Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.33 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.76 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    77.80
    +0.93 (+1.21%)
     
  • Oro

    2,335.20
    -2.00 (-0.09%)
     
  • Plata

    30.54
    +0.09 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.0850
    +0.0032 (+0.29%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    -0.0080 (-0.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2739
    +0.0041 (+0.32%)
     
  • yen/dólar

    156.9430
    +0.0050 (+0.00%)
     
  • Bitcoin USD

    68,743.86
    +1,095.98 (+1.62%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,442.64
    -25.46 (-1.73%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,646.11
    -457.11 (-1.17%)
     

Las oficinas fantasma en Estados Unidos por el teletrabajo es un problema que no vimos venir

La llegada del coronavirus a nivel global en 2020 cambió la manera de trabajar. Muchas empresas se vieron obligadas a permitir a sus empleados el teletrabajo, a medida que primaban las restricciones sociales, como es el caso de la distancia social. Han pasado tres años, la pandemia ha quedado atrás, pero no se ha producido una vuelta masiva a las oficinas. Estados Unidos, la principal potencia económica del mundo, es el mayor exponente.

Los trabajadores valoran muy positivamente el hecho de poder ejercer su empleo desde su hogar, evitando desplazamientos, por lo que hay cierta resistencia a volver al modelo antiguo. Por su parte, algunas empresas aprecian la productividad alcanzada desde casa, evitando reuniones improductivas. De esta manera, ha ido ganando terreno un modelo mixto, que combina trabajo en remoto y presencial.

Las oficinas vacías tras la pandemia es la nueva realidad de Estados Unidos. (Photo by Justin Sullivan/Getty Images)
Las oficinas vacías tras la pandemia es la nueva realidad de Estados Unidos. (Photo by Justin Sullivan/Getty Images) (Justin Sullivan via Getty Images)

El resultado es que los edificios de oficinas presentan una imagen poco habitual. Están casi vacíos o infrautilizados. Una inversión muy importante que han hecho las empresas y que no está dando retorno. Y con estos condicionantes, solo puede haber un efecto: el desplome del valor de los edificios de oficinas.

PUBLICIDAD

Ya está ocurriendo a lo largo y ancho de Estados Unidos, desde Nueva York hasta Los Ángeles. Tal y como cuenta CNN, en marzo de 2023 han bajado los precios un 15% de los bienes inmuebles comerciales, que abarcan oficinas, complejos de apartamentos, almacenes y centros comerciales.

Lógicamente, son las oficinas las más afectadas, ya que su ocupación es inferior a la mitad de lo que había en marzo de 2020. Parece, en este sentido, que la pandemia llegó para cambiar el mercado laboral, con unos empleados que cada vez valoran más la conciliación. Las estimaciones apuntan a que estos centros de trabajo se pueden depreciar hasta un 30% a final de año.

Un cambio de modelo en el que el trabajador gana en bienestar y la compañía también mejora su productividad es muy positivo, pero lo cierto es que al hacerse de forma tan acelerada está teniendo consecuencias que no se podían haber previsto con anterioridad.

El peligro para los bancos

Y la principal es que esta pérdida de valor de las oficinas ya ha empezado a afectar a los bancos, que están muy expuestos a los precios de las oficinas debido a sus considerables préstamos al sector. Conviene no olvidar que venimos de un momento muy delicado para las entidades bancarias después de los diversos colapsos de firmas como Silicon Valley Bank o Signature Bank por la acelerada subida de tipos de interés.

Así, en un momento en el que los bancos no están precisamente exhibiendo músculo financiero, la caída en picado de las valoraciones supone un desafío adicional que puede convertirse en un riesgo para el propio sistema.

Es un momento complicado para los bancos.(Photo by REBECCA NOBLE/AFP via Getty Images)
Es un momento complicado para los bancos.(Photo by REBECCA NOBLE/AFP via Getty Images) (REBECCA NOBLE via Getty Images)

De acuerdo a Trepp, unos 270.000 millones de dólares en préstamos inmobiliarios comerciales vencen en 2023, de los cuales 80.000 millones son oficinas (casi un tercio). La pérdida de valor va a hacer que la refinanciación sea más difícil para los propietarios, que previsiblemente se encontrarán con la petición del banco de aportar más capital. Esto puede hacer, especialmente en edificios antiguos, que a las empresas no les compense el gasto y devolver la propiedad.

En este escenario, las entidades se pueden encontrar con una amplia cartera de oficinas muy difíciles de colocar y que se están depreciando. Hay, sin embargo, otra posibilidad peor y no es otra que las empresas empiecen a tener dificultades para pagar, lo que hará que los bancos se vean inmersos en procesos largos y costosos.

De acuerdo a los expertos, el peor escenario posible es que ocurra una tormenta perfecta. Es decir, que ante el mal momento de confianza que pasa la banca, la exposición considerable a préstamos comerciales haga que los clientes, ante el temor a esta situación, empiecen a retirar sus depósitos, generando un círculo vicioso que pondría en jaque el sistema financiero del país.

No estamos en este punto, pero lo cierto es que a corto plazo esta alta exposición a las oficinas les va a pasar factura. Y en una época tan volátil como la que vivimos, cualquier cosa puede pasar.

Más noticias que te pueden interesar:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Conoce la primera aldea para nómadas digitales