Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,431.60
    -2.14 (-0.04%)
     
  • Dow Jones

    38,589.16
    -57.94 (-0.15%)
     
  • Nasdaq

    17,688.88
    +21.32 (+0.12%)
     
  • Russell 2000

    2,006.16
    -32.75 (-1.61%)
     
  • Petróleo

    78.49
    -0.13 (-0.17%)
     
  • Oro

    2,348.40
    +30.40 (+1.31%)
     
  • Plata

    29.62
    +0.55 (+1.91%)
     
  • dólar/euro

    1.0709
    -0.0033 (-0.31%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2130
    -0.0250 (-0.59%)
     
  • dólar/libra

    1.2686
    -0.0075 (-0.59%)
     
  • yen/dólar

    157.3230
    +0.3410 (+0.22%)
     
  • Bitcoin USD

    66,155.95
    -937.98 (-1.40%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,401.60
    -16.28 (-1.15%)
     
  • FTSE 100

    8,146.86
    -16.81 (-0.21%)
     
  • Nikkei 225

    38,814.56
    +94.09 (+0.24%)
     

La marca de autos que amplía su fábrica para construir carros cada vez más despacio

Un técnico pasa por un coche Rolls-Royce tras una inspección de su pintura en la línea de producción de la fábrica Rolls-Royce Goodwood, cerca de Chichester, Gran Bretaña, el 1 de septiembre de 2020. REUTERS/Peter Nicholls
Un técnico pasa por un coche Rolls-Royce tras una inspección de su pintura en la línea de producción de la fábrica Rolls-Royce Goodwood, cerca de Chichester, Gran Bretaña, el 1 de septiembre de 2020. REUTERS/Peter Nicholls (REUTERS / Reuters)

(CNN) — Rolls-Royce está ampliando enormemente su fábrica de Chichester (Inglaterra). La filial de BMW está construyendo cinco nuevos edificios que empezarán a construirse el año que viene.

Normalmente, cuando un fabricante de automóviles amplía una fábrica es por una sencilla razón: construir más coches. Pero esto es Rolls-Royce. Fabricar y vender más Rolls-Royce socavaría la exclusividad de la marca.

Así que esta ampliación de la fábrica no es para fabricar más coches, sino coches más caros, lo que lleva más tiempo y requiere más espacio para talleres y almacenamiento de materiales exóticos.

La ampliación indica algo sobre la clientela ultra adinerada de Rolls-Royce. Aunque solo pueden comprar un número limitado de coches, sin duda pueden gastar más en cada uno de ellos.

PUBLICIDAD

Desde 2020 las ventas de Rolls-Royce han aumentado un 17%, alcanzando un récord de 6.032 coches y SUV en todo el mundo el año pasado. Durante ese mismo tiempo, sin embargo, la cantidad media de dinero que los clientes pagaron por sus coches aumentó un 43%, pasando de 350.000 dólares en 2020 a 500.000 dólares cada uno, de media, el año pasado.

Ese aumento de los ingresos por vehículo procede en gran medida de las solicitudes de personalización —"a medida" como lo denomina Rolls-Royce— más complejas y que requieren más tiempo. Incluso llama a sus programas de personalización de lujo "Bespoke" y, para los modelos totalmente personalizados, "Coachbuild".

"No estamos creciendo tanto en volumen", afirma Martin Fritsches, presidente de Rolls-Royce Motor Cars Americas. "Obviamente, ese no es nuestro punto de enfoque. Pero está claro que nuestra área de productos a medida está ganando peso y relevancia. Y se ha expandido espectacularmente, sobre todo en los dos últimos años".

undefined

El Rolls-Royce Phantom Syntopia tiene motas de cristal para crear diseños brillantes. (Crédito: Rolls-Royce)
El Rolls-Royce Phantom Syntopia tiene motas de cristal para crear diseños brillantes. (Crédito: Rolls-Royce)

Esta será la primera gran ampliación de la fábrica desde que se construyó en 2003 tras la compra de la marca por BMW en 1998. Antes de eso, los coches Rolls-Royce se construían junto a los Bentley —Rolls-Royce había adquirido Bentley en 1931— en una fábrica de Crewe (Reino Unido).

Bentley, ahora propiedad de Volkswagen, sigue fabricando coches en Crewe y también tiene su propio programa de personalización. El año pasado, casi tres cuartas partes de los clientes de Bentley solicitaron opciones personalizadas más allá de la ya larga lista de opciones de la marca, un 43% más que el año anterior.

Los fabricantes italianos de supercoches Lamborghini y Ferrari también han informado de un mayor interés por los programas de personalización.

"Estamos limitados en términos de tamaño (del mercado) y de segmentos", declaró Stephan Winkelmann, director ejecutivo de Lamborghini, en una entrevista reciente con la CNN. "Así que tenemos que sacar el máximo partido de cada coche".

El aumento de la personalización extrema de vehículos se debe, en gran parte, al incremento de los niveles de riqueza extraordinaria en todo el mundo. Sencillamente, cada vez hay más ricos en el mundo y tienen más dinero para gastar en cosas como coches con polvo de diamante en la pintura y equipamiento de picnic integrado en el maletero.

"El cliente es rico, pero no es estúpido. Hay que ganarse el aumento de precio", afirma Javier González Lastra, socio inversor de Tema ETFs, que gestiona un fondo de inversión en artículos de lujo.

El Phantom Syntopia cuenta con un diseño especial Weaving Water en su techo Starlight. (Crédito: Rolls-Royce)
El Phantom Syntopia cuenta con un diseño especial Weaving Water en su techo Starlight. (Crédito: Rolls-Royce)

A medida no significa solo elegir los colores de la pintura, aunque los clientes pueden hacerlo. Los compradores de Rolls-Royce incluso proporcionan esmaltes de uñas o corbatas y piden que su coche combine con el color. Pero los clientes también quieren incrustaciones de madera especiales, tejidos personalizados y armarios empotrados. Son peticiones cada vez más numerosas y complejas, explica Fritsches.

Cumplirlas requiere tiempo y espacio. Un coche, una berlina Rolls-Royce llamada Phantom Syntopia, lucía pintura iridiscente hecha con distintas cantidades de partículas de vidrio para crear diseños fluidos en el exterior. El mismo efecto se utilizó en las bandejas lacadas del interior. Además, un diseño de tela curvada en el interior brillaba con la luz de miles de finos cables de fibra óptica. El coche tenía incluso un aroma personalizado en su interior, una primicia en Rolls-Royce.

Según algunas fuentes, el Phantom Syntopia costó más de 3 millones de dólares, aunque Rolls-Royce no quiso confirmar el precio exacto. Se tardó 18 meses en construirlo tras un proceso de diseño y desarrollo de cuatro años, según Rolls-Royce.

"Este es un claro ejemplo en el que hay que dedicar mucho más tiempo a la artesanía", dijo Fritsches, "y aquí es donde se necesita el espacio adicional para almacenar materiales adicionales".

Aunque el Phantom Syntopia era un ejemplo extremo, en otros proyectos se solicitan opciones como madera detallada e incrustaciones de nácar.

Un mayor número de coches altamente personalizados significa que, para poder entregar a los clientes sus coches terminados sin hacerles esperar años, se necesita más espacio para el montaje y para diversos talleres especializados, explicó Fritsches.

Rolls-Royce ha creado incluso un pequeño número de coches totalmente personalizados que no son sólo modelos estándar, como el Phantom o el Cullinan, con características o colores exclusivos. Estos coches, como el Rolls-Royce Boat Tail, del que se construyeron tres, son totalmente únicos y pueden costar decenas de millones de dólares.