Anuncios
U.S. markets open in 6 hours 10 minutes
  • F S&P 500

    5,564.75
    -34.50 (-0.62%)
     
  • F Dow Jones

    40,489.00
    -126.00 (-0.31%)
     
  • F Nasdaq

    19,731.00
    -194.00 (-0.97%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,257.10
    -4.90 (-0.22%)
     
  • Petróleo

    77.18
    +0.22 (+0.29%)
     
  • Oro

    2,417.10
    +9.80 (+0.41%)
     
  • Plata

    29.45
    +0.12 (+0.41%)
     
  • dólar/euro

    1.0853
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2390
    -0.0210 (-0.49%)
     
  • Volatilidad

    14.72
    0.00 (0.00%)
     
  • dólar/libra

    1.2900
    -0.0009 (-0.07%)
     
  • yen/dólar

    154.8300
    -0.7190 (-0.46%)
     
  • Bitcoin USD

    65,968.51
    -634.90 (-0.95%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,359.46
    -6.43 (-0.47%)
     
  • FTSE 100

    8,128.53
    -38.84 (-0.48%)
     
  • Nikkei 225

    39,154.85
    -439.54 (-1.11%)
     

A qué sectores y productos europeos afectaran los aranceles de China como represalia por el VE

La Unión Europea (UE) ha revelado recientemente que ha llegado a la conclusión provisional de que aplicará aranceles a los vehículos eléctricos chinos de hasta el 38,1%. El objetivo es frenar la avalancha de vehículos eléctricos chinos mucho más baratos que se importan a la UE, lo que a su vez supone una amenaza para la competencia de los vehículos eléctricos fabricados en Europa.

Los principales fabricantes de automóviles chinos que podrían enfrentarse a un aumento de los aranceles son Geely, que podría ver aranceles del 20%, BYD, del 17,4%, y SAIC, del 38,1%.

También es probable que otros fabricantes chinos de vehículos eléctricos se enfrenten a aranceles de entre el 21% y el 38,1%, dependiendo de si han cooperado o no con las investigaciones de la UE sobre este asunto.

Aparte de los fabricantes chinos de vehículos eléctricos, una proporción significativa de los vehículos importados en China procede también de empresas como BMW y Tesla, que han establecido enormes fábricas en China. Su objetivo es aprovechar el abaratamiento de los costes de producción y las subvenciones para poder ofrecer sus vehículos a precios competitivos.

PUBLICIDAD

Estos aranceles están pendientes de que concluyan las conversaciones con las autoridades chinas, pero es probable que entren en vigor a partir del 4 de julio. Se espera que los aranceles sean más o menos del mismo importe que las actuales subvenciones gubernamentales que se cree que China ofrece a estos fabricantes de automóviles.

Una de las principales razones de esta medida es que la UE alega que el Gobierno chino concede subvenciones injustas a varios fabricantes, lo que les permite vender a precios considerablemente más baratos en Europa.

Sin embargo, esta medida de la UE ha aumentado la preocupación por la posibilidad de que China tome represalias aplicando sus propios aranceles a algunos sectores europeos, lo que podría suponer una amenaza para la economía de la UE. Si esto ocurriera, podría desembocar en una auténtica guerra comercial entre la UE y China.

China ya ha contraatacado a la UE, calificando estos aranceles de acto proteccionista e instándola a reconsiderarlos. También ha dicho que hará todo lo que esté en su mano para proteger sus propios intereses y a los fabricantes de automóviles, en caso de que se introduzcan estos aranceles más elevados.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lin Jian, declaró en una rueda de prensa, según informa Reuters: "Instamos a la UE a que escuche atentamente las voces objetivas y racionales de todos los sectores, corrija inmediatamente sus prácticas erróneas, deje de politizar las cuestiones económicas y comerciales, y gestione adecuadamente las fricciones económicas y comerciales mediante el diálogo y la consulta."

En cuanto a la posibilidad de una guerra comercial en toda regla con China, Jens Eskelund, presidente de la Cámara de Comercio Europea en China, declaró, según Associated Press: "Es un poco como ver desarrollarse un accidente de tráfico a cámara lenta. El accidente aún no se ha producido y todavía es posible encontrar una salida. Se está volviendo urgente".

¿Qué sectores europeos podrían sufrir represalias arancelarias por parte de China?

En cuanto a los sectores con más probabilidades de sufrir represalias arancelarias por parte de China, en caso de que la UE siga adelante con los aranceles sobre el VE, el brandy y otras bebidas alcohólicas podrían ser uno de los más afectados.

Esto se debe al hecho de que China ya ha iniciado una investigación antidumping sobre el 'brandy' / 'cognac' importado de la UE, en marzo, cuando la UE había dejado caer pistas sobre posibles aranceles VE. Las principales empresas afectadas por la investigación han sido Pernod Ricard y Remy Cointreau.

La industria alimentaria de la UE es otro sector que podría verse afectado. China ya es conocida por tomar represalias con aranceles alimentarios, como se vio cuando hace unos años prohibió las importaciones de marisco de Japón debido a una disputa sobre aguas marítimas y a la estrategia japonesa de verter al mar las aguas residuales nucleares tratadas.

Por ello, las empresas alimentarias de la UE, como las productoras de carne de cerdo y productos lácteos, están en vilo en estos momentos, tras los informes de que empresas alimentarias nacionales chinas han pedido que se investiguen algunas importaciones de alimentos de la UE. Lo más probable es que se trate de investigaciones antidumping o antisubvenciones, que incluso si se desmienten más adelante, podrían paralizar el comercio durante un largo periodo de tiempo mientras dure la investigación.

Sin embargo, esto también podría acabar perjudicando a la propia China, ya que la UE fue el segundo mayor socio importador del país en 2023, con China importando alrededor del 36% de sus importaciones lácteas del bloque el año pasado. Algunos de los productos más importados fueron nata, suero en polvo y leche fresca.

Si la guerra comercial se recrudece, Nueva Zelanda, que actualmente es el mayor proveedor de productos lácteos de China, podría estar preparada para cubrir ese hueco. Australia, otro importante socio importador, también podría beneficiarse.

El sector de productos de lujo de la UE también podría verse afectado, ya que China es un mercado importante para productos como bolsos, perfumes, zapatos, ropa y otros accesorios de marcas como LVMH, Gucci, Prada y otras. Los relojes y joyas europeos también tienen una fuerte demanda en China.

Dado que varias empresas de artículos de lujo ya se enfrentan a una caída de la demanda tras la pandemia, debido al coste de la vida y al aumento de los tipos de interés, esto podría descarrilarlas aún más.

Del mismo modo, China es un componente clave en la cadena de suministro de minerales críticos a nivel mundial, y ya ha demostrado que está más que dispuesta a utilizar este sector como herramienta en las guerras comerciales. Esto se vio cuando China detuvo la exportación de minerales de tierras raras a Japón, debido al desacuerdo de ambos países sobre las islas Senkaku.

Si las cosas con la UE se calientan, China también podría hacer lo mismo con la UE, lo que podría resultar desastroso para los objetivos de transición ecológica del continente. La UE también ha iniciado recientemente una investigación antidumping sobre los biocombustibles chinos importados en el bloque.