Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.33 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.76 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    77.80
    +0.93 (+1.21%)
     
  • Oro

    2,335.20
    -2.00 (-0.09%)
     
  • Plata

    30.54
    +0.09 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.0850
    +0.0032 (+0.29%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    -0.0080 (-0.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2739
    +0.0041 (+0.32%)
     
  • yen/dólar

    156.9430
    +0.0050 (+0.00%)
     
  • Bitcoin USD

    69,273.47
    +530.35 (+0.77%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,456.61
    -11.49 (-0.78%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,646.11
    -457.11 (-1.17%)
     

Miden la temperatura de exoplaneta TRAPPIST-1b, que no tendría atmósfera

Redacción Ciencia, 27 mar (EFE).- El sistema TRAPPIST-1 está formado por siete planetas del tamaño de la Tierra. El telescopio espacial James Webb ha detectado que, al menos uno, no muestra signos de atmósfera significativa y que la temperatura en su lado diurno es de unos 230 grados

Un estudio que publica hoy Nature analiza los datos proporcionados por el nuevo telescopio espacial y los autores concluyen que la interpretación más probable es que el exoplaneta no muestra signos de atmósfera.

TRAPPIST-1 está a unos 40 años luz, en la constelación de Acuario, y es bastante más pequeña y fría que el Sol. Sus planetas están nombrados alfabéticamente desde la B a la H atendiendo al orden de su distancia.

De los siete planetas, que orbitan su estrella en una armonía casi perfecta, tres son rocosos y están en la zona de habitabilidad de su astro.

PUBLICIDAD

Todos los planetas del sistema TRAPPIST-1 han sido observados con la técnica de espectroscopia de transmisión utilizando los telescopios espaciales Hubble o Spitzer, pero no se habían detectado características atmosféricas.

Gracias al nuevo telescopio espacial James Webb se ha estudiado ahora a TRAPPIST-1b, que es el planeta más cercano a la estrella y recibe una irradiación cuatro veces superior a de la Tierra del Sol.

Esta cantidad relativamente grande de calentamiento estelar sugería que las emisiones térmicas del planeta podían ser medibles y arrojar así luz sobre su la atmósfera del planeta.

El equipo encabezado por Thomas Greene del Centro de Investigación AMES de la Nasa (EE.UU) se sirvió del instrumento de infrarrojo medio (MIRI) del James Webb, que puede observar la radiación de longitud de onda media a larga, para evaluar la emisión térmica del planeta.

La interpretación más directa de sus hallazgos -escriben los autores - es que la atmósfera planetaria redistribuye poco o nada la radiación procedente de la estrella anfitriona, y casi no hay absorción atmosférica detectable de dióxido de carbono u otras especies.

Esto se debe “probablemente a que TRAPPIST-1b absorbe casi toda la irradiación de la estrella enana y no tiene una atmósfera de alta presión”.

Que el exoplaneta no tenga una atmósfera sustancial concuerda con los resultados de las predicciones de los modelos.

Sin embargo, haría falta nuevas observaciones para ayudar a comprender mejor la redistribución del calor en TRAPPIST-1b, así como las propiedades de esos planetas y sus diferencias con los de nuestro del sistema solar.

El equipo también usó el telescopio para medir la temperatura de TRAPPIST-1b, basada en su emisión térmica del planeta y el resultado indica que, en el lado diurno del planeta tiene una temperatura de unos 500 kelvins (aproximadamente 230 grados).

Esta es la primera detección de cualquier forma de luz emitida por un exoplaneta tan pequeño y frío, un resultado que supone un paso importante para determinar si los planetas que orbitan pequeñas estrellas activas como TRAPPIST-1 pueden albergar atmósferas necesarias para la vida, indican los autores

También es un buen augurio para la capacidad del telescopio James Webb de caracterizar exoplanetas templados del tamaño de la Tierra utilizando su instrumento MIRI.

(c) Agencia EFE