Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.33 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.76 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    77.80
    +0.93 (+1.21%)
     
  • Oro

    2,335.20
    -2.00 (-0.09%)
     
  • Plata

    30.54
    +0.09 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.0850
    +0.0032 (+0.29%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    -0.0080 (-0.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2739
    +0.0041 (+0.32%)
     
  • yen/dólar

    156.9430
    +0.0050 (+0.00%)
     
  • Bitcoin USD

    68,989.79
    +1,746.50 (+2.60%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,447.92
    -20.18 (-1.37%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,646.11
    -457.11 (-1.17%)
     

Revelado: Este es el fiasco que le costó US$ 100 millones a Disney y hoy tira a la basura

Disney reveló que gastó 105,9 millones de dólares (83,1 millones de libras) en la realización de Willow, una serie de espada y brujería que fue retirada de su plataforma de streaming tras sólo seis meses. Secuela de la entrañable película homónima de 1988, está protagonizada por Warwick Davis, que retoma su papel del héroe epónimo junto a Erin Kellyman, Ellie Bamber y Tony Revolori, de The Grand Budapest Hotel.

Basada en personajes creados por George Lucas, la serie fue desarrollada por Jonathan Kasdan, hijo de Lawrence Kasdan, antiguo colaborador de Lucasfilm y coguionista de El imperio contraataca, El retorno del Jedi, El despertar de la fuerza y En busca del arca perdida.

Disney adquirió los derechos de Willow cuando compró Lucasfilm a su fundador George Lucas por 4.000 millones de dólares en 2012. Siete años después, Ron Howard, director de la película original, reveló que Jonathan Kasdan se había puesto en contacto con él para trabajar en una serie secuela para la plataforma de streaming Disney+ y en octubre de 2020 recibió luz verde. La serie de ocho episodios se estrenó poco más de dos años después y duró hasta enero de 2023.

Disney+, Bob Iger, Ryan Reynolds
Disney adquirió los derechos de Willow cuando compró Lucasfilm a su fundador George Lucas por 4.000 millones de dólares en 2012

Cuando se encargó, la pandemia había paralizado gran parte del mundo y los consumidores ansiaban nuevos contenidos en streaming. Disney estaba impaciente por añadir programas a su plataforma para atraer a más abonados que sus rivales, y no escatimó en gastos.

¿Cuál fue el presupuesto del proyecto?

Los presupuestos de los programas en streaming suelen ser confidenciales, ya que los estudios los incluyen en sus gastos generales y no detallan cuánto gastaron en cada uno.

PUBLICIDAD

Las series británicas son una excepción, y Willow es una de ellas. Se benefició del régimen británico de desgravación fiscal de la televisión, que permite a los estudios solicitar un reembolso en efectivo de hasta el 25% del dinero que gastan en ella.

Para optar a la ayuda, los programas deben superar una prueba de puntos basada en factores como el grado de rodaje en el Reino Unido, el nivel de contenido británico y el grado de promoción del patrimonio británico. Además, al menos el 10% de los costes básicos de la producción deben corresponder a actividades realizadas en el Reino Unido y, para demostrarlo ante el gobierno británico, los estudios crean una Television Production Company (TPC) independiente para cada película.

Estos TPC tienen que presentar estados financieros a disposición del público que muestren todo, desde la plantilla y los salarios hasta el coste total de la producción y la cantidad de dinero en efectivo que se les reembolsó.

La normativa del gobierno británico establece que cada TPC debe ser "responsable de la preproducción, la fotografía principal y la postproducción del programa de televisión; y de la entrega del programa finalizado". En consecuencia, no hay duda de que sus estados financieros muestran todos los costes de cada serie. Ni siquiera es posible que los estudios oculten costes en otras empresas, ya que la ley también establece que "sólo puede haber un TPC en relación con un programa".

¿Qué es Barking Lion Productions?

Las empresas suelen tener nombres en clave para no llamar la atención a la hora de solicitar permisos para rodar en exteriores. La filial de Disney detrás de Willow se llama Barking Lion Productions (UK), en un guiño a las criaturas míticas que pueblan el programa.

Recientemente presentó los estados financieros correspondientes a los 17 meses anteriores al 31 de diciembre de 2021, que abarcan la preproducción y el rodaje de la serie. Los costes ascendieron a 105,9 millones de dólares, cifra que se disparará en los próximos estados financieros. En ellos debería figurar la mayor parte de los gastos de postproducción, a cargo de la oficina londinense de Industrial Light & Magic, propiedad de Lucasfilm.

El gasto neto de la serie se vio reducido por un reembolso en efectivo de 20,4 millones de dólares (16,1 millones de libras) por el rodaje en el Reino Unido, pero la cosa no queda ahí. Lucasfilm eligió rodar Willow en Gales, un país del Reino Unido que ofrece incentivos fiscales adicionales a los estudios. El gobierno local concedió a Lucasfilm una subvención de 5,1 millones de dólares (4 millones de libras), con lo que el gasto neto en Willow ascendió a 80,4 millones de dólares.

La producción se realizó en los estudios Dragon del sur de Gales y se rodó en 32 localizaciones de todo el país. Entre ellas, Morlais Quarry, donde se rodaron las escenas iniciales, y Merthyr Mawr, que fue el telón de fondo de la casa de Willow.

Lucasfilm construyó cinco platós en los Estudios Dragon, con un total de 28.000 metros cuadrados, así como 20 edificios adicionales para la creación de criaturas, el trabajo de los titiriteros, los efectos especiales y el vestuario. La empresa dejó su impronta en la industria cinematográfica local.

Lucasfilm contrató a 25 aprendices durante seis meses, así como a 206 ciudadanos galeses que formaron parte del equipo. Como resultado, 17 de los 29 departamentos de producción estaban dirigidos por ciudadanos galeses, mientras que el equipo no galés también se emparejaba con ciudadanos galeses.

En diciembre, Creative Wales, la agencia gubernamental que promueve el desarrollo de las industrias creativas en Gales, informó de que marcas como Lucasfilm, Netflix y Bad Wolf inyectaron en la economía galesa más de 197,5 millones de dólares (155,6 millones de libras) en gastos de producción.

Gales fue el telón de fondo de muchas escenas cinematográficas emblemáticas, como la Baticueva de The Dark Knight Rises, el castillo de la escena inicial de Monty Python y el Santo Grial y parte del rodaje de la película original de Willow. También fue escenario de series de televisión como Da Vinci's Demons, Doctor Who, Sherlock y His Dark Materials. Y podría haber más en camino.

El mes pasado, Ryan Reynolds se reunió con el Primer Ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, en su despacho del número 10 de Downing Street para hablar de cómo atraer más producciones a Gales.

Disney+, Bob Iger, Ryan Reynolds
Reynolds permaneció en el Reino Unido desde que la huelga de la SAG-AFTRA suspendió el rodaje de Deadpool 3

El actor canadiense tiene múltiples vínculos con Gales, ya que es copropietario del equipo de fútbol galés Wrexham AFC, que regresa este mes a la Liga Inglesa de Fútbol tras 15 años de espera. También anunció recientemente una asociación con el canal de televisión galés S4C, que ofrecerá programas en galés en Estados Unidos a través de su canal Maximum Effort.

Reynolds permaneció en el Reino Unido desde que la huelga de la SAG-AFTRA suspendió el rodaje de Deadpool 3 y aprovechó su tiempo para recabar apoyo para Gales.

"Con Deadpool en pausa, visitamos 10 Downing para hablar de la excelencia de los equipos de rodaje del Reino Unido y Maximum Effort", dijo. "Aparte de rodar en casa, el Reino Unido es mi lugar favorito para hacer una película. Espero ver aún más rodajes en Gales".

El propio Reynolds participa en la promoción de Gales a través de su documental de Disney+ Welcome To Wrexham, del que recientemente se encargó una segunda temporada. La serie sigue las tribulaciones del equipo y tuvo tan buena acogida que obtuvo seis nominaciones a los Emmy. No puede decirse lo mismo de Willow.

Aunque la serie tiene una puntuación de la crítica del 84% en el agregador de reseñas Rotten Tomatoes, la audiencia sólo le dio un 65%. Según los informes, la audiencia de Willow fue de las más bajas para una serie de Disney+, ya que los analistas del sector Samba TV informaron de que sólo 481.000 hogares vieron la serie en sus primeros cinco días de estreno, a pesar de que había dos episodios disponibles.

En el otro extremo del espectro, el primer episodio de Loki, la exitosa serie de Marvel en streaming, atrajo a 2,5 millones de hogares en el mismo periodo, según Samba TV.

Por eso no sorprendió que Deadline informara en marzo de que Willow no sería renovada por una segunda temporada. Pocos días después, Jonathan Kasdan describió la situación de Willow más como una pausa que como una cancelación. Señaló que la segunda temporada ya está escrita y que es de esperar que se acabe haciendo, pero no antes de los próximos 12 meses, lo que llevó a la decisión de liberar al reparto.

Desde entonces, el futuro de la serie se ensombreció, ya que fue retirada de Disney+ a finales de mayo en medio de una purga de contenidos como parte de una iniciativa más amplia de reducción de costes. La retirada de la serie permite a Disney hacer frente a una pérdida de valor, ya que gastó dinero en una producción que considera inviable.

Se trata esencialmente de una reducción del valor de un activo, lo que crea una pérdida en el balance de la empresa que reduce su factura fiscal. Disney informó de que su purga de contenidos generó un cargo por deterioro de 1.500 millones de dólares, que es precisamente el final feliz que estaba buscando.

Disney emprendió una campaña de reducción de costes desde que su presidente ejecutivo, Bob Iger, volvió al timón de la empresa en noviembre del año pasado. Tres meses después dijo a los inversores que el estudio necesitaba "reducir costes en todo lo que hacemos porque, aunque estamos muy orgullosos de lo que se ve en la pantalla, llegó  un punto en que es extraordinariamente caro".

Disney+, Bob Iger, Ryan Reynolds
En un intento de compensar los colosales costes de producción, Iger recortó alrededor de 7.000 empleados de Disney

Willow es testimonio de ello y nació en la época de los gastos suntuosos en un intento de atraer abonados. Ese gasto puede justificarse si el resultado final despierta el interés de los fans, pero no si fracasa como Willow.

Incluso entonces, es fácil cuestionar el valor de gastar tanto dinero en perseguir suscriptores, lo que explica por qué Iger dijo que la nueva prioridad es retener a los suscriptores "leales", más que el puro crecimiento de suscriptores.

En un intento de compensar los colosales costes de producción, Iger recortó alrededor de 7.000 empleados de Disney, es decir, aproximadamente el 3% de su plantilla mundial, pero ni siquiera eso es suficiente. Recientemente declaró a la CNBC que Disney está reduciendo el ritmo a la hora de hacer películas y series en streaming para sus franquicias insignia Marvel y Star Wars.

"Se tira hacia atrás no solo para centrarse, sino también como parte de nuestra iniciativa de contención de costes. Gastar menos en lo que hacemos, y hacer menos". Si ni siquiera están aseguradas más series de Marvel y Star Wars, la perspectiva de una segunda temporada de Willow parece estar muy, muy lejos.

 

*Con información de Forbes US