cubensis), la ketamina y el LSD, se ha normalizado a tal punto que actualmente forma parte de la cultura corporativa de los Estados Unidos.

Según un reportaje de The Wall Street Journal, se trata de un fenómeno que ya puede palparse particularmente en el mundo de Silicon Valley. Millonarios “tech” como Elon Musk, fundador de Tesla, y Sergey Brin, fundador de Google, forman parte de este movimiento, enfocado en producir “grandes avances en los negocios”.

Musk consume ketamina, mientras que Brin come setas mágicas. Los ejecutivos de la firma de capital de riesgo Founders Fund, inversionista en SpaceX y Facebook, también son conocidos por organizar fiestas con psicodélicos.

PUBLICIDAD

Desde mucho tiempo, Silicon Valley ha tenido cierta tolerancia hacia el uso de drogas, pero el fenómeno está preocupando a algunas empresas que temen ser consideradas responsables de actividades ilegales.

Elon Musk, fundador de Tesla. REUTERS/Gonzalo Fuentes
Elon Musk, fundador de Tesla. REUTERS/Gonzalo Fuentes (Gonzalo Fuentes / reuters)

Claridad mental y atraer a inversores

Algunos empleados de alto nivel en Silicon Valley comienzan a incursionar en los psicodélicos en busca de claridad mental o para abordar problemas de salud y terminan usando las drogas en escandalosas fiestas donde se pide a los invitados cientos de dólares para asistir, así como firmar un acuerdo de confidencialidad.

Spencer Shulem, CEO de la startup BuildBetter.ai, dijo a TWSJ que usa LSD cada tres meses porque aumenta el enfoque y lo ayuda a pensar de manera más creativa. De esa forma, busca cumplir las altas expectativas de las empresas de capital de riesgo y los inversores.

“No quieren una persona normal, una compañía normal”, dijo. “Quieren algo extraordinario. No naces extraordinario”.

Impulsar el uso informal de psicodélicos en la industria tecnológica forma parte del trabajo clínico de médicos e investigadores que buscan nuevas soluciones para los problemas de salud mental. La ketamina, que los médicos han usado durante mucho tiempo como anestésico, a veces se receta para tratar la depresión o el trastorno de estrés postraumático.

Aproximadamente 280 millones de personas en el mundo viven con depresión y en muchos casos la enfermedad está vinculada a las tensiones que vienen con un ambiente laboral hostil y estresante.

Según la organización sin fines de lucro Mental Health America, la depresión clínica es una de las enfermedades más costosas de Estados Unidos, llevando a pérdidas de más de US$ 51.00millones en ausentismo laboral y poca productividad, así como US$ 26 mil millones en tratamientos.

Después de las crisis familiares y el estrés, la depresión (que casi siempre viene acompañada de episodios de ansiedad, confusión y estancamiento) es el principal problema en el lugar de trabajo para los profesionales.

El fenómeno ha sido vinculado históricamente con las prácticas altamente competitivas del capitalismo y ha arrastrado a muchos a consumir drogas recetadas y otras ilegales que no solo alivian los síntomas, sino que -paradójicamente- los ayudan a ser más productivos y eficientes.

También te puede interesar:

Happy Young People Dancing in the Office. Creative People Have Fun.
Empleados divirtiéndose en la oficina. Foto: Getty Images (gorodenkoff via Getty Images)

Los psicodélicos, un mercado de US$ 11.800 millones

Se espera que el valor del mercado de drogas psicodélicas, que incluye empresas que se dedican a investigaciones y ensayos para legalizar el uso, alcance los US$ 11.800 millones para 2029, frente a los US$ 4.900 millones de 2022, según la firma de investigación BrandEssence.

Founders Fund tiene una participación de propiedad en Compass Pathways, una empresa que investiga el desarrollo comercial de psilocibina, y su cofundador, Peter Thiel, participa personalmente en Atai Life Sciences, que está desarrollando psicodélicos para la salud mental.

“Los psicodélicos pueden proporcionar importantes beneficios para la salud mental, y apoyamos los esfuerzos del sector público y privado para que estas drogas estén disponibles de manera segura y legal”, dijo una portavoz de Founders Fund.

El problema es que la mayoría de los usuarios se dosifica como mejor le parece y no en un entorno clínico.

“Hace unos años, hablar de psicodélicos en Silicon Valley era un gran no-no”, dijo Edward Sullivan, director ejecutivo de Velocity Coaching, una empresa que entrena a fundadores y ejecutivos corporativos. “Eso realmente ha cambiado”.

Dijo que alrededor del 40% de sus clientes han expresado interés en los psicodélicos recientemente, frente a un puñado hace cinco años.

Algunos empresarios consumen microdosis para obtener beneficios, a menudo con la esperanza de aliviar la ansiedad o mejorar el enfoque. Otros toman dosis completas en un intento por alcanzar una nueva idea disruptiva.

Open office draw with cocaine and ecstasy pills alongside office stuff
Cajón abierto con pastillas de éxtasis y cocaína junto con material de oficina. Foto: Getty Images (Peter Dazeley via Getty Images)

Ser CEO es agotador

El director ejecutivo de la startup Iterable, Justin Zhu, tomó una microdosis de LSD hace dos años para aliviar la depresión que le ocasionó ser CEO y fue despedido por la junta directiva de la compañía.

Zhu presentó una demanda contra Iterable y algunos de los miembros de su junta alegando que fue despedido por expresar quejas sobre discriminación contra los asiáticos y que el problema de las microdosis era un pretexto.

Musk también toma microdosis de ketamina para la depresión, según le ha dicho a gente contactada por TWSJ. Pero “no hay garantías de obtener un resultado positivo con automedicación”, dijo Alex Penrod, especialista en adicciones que apoya el uso de psicodélicos, solo con la ayuda de un terapeuta capacitado.

Tim Sae Koo fue el fundador de una startup de marketing digital en San Francisco cuando descubrió los psicodélicos en el festival de música de Coachella en 2014. Dijo que lo ayudaron a darse cuenta de que había comenzado su negocio para enorgullecer a su madre y que era hora de ponerse las pilas.

“Gran parte de ese tipo de exploración en mi experiencia psicodélica me ayudó a tener la claridad de que había comenzado la empresa a partir de una herida”, dijo.

Durante los últimos cinco años, ha organizado retiros de ayahuasca en Costa Rica dirigidos a empresarios tecnológicos y directores ejecutivos. Más de 500 personas asistieron a las ceremonias, incluidos fundadores de nuevas empresas con un valor de más de mil millones de dólares, dijo.

Dustin Robinson, ex abogado del bufete de abogados Holland & Knight, con sede en Fort Lauderdale, Florida, dijo que probó la psilocibina en presencia de un profesional y que le ayudó a “alejarme y pensar: 'Vaya, puedo tener un impacto mucho mayor'”.

Comenzó un fondo de capital de riesgo centrado en la psicodelia y, en los últimos dos años, el fondo ha invertido casi US$ 20 millones en 18 compañías diferentes involucradas con psicodélicos.

También te puede interesar | EN VIDEO: Aumenta el consumo de drogas en el mundo