Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,487.03
    +13.80 (+0.25%)
     
  • Dow Jones

    38,834.86
    +56.76 (+0.15%)
     
  • Nasdaq

    17,862.23
    +5.21 (+0.03%)
     
  • Russell 2000

    2,025.23
    +3.22 (+0.16%)
     
  • Petróleo

    81.39
    -0.18 (-0.22%)
     
  • Oro

    2,347.30
    +0.40 (+0.02%)
     
  • Plata

    30.18
    +0.62 (+2.08%)
     
  • dólar/euro

    1.0743
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2170
    0.0000 (0.00%)
     
  • dólar/libra

    1.2713
    -0.0008 (-0.07%)
     
  • yen/dólar

    158.0760
    +0.0940 (+0.06%)
     
  • Bitcoin USD

    65,186.48
    -273.40 (-0.42%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,386.55
    +48.80 (+3.65%)
     
  • FTSE 100

    8,205.11
    +13.82 (+0.17%)
     
  • Nikkei 225

    38,379.98
    -190.78 (-0.49%)
     

"Es pronto para que la FED cambie el tono en términos de recorte de tipos. Esperamos la primera bajada en septiembre"

Análisis de las previsiones de esta semana: el PMI Manufacturero de mayo, el PMI Servicios y la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan

Creo que lo más importante de esta semana en términos de datos de economía van a ser esos PMIs, sobre todo el de servicios. En cualquier caso, los dos van a ser importantes por el de de manufactura se ha ido desacelerando en los últimos dos meses, el de servicios también. Para mí el de servicios es algo más importante porque representa una parte muy grande de la economía americana, eso incluye a los consumidores, y si las cosas ahí se empiezan a deteriorar, no es un buen augurio para lo que puede pasar en la economía del resto del año. Es cierto que esto son encuestas que tienden a ser muy volátiles, pero siempre hay que prestarles mucha atención porque nos pueden decir un poquito lo que va a ocurrir en los siguientes mes. Así que, mucha atención, y sobre todo al PMI de servicios.

La semana pasada el dato más importante fue el IPC: los precios se han moderado al 3,4% y la tasa subyacente al 3,6%. ¿Qué supone esto en la salud de la economía de Estados Unidos?

El dato en sí fue el esperado por el mercado, sobre todo en la parte subyacente. La inflación todavía está muy alta para que la FED cambie la forma de actuar en términos de política monetaria este año, pero creo que es un paso en la dirección correcta, sobre todo la inflación subyacente, que había sorprendido al alza durante los tres primeros meses del año. En esta ocasión, estuvo un poquito más suave de lo que vimos en el primer trimestre. Pero, para mí, lo más importante fue el segmento de inmobiliarios, lo que representa las rentas, el OER (alquiler equivalente al propietario, OER por sus siglas en ingles), que es algo muy importante dentro de la cesta de precios subyacentes, y que ha seguido desacelerando en los últimos meses. Es clave que siga descendiendo porque, a medida que esto baje, dado la importancia que tiene esta categoría en la subyacente, supondrá que la inflación subyacente se va a mover en el rango que hemos visto a comienzos del año. Y eso sería muy importante para la FED empiece a bajar tasas en algún momento.

PUBLICIDAD

Este último dato del IPC, ¿afectará a la decisión de bajadas de tipos?

Claramente, creo que este es un dato que va a favorecer esa decisión, pero todavía es pronto. Nosotros esperamos el primer recorte de tasas para la reunión de septiembre, así que todavía tenemos muchos meses en medio y muchos datos por salir; tenemos cuatro meses más de datos de inflación y de datos de empleo, y esa va a ser clave para que la FED empiece a bajar tasas. Creemos que es muy temprano para que la FED empiece a cambiar el tono en términos de recorte de tipos, pero nuestra expectativa es que de aquí a septiembre los datos, sobre todo los de inflación, sigan yendo por el camino que la FED espera. Señalar que con este dato del IPC y del IPP, nuestra expectativa es que la inflación PCE, que es la inflación a la que la FED presta más atención en términos de su objetivo del 2%, pensamos que para el dato de abril, la inflación subyacente del PCE va a estar más cerca del 0.2% que del 0.3 que vivimos en el IPC. Y eso es una buena noticia en términos de la tendencia que estamos esperando para inflación.

Buenas noticias también para los mercados, tras ese dato del IPC, que hizo que los principales selectivos se fueran al alza. El S&P 500 superó por primera de los 5.300 puntos, el Nasdaq también con récords y el Dow Jones por primera vez en la historia superó los 40.000 puntos. Los inversores también se muestran positivos... 

Están optimistas sobre todo porque a medida que la inflación se desacelere poco a poco gradualmente, eso quiere decir que la FED no va a volver a subir tasas y en algún momento este año va a empezar a bajarlas, que esa expectativa que nosotros manejamos en TD Securities es la expectativa de la mayoría de analistas en el mercado, y eso es muy positivo para las acciones para las compañías. A medida que la FED empiece a bajar tipos, es algo que va bien en términos de las ganancias futuras si las traes a un valor presente. Por otro lado, la economía en realidad, aunque se está desacelerando, todavía sigue creciendo de forma bastante fuerte. En el primer trimestre, en términos nominales, la economía creció alrededor de un 5% anual, lo que es bastante positivo para las compañías.

El índice de precios al productor, pues precisamente fue muy bueno, subió más de lo esperado un 0,5% en comparación con el mes anterior. También conocimos las ventas minoristas que se mantuvieron como estaban y la producción de las fábricas disminuyó, inesperadamente, un 0,3%.

Son datos un poco diferentes. Por un lado, el IPP estuvo un poquito más fuerte de lo esperado pero algunas de esas categorías, que están dentro del cálculo del PCE (que es la inflación a la que la FED le presta más atención), fueron a la baja pero bastante controlado, por eso nuestra expectativa de que la inflación PCE no va a estar tan mal en mayo. Así que mirando esos detalles, eso fue positivo. Por otra parte, las ventas minoristas y producción industrial, son datos de actividad que sorprendieron a la baja. Sobre todo, aunque la parte total de las ventas minoristas no cambió, la parte subyacente sí sorprendió a la baja. Y eso sigue dando muestras de que los consumidores no están tan fuertes como estaban el año pasado o incluso a principios de año. Si a ese le unes un dato de empleo de abril que también fue a la baja, empieza a dar indicios de que de pronto la actividad económica por parte del consumidor, y si miramos la parte industrial, se está desacelerando, que es algo que la FED quiere ver. Es decir, la FED no quiere que la economía se desacelere mucho ni que vayamos a una recesión, lo que está buscando la Reserva Federal es que la economía se desacelere y que empiece a crecer a un ritmo más normal, a niveles de antes de la pandemia.

Parece que volvemos a tener, vamos a tener una guerra arancelaria entre Estados Unidos y China, después de que Joe Biden la semana pasada dijera que va a poner aranceles a algunos productos importados de China. ¿Cuándo va a suceder esto? ¿Cuándo lo vamos a notar nosotros en nuestros bolsillos? ¿Cómo nos va a aceptar?

Por un lado, esto lo vamos a notar de forma gradual. Por otro, reseñar que esto es una continuación de las políticas del presidente Trump. Creo que lo que está haciendo el presidente Biden es por dos motivos, uno económico y otro político. En la parte económica lo que ha hecho el gobierno chino es subsidiar muchas de estas industrias, es decir, inyectar dinero a las compañías para que produzcan todo este monto de bienes que se van a exportar, compitiendo con precios bajos porque el gobierno lo está apoyando. Y eso es algo injusto en términos de competitividad. Por ello, el presidente Biden, desde un punto de vista económico, lo que está haciendo es continuar con algunas de las políticas del presidente Trump, tratando de proteger la producción de esas industrias y evitando el crecimiento desmesurado de la competencia por precios bajos que viene de China, sobre todo a la industria de la energía verde, industrias que están naciendo en Estados Unidos como son la producción de baterías de vehículos eléctricos, de paneles solares, etc. Desde un punto de vista político, muchas de estas industrias, sobre todo la de automóviles, son muy importantes en Estados que son clave en las elecciones para ambos presidentes, como ocurre en Michigan, Wisconsin o Pennsylvania. Así que tiene también su consecuencia política y su anticipación a lo que puede pasar en noviembre en esos Estados, porque si quieres ser presidente tienes que ganar en ellos, sobre todo en Michigan y Pennsylvania.