Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,421.03
    +45.71 (+0.85%)
     
  • Dow Jones

    38,712.21
    -35.21 (-0.09%)
     
  • Nasdaq

    17,608.44
    +264.89 (+1.53%)
     
  • Russell 2000

    2,057.10
    +32.75 (+1.62%)
     
  • Petróleo

    78.32
    +0.42 (+0.54%)
     
  • Oro

    2,340.70
    +14.10 (+0.61%)
     
  • Plata

    29.81
    +0.58 (+1.98%)
     
  • dólar/euro

    1.0814
    +0.0070 (+0.65%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2950
    -0.1090 (-2.48%)
     
  • dólar/libra

    1.2800
    +0.0059 (+0.46%)
     
  • yen/dólar

    156.5950
    -0.5150 (-0.33%)
     
  • Bitcoin USD

    68,453.71
    +1,137.30 (+1.69%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,411.65
    +16.61 (+1.19%)
     
  • FTSE 100

    8,215.48
    +67.67 (+0.83%)
     
  • Nikkei 225

    38,876.71
    -258.08 (-0.66%)
     

La industria florece en México impulsada por Estados Unidos y China

Una mujer es vista durante la producción de cierres que se utilizan para diversos artículos como mochilas, carteras, carteras, ropa, entre otros en una planta de Ecatepec de Morelos, México. (Foto: Rick Cruz/ Eyepix Group/Future Publishing vía Getty Images)
Una mujer es vista durante la producción de cierres que se utilizan para diversos artículos como mochilas, carteras, carteras, ropa, entre otros en una planta de Ecatepec de Morelos, México. (Foto: Rick Cruz/ Eyepix Group/Future Publishing vía Getty Images) (Future Publishing via Getty Images)

(CNN) — A medida que las cadenas de suministro estadounidenses se desacoplan de China, el sector manufacturero de México emerge como ganador.

La fabricación en México es atractiva para las empresas que experimentaron problemas en la cadena de suministro durante la era de la pandemia o que desean disminuir la dependencia del comercio entre Estados Unidos y China en medio de la incertidumbre geopolítica.

Esto se llama “nearshoring”, que refiere a cuando las empresas acercan sus instalaciones de producción a sus mercados nacionales.

A medida que continúa el nearshoring y se reorganizan las cadenas de suministro globales, el sector manufacturero de México tiene una oportunidad de éxito a largo plazo, según Alberto Ramos, jefe de investigación económica latinoamericana de Goldman Sachs, quien habló con CNN.

PUBLICIDAD

Ramos dijo que México y China han estado compitiendo por el mercado manufacturero estadounidense durante años, pero en medio de una relación cambiante entre Estados Unidos y China, México parece estar preparado para salir adelante.

México superó a China como principal exportador a Estados Unidos en 2023. Esas exportaciones fueron impulsadas por la manufactura, que comprende el 40% de la economía de México, según Morgan Stanley.

Las importaciones estadounidenses desde México siguieron aumentando en febrero, según datos comerciales del 4 de abril publicados por el Departamento de Comercio. Mientras tanto, las exportaciones chinas a EE.UU. cayeron un 20% en 2023, en comparación con 2022.

Un empleado que trabaja en una fábrica de Ciudad Juárez que exporta sus productos automotrices a Estados Unidos. Crédito: José Luis González/Reuters.
Un empleado que trabaja en una fábrica de Ciudad Juárez que exporta sus productos automotrices a Estados Unidos. Crédito: José Luis González/Reuters.

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dijo a Julia Chatterley de CNN que las cadenas de suministro hicieron que la economía estadounidense dependa demasiado de la economía china en el pasado.

“El desafío para nosotros es ¿cómo crear más resiliencia en su economía y en el comercio? Porque en este momento, por la forma en que estuvo operando el comercio, con nuestras cadenas de suministro tan enredadas y la concentración en la economía china, todos nos sentimos extremadamente vulnerables porque las cadenas de suministro son frágiles”, dijo Tai.

En medio de cambios geopolíticos y competencia, las empresas estadounidenses y chinas ven potencial en la manufactura mexicana: bajos costos laborales, proximidad geográfica a los mercados estadounidenses y el acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC), un acuerdo de libre comercio establecido en 2020 que facilita el comercio en América del Norte sea más rentable y eficiente: todos estos son factores que contribuyen a un auge potencial.

Si bien la política estadounidense pretende disminuir la dependencia de China y “crear más resiliencia” en el comercio estadounidense, mover las cadenas de suministro puede ser complicado.

De hecho, el impulso estadounidense para desvincularse de la economía china podría estar permitiéndole a China acceder a nuevos mercados y evitar los aranceles estadounidenses.

Los automóviles son una exportación importante para México e ilustran mucho de lo que está sucediendo.

México es un centro global para fábricas de automóviles y alberga plantas de importantes empresas que operan en Estados Unidos, entre ellas General Motors, Ford, Stellantis y casi una decena más.

Prácticamente todos los fabricantes de vehículos estadounidenses dependen de piezas de México para fabricar sus automóviles o camionetas, porque esas piezas pueden ser sustancialmente más baratas que las fabricadas en Estados Unidos.

Los acuerdos de libre comercio como el T-MEC implican que las empresas de Estados Unidos, México y Canadá enfrentan menos barreras para mover, vender y comprar repuestos en América del Norte.

Trabajadores caminan fuera de la planta de Volkswagen (VW) en Puebla, México, el 29 de marzo de 2020. REUTERS/Imelda Medina
Trabajadores caminan fuera de la planta de Volkswagen (VW) en Puebla, México, el 29 de marzo de 2020. REUTERS/Imelda Medina (REUTERS / Reuters)

Una desvío del libre comercio es la política arancelaria: en 2018, Estados Unidos aumentó los aranceles a las importaciones procedentes de China, lo que encarece la entrada de productos chinos a los mercados estadounidenses y disuade a las empresas de depender de las cadenas de suministro chinas.

Los automóviles requieren decenas de miles de piezas, que pueden fabricarse en cualquier lugar. Y mientras el sector manufacturero de México está aumentando las exportaciones a Estados Unidos, las empresas chinas podrían estar utilizando a México como una ruta para evitar los aranceles estadounidenses sobre los productos chinos, según Xeneta, una plataforma de evaluación comparativa de tarifas de transporte marítimo e inteligencia de mercado.

Las exportaciones de contenedores de China a México aumentaron casi un 60% en enero en comparación con hace un año, según las Estadísticas de Comercio de Contenedores analizadas por Xeneta.

El aumento de las exportaciones de China a México sugiere la posibilidad “de que el aumento del comercio que estamos presenciando se deba a que los importadores intentan eludir los aranceles estadounidenses”, escribió Peter Sand, analista jefe de Xeneta, en una nota de investigación del 15 de marzo.

Un informe de abril de Moody's Analytics dijo que si bien México aumentó su producción manufacturera, la producción puede verse impulsada por bienes fabricados fuera del país.

El aumento de las exportaciones mexicanas a Estados Unidos “fue aproximadamente igualado por un crecimiento simultáneo y estrechamente correlacionado de las importaciones mexicanas desde China”, según los analistas de riesgo país de S&P Global Market Intelligence, José Enrique Sevilla-Macip y John Raines.

Un hombre conduce una carretilla elevadora en un edificio industrial en México.  REUTERS/ Tomás Bravo
Un hombre conduce una carretilla elevadora en un edificio industrial en México. REUTERS/ Tomás Bravo (REUTERS / Reuters)

Goldman’s Ramos dijo que existe un incentivo económico para trasladar la producción a México para evitar aranceles. "Es una forma de eludir los objetivos políticos que estaban detrás de la promulgación de aranceles", dijo a CNN.

En el Capitolio, la posibilidad de que las siderúrgicas chinas estén eludiendo los aranceles estadounidenses llamó la atención de los legisladores. La administración de Biden anunció que está trabajando con el gobierno mexicano para evitar que China y otros países evadan los aranceles estadounidenses sobre el acero y el aluminio a través de las importaciones estadounidenses desde México.

Ya en febrero, Tai había preguntado sobre “la falta de transparencia” en torno a las importaciones de acero y aluminio de México desde “países tercermundistas” durante una reunión con Raquel Buenrostro, secretaria de economía de México.

Las preocupaciones sobre la evasión arancelaria están provocando una respuesta del presidente de Estados Unidos, y continuarán más allá de las elecciones de noviembre. El T-MEC se revisará en 2026.

Tanto el presidente de Estados Unidos Joe Biden como su rival, el expresidente Donald Trump, defienden objetivos de hacer crecer la manufactura nacional, pero difieren sobre cómo hacerlo.

Biden les dijo recientemente a los trabajadores siderúrgicos en Pittsburgh que el gobierno estadounidense debería considerar triplicar los aranceles sobre el acero chino. Y Trump ha propuesto un posible arancel del 60% sobre los productos chinos si regresa a la presidencia.

“Con ambos candidatos presidenciales estadounidenses que compiten por ganar importantes estados del Medio Oeste que están indecisos y que tienen importantes industrias automotrices, la cuestión del comercio entre Estados Unidos, México y China solo aumentará a medida que se desarrolle la campaña presidencial de 2024”, dijeron Sevilla-Macip y Raines de S&P Global.

Un cartel que anuncia la llegada de Tesla en Monterrey, estado de Nuevo León, México, el 12 de marzo de 2023. Crédito: Julio César Aguilar/AFP/Getty Images.
Un cartel que anuncia la llegada de Tesla en Monterrey, estado de Nuevo León, México, el 12 de marzo de 2023. Crédito: Julio César Aguilar/AFP/Getty Images.

Si bien las cadenas de suministro están cambiando, trasladar las fábricas no siempre es tan sencillo. Puede requerir una inversión significativa, desde tiempo hasta dinero y personas. Sin embargo, las empresas que están avanzando crean oportunidades de largo plazo para la industria manufacturera mexicana.

"Ciertamente parece que las cosas están en auge en Monterrey", una ciudad en el norte de México, dijo Christoffer Enemaerke, gerente de cartera de RBC. En un viaje reciente allí, le dijo a CNN: “Nos reunimos con empresas y expertos en la industria de bienes raíces y la respuesta fue que el nearshoring probablemente será un motor de crecimiento de varios años para México, particularmente en la zona norte del país.”

, por ejemplo, dijo el año pasado que construiría una nueva planta en Monterrey. "Estamos muy entusiasmados con esto", dijo el director ejecutivo, Elon Musk, durante un evento para inversionistas de la compañía, y agregó que la planta agregaría capacidad, en vez de reemplazarla en otros lugares.

El sentimiento en la industria es emocionante, pero la mayoría de los flujos de inversión aún están por venir, dijo Ramos a CNN.

Los analistas de Morgan Stanley pronostican que el valor de las exportaciones de México a Estados Unidos crecerá entre US$ 455.000 millones hasta alrededor de US$ 609.000 millones en los próximos cinco años.

Eso también convierte a México en una base atractiva para muchas empresas chinas. El fabricante de vehículos eléctricos BYD, un competidor global del Tesla de Musk, anunció en febrero planes para una importante expansión en México.

Si bien BYD actualmente no vende automóviles en el mercado estadounidense, una mudanza a México brindaría un mejor acceso al mercado mexicano y al mismo tiempo prepararía a la compañía para una posible mudanza a Estados Unidos.

“Es muy probable que la inversión y las exportaciones chinas a México se conviertan en un tema de primera plana antes de la revisión del T-MEC programada para 2026”, dijeron Sevilla-Macip y Raines.

Hasta entonces, sin embargo, lugares como Monterrey seguirán cosechando los frutos.

Monterrey, dijo Enemaerke de RBC , "se siente en auge, nueva y vibrante, más que otras ciudades industriales en las que he estado, que se encuentran principalmente en Asia".

Michael Nam de CNN contribuyó a este informe.