Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,303.27
    +6.17 (+0.12%)
     
  • Dow Jones

    40,003.59
    +134.21 (+0.34%)
     
  • Nasdaq

    16,685.97
    -12.35 (-0.07%)
     
  • Russell 2000

    2,095.72
    -0.53 (-0.03%)
     
  • Petróleo

    80.00
    +0.77 (+0.97%)
     
  • Oro

    2,419.80
    +34.30 (+1.44%)
     
  • Plata

    31.77
    +1.90 (+6.36%)
     
  • dólar/euro

    1.0872
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4200
    +0.0430 (+0.98%)
     
  • dólar/libra

    1.2706
    +0.0035 (+0.28%)
     
  • yen/dólar

    155.6190
    +0.3120 (+0.20%)
     
  • Bitcoin USD

    66,945.04
    +33.31 (+0.05%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,369.20
    -4.64 (-0.34%)
     
  • FTSE 100

    8,420.26
    -18.39 (-0.22%)
     
  • Nikkei 225

    38,787.38
    -132.88 (-0.34%)
     

¿Se le fue de presupuesto? Universal contó cuánto le costó hacer Fast & Furious X

Universal Pictures reveló que el costo de hacer Fast & Furious X se disparó a US$ 453,6 millones (365 millones de libras), "superando el presupuesto previsto".

Esta cifra otorga a la película uno de los presupuestos más altos de todos los tiempos y es, con diferencia, la más cara de la saga Fast & Furious. De hecho, su presupuesto es un 33,4% superior a lo que se creía que iba a costar.

La primera parte de la película, que tendrá dos partes, se lanzó en mayo del año pasado.

Fast & Furious comienza el camino hacia el final con la revelación del  título de la décima película
Fast & Furious comienza el camino hacia el final con la revelación del título de la décima película

La lista del reparto, que parece una lista para los Oscar, está encabezada por los habituales de la serie Vin Diesel y Michelle Rodriguez, que interpretan a dos antiguos corredores callejeros. Forman equipo con John Cena, Jason Statham y Brie Larson para enfrentarse a un ciberterrorista que trabaja con el hijo de un capo de la droga que busca venganza por la muerte de su padre. No se escatimaron gastos en los antagonistas, ya que Charlize Theron y Jason Momoa asumieron los papeles del dúo mortal.

PUBLICIDAD

La retorcida historia se desarrolla con un telón de fondo de exóticas localizaciones que van desde el Coliseo de Roma hasta Lisboa y Los Ángeles. Sin embargo, es el entorno más sombrío de los estudios Leavesden, en las afueras de Londres, el que ilumina sus finanzas.

El gasto de hacer películas suele ser un secreto muy bien guardado, ya que los estudios tienden a combinar sus gastos en películas individuales en sus gastos generales y no desglosan los presupuestos de cada una de ellas. Las películas rodadas en el Reino Unido son una excepción.

Se benefician del Crédito para Gastos Audiovisuales del gobierno británico, que concede a los estudios un reembolso en efectivo de hasta el 25,5% del dinero que gastan en el país.

A principios de este año, el gobierno británico elevó ligeramente el límite máximo de reembolso en 0,5 puntos porcentuales ante la competencia de otros países que ofrecen planes similares. Esto contribuyó a hacer del Reino Unido un lugar de ensueño para los cineastas y, según el Instituto Británico del Cine, los estudios extranjeros aportaron alrededor del 77% de los 1.800 millones de dólares (1.400 millones de libras) gastados en hacer películas en el país el año pasado

Para optar al reembolso, los espectáculos deben superar una prueba de puntos basada en factores como cuántos miembros del equipo de producción son del Reino Unido y qué parte del trabajo de postproducción se realiza en el país. Además, al menos el 10% de los costes principales de la producción tienen que estar relacionados con actividades en el Reino Unido y, para demostrarlo al gobierno, los estudios crean allí una Film Production Company (FPC) separada para cada película.

La normativa del gobierno británico establece que cada FPC debe ser "responsable de la preproducción, la fotografía principal y la postproducción de la película; y de la entrega de la película terminada". No es posible que los estudios oculten costes en otras empresas, ya que la ley también establece que "sólo puede haber una FPC en relación con una película".

El proceso de financiación difiere ligeramente de una película a otra, pero en general sigue un modelo similar que comienza al principio de la producción. Tomemos, por ejemplo, un estudio cinematográfico estadounidense que compra un guión a un guionista local y da luz verde a una película sobre el mismo. Si el estudio decide hacer la película en el Reino Unido, creará allí una filial que comprará los derechos del guión a su matriz estadounidense.

La adquisición de los derechos del guión otorga a la empresa británica los derechos de la película que haga. Esa empresa debe encargarse de todo, desde la preproducción y la fotografía principal hasta la posproducción, la entrega de la película terminada y el pago de los bienes y servicios relacionados con ella. Luego viene un poco de magia financiera.

"Fast And Furious 10" Shooting In Rome
"Fast And Furious 10" Shooting In Rome

Si la empresa británica hace beneficios, el beneficio financiero del gobierno llega en forma de reducción de su factura fiscal. Sin embargo, si hace pérdidas, recibe un reembolso en efectivo en forma de crédito fiscal, por lo que los estudios financian a las empresas de una manera que ingenia esto.

El estudio compra los derechos de la película a la empresa británica, pero sólo le da el 74,5% del coste de producción previsto. El 25,5% restante lo aporta el estudio en forma de préstamo. Esto da a la empresa británica el 100% del presupuesto de producción de la película y prepara el terreno para el reembolso en efectivo.

Los préstamos no se contabilizan como ingresos a efectos contables porque hay que devolverlos. Como consecuencia de ello, la empresa británica hace una pérdida equivalente al 25,5% del presupuesto de la película. Es entonces cuando interviene el gobierno británico ya que reembolsa esta pérdida. Como el importe del reembolso equivale al préstamo que la empresa debe a su matriz, el dinero puede pasar al estudio en Estados Unidos como reembolso y, voilá, el gobierno británico cubre el 25,5% de los costes de una película.

Las productoras británicas tienen que presentar estados financieros a disposición del público y esto levanta el telón sobre cuánto cuesta exactamente hacer las películas. Los archivos muestran todo, desde la plantilla y los salarios hasta el nivel de reembolso en efectivo. El dinero en efectivo que el estudio paga por los derechos de la película aparece como ingresos en los estados financieros de la empresa británica y, lo que es crucial, sus gastos son los costes totales de la película.

Obtener esta información requiere cierto trabajo de detective, ya que las empresas británicas suelen tener nombres en clave para no llamar la atención de los fanáticos cuando solicitan permisos para rodar en exteriores. Además de rodar en Los Ángeles, Italia y Portugal, el equipo de Fast X se hizo con siete de los platós de sonido y el backlot de los históricos estudios Leavesden, donde se hicieron las ocho películas de Harry Potter y la más taquillera del año pasado, Barbie.

 

Vin Diesel
Vin Diesel

La filial británica de Universal que produjo Fast X se llama Fireball Films en un guiño a sus escenas de acción de alto octanaje. Sus últimos estados financieros se publicaron a finales del mes pasado y cubren el ejercicio hasta el 31 de agosto de 2023, poco más de tres meses después del estreno de la película.

Como las empresas británicas tienen que pagar por los servicios relacionados con la película terminada, siguen contabilizando costes en sus estados financieros mucho después del estreno y en el año hasta finales de agosto de 2023 se gastó un total de 125,4 millones de dólares (100,9 millones de libras) en hacer Fast X. Combinado con los 328,2 millones de dólares (264,1 millones de libras) gastados en la película antes de eso, da unos costes totales de 453,6 millones de dólares.

El impacto de todo ello queda al descubierto en los estados financieros, que revelan que "se espera que la película supere el presupuesto previsto". Uno de los mayores gastos fueron los 22,6 millones de dólares (18,2 millones de libras) gastados en personal de producción, que alcanzó un máximo de 211 personas sin incluir siquiera a los freelance o trabajadores de agencia que representan la mayoría del equipo.

Rodar en el Reino Unido no sólo genera puestos de trabajo para la población local, sino que también impulsa el gasto en servicios como seguridad, alquiler de equipos y empresas de efectos especiales. Esto explica por qué el gobierno británico ofrece incentivos fiscales tan generosos para que los estudios rueden allí y los archivos revelan que Fast X recibió un reembolso total de 74,8 millones de dólares (60,2 millones de libras), lo que eleva el gasto neto de Universal en la película a 378,8 millones de dólares.

Rápidos y Furiosos
Rápidos y Furiosos


Es importante señalar que esto no debe confundirse con los costes totales de 453,6 millones de dólares que desembolsó la productora para hacer la película. Por el contrario, la empresa recibió el reembolso y, como Universal posee los derechos de la película, recibe de ella la venta de entradas.

Normalmente, los estudios obtienen alrededor del 50% de los ingresos de taquilla y los cines se quedan con el resto. Según el analista del sector Box Office Mojo, Fast X recaudó 704,9 millones de dólares, lo que la convierte en un éxito, pero no lo suficiente para cubrir sus costes turbo en taquilla. Una participación del 50% en la taquilla daría a Universal 352,5 millones de dólares, lo que supone 26,3 millones menos que su gasto neto en la película.

Eso excluye las ventas de DVD y Blu Ray, así como las fuentes de ingresos auxiliares como las licencias y el merchandising. Simplemente muestra si la película cubrió o no sus costos a partir de sus ingresos de taquilla y es una historia diferente cuando se suman a la mezcla los resultados financieros de las otras películas de la serie Fast and Furious.

Hasta ahora, se hicieron en el Reino Unido un total de cuatro de las películas: Fast and Furious 6, la película derivada Hobbs and Shaw, F9 y Fast X. Como revelamos recientemente en el periódico británico Sunday Express, el análisis de 23 conjuntos de estados financieros de estas películas muestra que sus costes totales ascendieron a 1.400 millones de dólares (1.100 millones de libras), siendo la segunda más cara F9.

El gasto neto de Universal en la película de 2021 ascendió a 321,1 millones de dólares, ya que recibió un reembolso de 57,3 millones de dólares (46,1 millones de libras) sobre su coste de 378,4 millones de dólares (304,4 millones de libras), que fue superior a lo que sugerían las estimaciones. Parte de F9 se rodó en Escocia, por lo que también recibió una subvención adicional de 497.000 dólares (400.000 libras) del fondo de crecimiento de la producción del país.

Según Box Office Mojo, las cuatro películas de Fast and Furious recaudaron 3.000 millones de dólares, lo que sitúa la cuota del 50% en 1.500 millones. Tras deducir los 219,3 millones de dólares (176,4 millones de libras esterlinas) de su crédito fiscal total, el gasto neto de Universal en ellas ascendió a 1.200 millones de dólares, lo que dejó al estudio un beneficio estimado de 300 millones de dólares. La última entrega de la serie se publicará el año que viene, así que puede que no pase mucho tiempo antes de que los beneficios de Universal suban aún más.

 

Nota publicada por Forbes US