Anuncios
U.S. markets open in 8 hours 58 minutes
  • F S&P 500

    5,048.50
    +1.00 (+0.02%)
     
  • F Dow Jones

    38,483.00
    +15.00 (+0.04%)
     
  • F Nasdaq

    17,338.25
    -11.75 (-0.07%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    1,983.40
    +0.80 (+0.04%)
     
  • Petróleo

    83.02
    +0.17 (+0.21%)
     
  • Oro

    2,319.30
    -27.10 (-1.15%)
     
  • Plata

    27.02
    -0.22 (-0.81%)
     
  • dólar/euro

    1.0659
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6230
    +0.0080 (+0.17%)
     
  • Volatilidad

    16.94
    -1.77 (-9.46%)
     
  • dólar/libra

    1.2353
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • yen/dólar

    154.7360
    -0.0810 (-0.05%)
     
  • Bitcoin USD

    66,424.69
    +728.70 (+1.11%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,403.35
    -2.64 (-0.19%)
     
  • FTSE 100

    8,023.87
    +128.02 (+1.62%)
     
  • Nikkei 225

    37,595.92
    +157.31 (+0.42%)
     

El sector del automóvil de EEUU emprende una huelga histórica en los tres grandes fabricantes

FOTO DE ARCHIVO: Trabajadores de montaje de General Motors hacen piquetes fuera de la planta de General Motors Bowling Green durante la huelga nacional de United Auto Workers (UAW) en Bowling Green, Kentucky
FOTO DE ARCHIVO: Trabajadores de montaje de General Motors hacen piquetes fuera de la planta de General Motors Bowling Green durante la huelga nacional de United Auto Workers (UAW) en Bowling Green, Kentucky

Por Joseph White y David Shepardson

DETROIT, 15 sep (Reuters) - El sindicato United Auto Workers inició el viernes huelgas simultáneas en tres fábricas propiedad de General Motors, Ford y Stellantis, propietaria de Chrysler, dando inicio a la acción laboral industrial más ambiciosa de Estados Unidos en décadas.

Los paros en las tres fábricas de Detroit paralizarán la producción del Ford Bronco, el Jeep Wrangler y la camioneta Chevrolet Colorado, además de otros modelos populares.

"Por primera vez en nuestra historia iremos a la huelga en las Tres Grandes", declaró el presidente de la UAW, Shawn Fain, añadiendo que el sindicato evitará por ahora huelgas más costosas en toda la empresa, pero que todas las opciones están abiertas si no se acuerdan nuevos contratos.

PUBLICIDAD

Fain expuso los planes para los paros en Facebook Live, menos de dos horas antes del vencimiento del antiguo contrato.

Los paros ponen fin a semanas de enfrentamientos entre Fain y los directivos de las Tres de Detroit en torno a las demandas sindicales de una mayor participación en los beneficios generados por los camiones de combustión y una mayor seguridad laboral a medida que los fabricantes de automóviles se orientan hacia los vehículos eléctricos.

El enfrentamiento se ha convertido en una cuestión política, y el presidente Joe Biden, que se enfrenta a elecciones el año que viene, ha pedido un acuerdo.

EN VIDEO | Arranca una histórica huelga en EEUU que afecta a tres grandes fabricantes de automóviles

Más de 12.000 trabajadores parados

  

Las huelgas, que afectan a un total de 12.700 trabajadores, tendrán lugar en las plantas de montaje de Ford en Wayne (Michigan), GM en Wentzville (Misuri) y la marca Jeep de Stellantis en Toledo (Ohio). Estas plantas son fundamentales para la producción de algunos de los vehículos más rentables de los fabricantes de automóviles.

La decisión de Fain de optar por los paros selectivos podría limitar el coste de la huelga para el sindicato. El UAW tiene un fondo de huelga de 825 millones de dólares, diminuto en comparación con los miles de millones de liquidez que los fabricantes de automóviles han acumulado gracias a los sólidos beneficios de los camiones y todoterrenos que fabrican los miembros del UAW.

Stellantis tiene existencias de Jeeps para más de 90 días y ha estado fabricando SUV y camiones en horas extraordinarias, según datos de Cox Automotive.

Pero un cierre de una semana en su planta de Jeep en Toledo podría reducir los ingresos en más de 380 millones de dólares, según datos de los informes financieros de Stellantis.

"Se trata más de una huelga simbólica que de una realmente perjudicial", dijo Sam Fiorani, analista de producción de Auto Forecast Solutions, quien añadió que había esperado más en la primera oleada de la huelga. "Si las negociaciones no van en una dirección que Fain considere positiva, podemos esperar una huelga mayor en una o dos semanas", dijo.

Fiorani estimó que la huelga detendría la producción de unos 24.000 vehículos a la semana. Y aunque se dirige a algunas marcas clave, los compradores estarían dispuestos a esperar, por ahora.

En Wayne, Michigan, cientos de personas, entre ellas trabajadores del turno de noche y simpatizantes, se reunieron en la planta de montaje de Ford cuando comenzó la huelga.

 Los partidarios aplauden cuando los miembros de United Auto Workers salen de la planta y se declaran en huelga en la planta de ensamblaje de Ford Michigan el 15 de septiembre de 2023 en Wayne, Michigan. Esta es la primera vez en la historia que el UAW ataca a los tres grandes fabricantes de automóviles al mismo tiempo. (Foto de Bill Pugliano/Getty Images)

Las empresas temen un aumento de los costes

  

El sindicato ha dicho que quiere un aumento del 40%. Las empresas han ofrecido hasta un 20%, pero sin los beneficios sociales exigidos por el sindicato. Ninguna de las tres empresas de Detroit ha propuesto eliminar los sistemas salariales escalonados, que obligan a los trabajadores recién contratados a permanecer en su puesto durante ocho años para ganar lo mismo que los veteranos, una exigencia clave de la UAW.

Ford dijo que las últimas propuestas de la UAW duplicarían sus costes laborales en Estados Unidos y le harían perder competitividad frente a Tesla y otros rivales no sindicados. Un paro podría significar que los cheques de participación en beneficios de la UAW para este año se verían "diezmados", dijo.

Stellantis declaró que se había puesto inmediatamente en "modo de contingencia" y que tomaría todas las decisiones estructurales apropiadas para proteger a la empresa y sus operaciones en Norteamérica, sin dar más detalles.

Fain dijo a principios de esta semana que Stellantis había propuesto cerrar hasta 18 instalaciones en Estados Unidos.

GM se mostró decepcionada por el paro y dijo que seguiría "negociando de buena fe."

Antes del discurso de Fain, el máximo ejecutivo de fabricación de GM, Gerald Johnson, dijo en un vídeo que las propuestas salariales y de beneficios de la UAW costarían al fabricante de automóviles 100.000 millones de dólares, "más del doble del valor de todo General Motors y absolutamente imposible de absorber" No detalló estos cálculos.

Fain ha rechazado las afirmaciones de los fabricantes de automóviles de que las demandas sindicales costarían demasiado, diciendo que las empresas han gastado miles de millones en recompras de acciones y salarios de ejecutivos.

Los proveedores y otras industrias que dependen de los fabricantes de automóviles y de sus trabajadores podrían ver cómo se agota la demanda y la liquidez si la UAW cierra las fábricas de Detroit Three en Estados Unidos.

Desde el Gobierno

  

Biden está invirtiendo miles de millones en subvenciones federales para aumentar las ventas de vehículos eléctricos. Pero el cambio a los vehículos eléctricos podría poner en peligro los puestos de trabajo de la UAW en el sector de los motores de combustión. El sindicato no ha apoyado la reelección de Biden.

"Creo que el Gobierno de Biden sigue observando este lento accidente automovilístico mientras su estrategia de vehículos eléctricos choca frontalmente con los sindicatos", afirmó Dan Ives, analista de Wedbush.

El presidente de la UAW, Fain, ha adoptado un enfoque poco ortodoxo en las negociaciones, negociando simultáneamente con los tres fabricantes de automóviles de Detroit. En el pasado, los líderes de la UAW elegían una empresa para establecer un modelo de contrato para las otras dos. Fain ha enfrentado a las empresas entre sí, tratando de aumentar sus ofertas.

Aunque un acuerdo con uno o más de los fabricantes de automóviles podría llegar en cualquier momento, la interrupción es una oportunidad para los fabricantes de automóviles no sindicados en los Estados Unidos, incluyendo Tesla, Toyota, Honda y Mercedes.

Esas fábricas no sindicadas, más los vehículos importados, representan más de la mitad de los vehículos vendidos en el mercado estadounidense.

Según estimaciones del Deutsche Bank, una huelga total afectaría a los beneficios de cada fabricante de automóviles en unos 400 a 500 millones de dólares por semana de producción perdida. Algunas de esas pérdidas podrían recuperarse aumentando posteriormente los programas de producción, pero esa posibilidad se desvanece a medida que la huelga se prolonga durante semanas o meses.

(Reporte de Joseph White en Detroit, David Shepardson en Washington, Peter Henderson en San Francisco y Mehr Bedi en Bengaluru; edición de Jamie Freed y Alexander Smith; editado en español por Tomás Cobos)